Santa Cruz de Tenerife

El voluntariado, en la pandemia: llevar cajas de comida a los vecinos

En un estudio en el que participaron los integrantes de la unidad se constatan mejorías y se propone un programa basado en formación, transparencia y especialización

La presentación de los resultados del estudio se llevó a cabo el pasado jueves en la sede de Protección Civil. DA
La agrupación de voluntarios de Protección Civil de Santa Cruz se encuentra inmersa en una profunda transformación con el objetivo de ofrecer un mejor servicio a la ciudadanía. A nadie se le escapa que este cuerpo ha pasado por un momento de crisis que, ahora, tras un análisis de su funcionamiento, pretende poner los mimbres necesarios para articular un voluntariado moderno y profesionalizado, en el que la transparencia de los procesos sea la que mande en su funcionamiento. En esta pandemia que sigue sufriendo el mundo, los voluntarios de Protección Civil han sido las manos y las piernas de muchas de las personas que se han visto atrapadas en sus casas, sin recursos. Desde llevar cajas de comida a los vecinos más aislados, hasta acercar los deberes de los más pequeños para que no perdieran el curso. Esos son los voluntarios, los mismos que, en el estudio realizado por la empresa especializada Preving Consultores, por encargo del Ayuntamiento capitalino, han reflejado sus necesidades para que la agrupación de voluntarios funcione de la forma más eficiente posible. Como principal conclusión de ese estudio, se señala la apuesta de este colectivo por una modernización y actualización del funcionamiento de la misma.

El concejal delegado de Seguridad Ciudadana, Florentino Guzmán, subrayó en la presentación de estos resultados, que tuvo lugar el pasado jueves, que “aunque con cierto retraso debido a las circunstancias sobrevenidas por la alerta sanitaria, estos días hemos podido presentar al voluntariado las conclusiones de este importante estudio para el futuro de la agrupación en el que los protagonistas han sido ellos y su vocación de servicio a Santa Cruz”.

Para llegar a estas conclusiones se han realizado más de una treintena de entrevistas personales, diversas acciones grupales, además de la aplicación de baremos para la evaluación competencial del voluntariado. Los profesionales de Preving Consultores han tenido acceso total a la información sobre el funcionamiento de la agrupación y han podido conectar con los hombres y mujeres que la integran.

Guzmán destacó dos cuestiones sobre este estudio “primero, cumplimos con nuestro compromiso de analizar la situación tras un momento de crisis; y segundo, ahora disponemos de un plan de acción, un cronograma para abordar las conclusiones de este trabajo respecto a cosas como la formación, la transparencia de los procedimientos y la especialización de sus labores”, apuntó. Terminó el edil recordando que “este documento nace de las inquietudes del voluntariado, hemos tratado de escucharles y asumir sus reivindicaciones en el proceso de modernización y reconstrucción de una agrupación ejemplar que resulta esencial para Santa Cruz”.

Igualdad de oportunidades

Precisamente, el voluntariado ha señalado que para acometer su trabajo de manera adecuada es importante garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a la formación o la promoción, el fomento del trabajo en equipo; repercutir algunos incentivos que refuercen su motivación; definir el proceso de admisión y pautar la fase de acogida a los nuevos miembros.

Una de las circunstancias que se ha dado, desde el comienzo del estudio, ha sido el importante volumen de personas que respondieron a una campaña de captación de nuevos voluntarios y voluntarias. Sin embargo, debido a cuestiones organizativas, muchos todavía no se han podido sumar a este colectivo, aunque se espera que puedan hacerlo en un futuro próximo.

En el análisis previo de este estudio pormenorizado se detectaron algunas cuestiones que lastraban un buen clima de trabajo, pieza fundamental cuando se trata de lograr los objetivos previsto. Cuestiones como lograr la máxima profesionalización del colectivo y respetar los principios de jerarquía administrativa también se han destacado en estas conclusiones.

Desde el servicio de Seguridad Ciudadana, Vial y Movilidad del Consistorio se viene trabajando en la redacción de un reglamento interno de la agrupación, aunque este documento, que todavía está en la fase de borrador, debe ser readaptado a la normativa del voluntariado de Protección Civil que, en la misma dirección, está poniendo en marcha la Dirección General de Seguridad y Emergencias (DGSE) del Gobierno canario.