Tenerife

La playa de Las Teresitas se dividirá en cuatro sectores para controlar la afluencia

En las playas de Las Gaviotas, Roque de Las Bodegas, Almáciga y Benijo se mantendrá un dispositivo de control sobre la cantidad de personas que acudan

Playa de Las Teresitas en Santa Cruz de Tenerife. | DA

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha anunciado que a partir de la fase dos de desescalada, que comienza el lunes, se va a dividir la playa de Las Teresitas en cuatro sectores señalizados y balizados, para poder controlar la cantidad de personas que confluyen, con una parte reservada a mayores de 65 años.

La sectorización de la playa forma parte de una serie de medidas preventivas para hacer compatible el uso de la playa con las normas de distanciamiento personal ante la alerta sanitaria por covid-19.

Podrán utilizarse todo el espacio disponible de arena por parte de los usuarios salvo la zona afectada por las concesiones de quioscos y hamacas, pero siempre respetando el espacio recomendado de unos dos metros de distancia entre las personas o grupos.

Los sectores que estarán balizados en el tramo de arena seca serán de un ancho aproximado de 400 metros lineales de costa. En la franja más próxima al mar, teniendo en cuenta las condiciones cambiantes de la marea, habrá una zona de tránsito libre entre sectores para caminar y acceder a la zona de baño.

De los cuatro sectores en que se dividirá la playa, una parte del primero, la situada entre los accesos 0 y 2 de la playa, se reserva a personas mayores de 65 años, aunque no se impide que las personas de esas edades utilicen otros.

El horario de control de la ocupación de la playa será de 09:00 a 20:00 horas y en principio las estimaciones sobre la cantidad de personas en la playa se harán cada hora por parte de Cruz Roja Española, con el apoyo de Protección Civil y de la Policía Local.

En cada acceso de la playa habrá paneles informativos con el nivel de ocupación de cada sector con los términos baja, moderada, alta y completa.

Existe la posibilidad de cerrar un sector o la playa si se considera que se producen situaciones que hacen imposible el cumplimiento de las normas sanitarias, y se podrá redirigir al público hacia otros sectores con menor ocupación.

Se está trabajando en la posibilidad de que la información pueda estar disponible en tiempo real en la web municipal y a través del perfil de Twitter del Centro de Coordinación Operativa de la Administración Local (Cecopal).

También se están valorando cambios y mejoras para señalizar los niveles de ocupación de las playas en diferentes puntos de las vías municipales.

Se podrán usar las duchas abiertas y los baños públicos de la playa, y se trabaja en organizar las tareas de limpieza y desinfección con equipos permanentes en la zona.

Los únicos vestuarios que permanecerán abiertos serán los destinados a las personas con movilidad reducida.

Habrá limpieza específica de las rampas, accesos y barandillas de la playa y se reforzarán las labores de mantenimiento de la arena de la playa cada mañana.

Los quioscos y servicio de hamacas podrán iniciar su actividad, pero respetando condiciones de aforo, limitaciones de mesas y medidas de higiene y desinfección estipuladas en la norma general.

Todos los accesos peatonales a la playa estarán abiertos mientras no se superen los niveles de ocupación.

Se permitirá el acceso de los vehículos de transporte público a la zona de parada en el interior de la playa (guaguas de Titsa y taxis)

En la plataforma de la calzada más próxima a la playa se prevé cerrar a la circulación general, aunque se permitirá el estacionamiento de los vehículos de personas con movilidad de reducida.

También estarán disponibles las plazas para motocicletas, ciclomotores y vehículos de dos ruedas, aunque en esa calzada la prioridad será para el tránsito de peatones.

En las playas de Las Gaviotas, Roque de Las Bodegas, Almáciga y Benijo se mantendrá un dispositivo de control sobre la cantidad de personas que acudan y, si fuera necesario, se dispondrá el cierre del acceso a la misma salvo a los vecinos que viven en las edificaciones próximas a la zona.