La Palma

La lluvia da un respiro al campo palmero, cada vez más ahogado por la sequía

Algunos municipios, como Tijarafe o El Paso, se han visto obligados a decretar restricciones en el consumo de agua debido a la escasez de la misma; Mazo registró ayer 90 litros por metro cuadrado

FOTO: Asociación Meteo Isla Bonita

Las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) se cumplieron ayer. El campo palmero, que ha sufrido las consecuencias de una sequía más larga de lo habitual, pudo tomar una bocanada de aire al registrarse precipitaciones en la práctica totalidad de municipios de la Isla Bonita. Si bien esta lluvia puntual y solo abundante en la Villa de Mazo no es suficiente para satisfacer la escasez de líquido elemento que padecen, en especial, el Valle de Aridane y la comarca noroeste, ha sido recibida con los brazos abiertos por un sector primario desesperado por hallar soluciones.

Según el portal HDMeteo del Cabildo de La Palma, el mayor caudal tuvo lugar en El Morro de Mazo, habiéndose acumulado cerca de 90 litros por metro cuadrado. En la zona de La Rosa, ubicada en la misma localidad, los indicadores apuntan a que, a las 19.00 horas habían caído 75 litros, mientras que el siguiente gran registro serían los 70 litros en San José, Breña Baja. Ya en la vertiente oeste de la Isla, la estación emplazada en el Centro de Visitantes de la Caldera de Taburiente marcó 24,5 litros, y en la del Gran Telescopio de Canarias (GTC), en el Roque de los Muchachos (Garafía), se señalaron cerca de 31 litros.

En el Valle las precipitaciones se dejaron notar, pero no adquirieron mucha notoriedad. Los agricultores, a primeras horas de la mañana, tuvieron algunos momentos de esperanza. Sin embargo, al mediodía las nubes se echaron a un lado y dieron paso al Sol que caracteriza a la comarca. En el centro de Los Llanos de Aridane hubieron 9,6 litros por metro cuadrado de lluvia, de acuerdo con la web de la institución insular, y en Tazacorte, poco más de ocho.

RESTRICCIONES

Tal es el golpe que ha asestado la sequía a muchos municipios palmeros, que consistorios como el de Tijarafe o El Paso han decretado restricciones en el consumo de agua. En el caso tijarafero, un bando de Alcaldía detallaba a finales del mes de mayo que, “debido a los problemas propios de la situación actual de sequía y del incremento de temperaturas en los últimos días, se ha venido detectando un incremento considerable del consumo de agua de abastecimiento público”.

Es por ello que la Administración local, apelando a la “responsabilidad” de la ciudadanía, se vio obligada a establecer una prohibición para emplear los recursos procedentes del suministro público para “riego de fincas de cultivo, huertos o jardines, llenado de piscinas o cualquier otro uso que no sea estrictamente cubrir las necesidades domésticas básicas”. De hecho, en el mismo documento el Ayuntamiento norteño matiza que, de proseguir con dificultades para obtener las cantidades necesarias de líquido elemento, “podrían generarse serios problemas para garantizar el suministro”.