santa cruz

El IMAS invierte 1,3 millones en ayudas sociales en solo dos meses

La concejala de Atención Social, Marta Arocha, demanda la urgente necesidad de dotar con más personal a los servicios sociales, pues están al límite de su capacidad de trabajo
Marta Arocha, ayer, durante su intervención en la Comisión de Control del Ayuntamiento de Santa Cruz. S. Méndez
Marta Arocha, ayer, durante su intervención en la Comisión de Control del Ayuntamiento de Santa Cruz. S. Méndez
Marta Arocha, ayer, durante su intervención en la Comisión de Control del Ayuntamiento de Santa Cruz. S. Méndez

Las cifras hablan por sí solas. El Consistorio de Santa Cruz, desde que se decretara el estado de alarma el pasado 14 de marzo y sus sucesivas prórrogas, ha invertido 1,3 millones de euros en la atención social. Más de 6.000 tarjetas de alimentos, la compra de otras 6.000 cajas de productos frescos y la entrega de 300 cajas de alimentos a mayores vulnerables, a los que también se les ha hecho llegar 30 de farmacias y 35 kits de higiene. Estos son algunos de los datos que dejan los servicios sociales de la capital, un área que, tal y como admitió ayer la concejala responsable, Marta Arocha, en la Comisión de Control municipal, necesita de una dotación de personal urgente.

Arocha, que compareció a petición de UP y CC, explicó que “hemos solicitado un trabajador social y dos auxiliares administrativos más para cada Unidad de Trabajo Social (UTS), también que se refuerce el equipo de Infancia y familia para que al menos se contrate a cinco educadores y otro psicólogo”.

La concejala detalló que también se pretende obtener financiación para abrir una UTS de emergencia, que sirva para desahogar al resto de unidades, que están al límite de su capacidad, y que se ubicaría en el Instituto Municipal de Atención Social (IMAS). A esto se uniría el refuerzo necesario para la tramitación de la Prestación Canaria de Inserción (PCI), “al menos otros cinco trabajadores sociales y siete auxiliares serían necesarios, además de cubrir las bajas que son de unas 20 personas”, añadió. Según las cifras aportadas por Arocha, el IMAS necesitaría cerca de 60 trabajadores más para capear el temporal.

La edil expresó su preocupación por el futuro de las personas sin hogar que han permanecido los últimos dos meses acogidas en los pabellones, para quienes se están ya “buscando soluciones”. Actualmente, se atienden en estas instalaciones a 55 personas que cuentan con la asistencia diaria de médicos y enfermeros, destacando que “no existió ningún contagio en ninguno de los centros para personas sin hogar”, manifestó Arocha.

TE PUEDE INTERESAR