santa cruz

Santa Cruz cierra hoy los pabellones que acogen a personas sin hogar

La mayoría de los 55 usuarios de los espacios acondicionados durante el estado de alarma han sido recolocados en otros recursos alojativos, incluido el Centro Municipal de Acogida

Con el levantamiento del estado de alarma, la mayoría de las medidas extraordinarias puestas en marcha para paliar la situación generada por la Covid-19 decaen. En el caso de Santa Cruz, hoy mismo se procederá al cierre de los dos pabellones deportivos, el Quico Cabrera y el Paco Álvarez, que habían sido acondicionados para acoger a personas sin hogar mientras se mantuviese activo el estado de alarma. Así lo confirmó a DIARIO DE AVISOS la concejala de Atención Social, Marta Arocha, quien aseguró que la mayoría de las 75 personas acogidas en estos dos recursos en los últimos meses han podido ser realojadas en otros alojamientos. “Ya llevamos dos semanas trabajando, sacando personas y ubicándolas en diferentes recursos alojativos, tanto municipales como de otras administraciones”, explicó. Concretamente, se ha contado con la colaboración del Gobierno de Canaria que “ha hecho un barrido por los recursos que ellos han subvencionado y nos han dado un par de plazas”, añadió la concejala responsable del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS).
El resto de usuarios de estos dos recursos extraordinarios “los hemos ido trabajando con Cruz Roja y el Centro Municipal de Acogida (CMA). En este último recurso hemos conseguido cuatro plazas de personas que han salido a pisos y cuyas plazas han sido ocupadas por personas de los pabellones”, detalló la concejala responsable de Atención Social, que recordó que son 98 las plazas del albergue. “También -continuó- hemos mandado algunos de ellos a habitaciones de alquiler, otros han vuelto con su familia, y todavía nos quedan unos cuantos con los que estamos trabajando para reubicarlos en distintos recursos”. Arocha recuerda que también hubo algunos que se fueron libremente desde que se inició la desescalada a través de las distintas fases.
La concejala, además, avanzó que fuera de los pabellones hay un número importante de personas inmigrantes para los que se está trabajando junto con la subdelegación del Gobierno en buscar recursos de alojamiento.

Nuevos recursos

El esfuerzo, según Arocha, que se está haciendo desde el IMAS para ayudar a las personas sin hogar se verá concretado aún más en las próximas semanas. “Estamos trabajando en un proyecto con Provivienda que esperamos poner en funcionamiento funcionamiento en 10 o 15 días, que nos va a permitir sacar más gente del CMA para ese nuevo proyecto”.
La concejala puso en valor la posibilidad que han tenido en estos dos meses para trabajar con los usuarios de los pabellones. “Muchas de las personas sin hogar nos han permitido en estos meses trabajar con ellos lo que nos ha ayudado a encontrarles alternativas”. Hasta el estallido del estado de alarma se había conseguido sacar de la calle a casi una veintena de personas sin hogar.
El primero de los pabellones, el Paco Álvarez, recibió a los primeros usuarios solo dos días después de que se decretara el estado de alarma, en el que dispusieron 30 plazas. Días después, ante la rápida ocupación, se procedió al acondicionamiento del Quico Cabrera, donde se habilitaron otras 25 plazas. De esta forma, se procedió a sacar de la calle a las personas que no tenían plaza en el albergue y poder tenerlas controladas ante la situación de pandemia. Desde el IMAS se asegura que no se ha producido ningún caso de coronavirus entre lo usuarios.
Por otra parte, ayer los vecinos de la zona de Azorín, donde se ubica el albergue, informaron sobre un problema añadido, y que se reproduce cada cierto tiempo, la aparición de inmigrantes, hasta unos 25 ayer, que procedentes del CIE de Hoya Fría terminan en la zona.

TE PUEDE INTERESAR