política

Sánchez garantiza a Quevedo la ‘reconstrucción’ de Canarias

El presidente y líder del PSOE, que ayer logró aprobar la sexta prórroga del estado de alarma, había cerrado el lunes un acuerdo con Román Rodríguez (NC), vicepresidente del Gobierno canario
SÁNCHEZ Y QUEVEDO
Pedro Sánchez y Pedro Quevedo. DA
Pedro Sánchez y Pedro Quevedo. DA

En política, cada movimiento se lee con lupa. El lunes, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, tuvo una conversación con el vicepresidente regional y líder de Nueva Canarias, Román Rodríguez. 48 horas después, durante el debate sobre la prórroga del estado de alarma, el portavoz de NC en el Congreso, Pedro Quevedo, anunció que su partido votaría a favor de la prórroga, al contrario que hace quince días, que se abstuvo. Sánchez le respondió a Quevedo con mayor concreción que otras veces y se comprometió a buscar acuerdos en torno al pacto de reconstrucción impulsado por el Ejecutivo regional y apoyado por los agentes sociales, con el “sí crítico” del principal partido de la oposición en las islas, CC, y el rechazo de PP y Cs.

“Le reconozco públicamente, una vez más, que el Gobierno de Canarias, del cual forman parte su partido y el mío, hayan firmado el pasado 30 de mayo, Día de Canarias, un amplio consenso político, social y económico, el impulso necesario para conseguir ese pacto para la reactivación con el que, evidentemente, el Gobierno de España empatiza. Y que estudiaremos para ver de qué manera podemos construir sinergias”, afirmó ante la Cámara.  Hace dos demanas, Nueva Canarias se abstuvo en la votación de la prórroga del estado de alarma porque consideraba que el Gobierno español no estaba siendo sensible con la demanda canaria de que se libere el superávit de las administraciones canarias, unos 4.000 millones, y se permita el endeudamiento a la comunidad. Una solución a la enorme crisis económica y la caída de ingresos que ha producido la pandemia y que, para este año, se prevé que sea de 1.600 millones de euros.

Ayer, Quevedo quiso evidenciar cómo han recuperado la sintonía. En primer lugar, destacando las medidas sociales que ha tomado el Gobierno de España. “Un ejemplo claro es el Ingreso Mínimo Vital que no solo apoyamos sino que aplaudimos efusivamente”, afirmó. Y en segundo lugar, mencionando el propio desencuentro. “En el último debate tuvimos que discrepar a través de nuestra abstención por algunas cuestiones que creíamos que se podían resolver. Y hemos hecho lo correcto. Nos hemos puesto a dialogar y, en consecuencia, creo que nos hemos entendido”, afirmó Quevedo.

En estas dos semanas ha habido conversaciones entre Quevedo y la portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra, para restañar . También se ha movido en la trastienda la ministra de Política Territorial, la grancanaria Carolina Darias. Y el lunes hablaron Sánchez y Rodríguez.

Llevaban dos años sin una conversación de este tipo, desde que se produjo la moción de censura contra Mariano Rajoy. Pero Sánchez y Rodríguez se conocen desde hace años. De hecho, negociaron una coalición electoral en 2015 y 2016, cuando socialistas y Nueva Canarias fueron juntos a las elecciones generales. “Fue un diálogo interesante sobre la coyuntura política y económica internacional, nacional y canaria”, cuenta Román Rodríguez sobre su reunión con Sánchez. “Yo le reconocí la importancia de los ERTES o de medidas como el Ingreso Mínimo Vital. Pero tenemos que afrontar la caída de ingresos y prepararnos para una crisis que se prolongará hasta el 2022 por lo menos. No podemos quedarnos sin munición a los seis meses”, apunta Rodríguez, que recuerda que hay 550.000 personas en Canarias, un 25% de la población, en paro, ERTE o cobrando la prestación por cese de actividad de autónomo.

“Tenemos que conseguir recursos vía endeudamiento, liberando el superávit o por transferencia directa. O por una combinación de las tres cosas. Yo, que soy nacionalista, prefiero las dos primeras, porque dependen de nosotros y sé que vamos a gestionarlo bien. Pero si el Gobierno de España prefiere endeudarse y hacer transferencias de dinero, tampoco me voy a oponer”, explica Rodríguez, que también habló con Sánchez de los fondos del plan europeo de reconstrucción, que supondrán, en caso de aprobarse finalmente, casi 140.000 millones de euros para España, la mitad en transferencias directas y la mitad en préstamos con condiciones muy favorables para su devolución. Una parte de esos fondos lo gestionarán las comunidades autónomas. “Vi a Sánchez bastante consciente de la situación en Canarias”, afirma Rodríguez, que también le insistió en que se deben hacer las pruebas PCR para detectar el corononavirus en los países de origen de los viajeros que vengan a Canarias -y España- para evitar la importación de nuevos casos.

Esa nueva sintonía de Sánchez con Nueva Canarias la exhibió ayer en el debate. Si hace dos semanas contestó rápido y casi conjuntamente a Coalición Canaria y a Nueva Canarias, ayer se detuvo particularmente con el diputado Quevedo, que había hecho un relato sobre la situación social dramática que ya se vive en Canarias. “Al señor Quevedo le manifiesto que compartimos el reconocimiento de la singularidad de Canarias. Es una región, como usted bien ha indicado, ultraperiférica. Y su situación es de excepcional dificultad debido al impacto de la crisis sanitaria en un tejido productivo altamente dependiente del turismo”, afirmó Sánchez.

Más sucinto fue con la portavoz de CC en el Congreso, Ana Oramas, a pesar de que los nacionalistas conservadores apoyaron la prórroga. Oramas mostró su preocupación por la crispación política y pidió la implicación del Gobierno español para paliar el “drama social” . También afirmó que están avanzando con el Gobierno español en el camino para llegar a un acuerdo de prórroga de los ERTE del sector turístico -y otros vinculados- más allá del 30 de junio. Pero Sánchez evitó hablar de un pacto circunscrito solo a CC, pues es también una demanda del pacto de reactivación canario. “Vuelvo a invitar a que planteemos medidas constructivas desde la tribuna, como usted ha hecho con los ERTE”, le respondió. Pero nada más.

Sánchez refuerza así su alianza con NC y debilita los coqueteos entre CC y el sector más conservador del PSOE en Canarias, favorecidos por algunos sectores mediáticos en las islas. “El presidente del Gobierno es perfectamente consciente de que nosotros fuimos fundamentales para el cambio progresista en Canarias”, afirma Román Rodríguez.

TE PUEDE INTERESAR