economía

“Estamos en shock. La decisión de la cuarentena británica puede suponer la estocada final”

La cuarentena británica preocupa a los empresarios y hoteleros de Tenerife, que alertan de que puede suponer el golpe definitivo a la temporada del sector en Canarias

“Estamos en shock. Esta decisión puede suponer la estocada final para muchas empresas de un sector que no para de trabajar para levantar cabeza”. Así de contundente se mostró ayer, en declaraciones a DIARIO DE AVISOS, la vicepresidenta de la Zona Sur de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Santa Cruz de Tenerife (Ashotel), Victoria López, tras conocer el anuncio de la cuarentena a España por parte de Reino Unido. La presidenta del Grupo Fedola reconoció también que ayer (cuando la noticia fue portada de nuestro periódico) fue un día “terrible”, al igual que “el pasado 20 de marzo cuando tuvimos que despedir al último turista de nuestro hotel por el estado de alarma”.

Y es que los viajeros que lleguen al Reino Unido desde España tendrán que guardar una cuarentena de 14 días, después de que el Gobierno británico haya excluido a España de la lista de países seguros frente a la Covid-19. La medida se aplicará a todo el territorio español, incluidas las Islas Canarias y Baleares. La decisión del Ejecutivo británico llega después del repunte de casos de coronavirus en España.

El mercado británico representa el 37% de los turistas que visitan anualmente Tenerife. Se trata del principal mercado de la Isla que recibe anualmente más de 3 millones de ingleses. DA

La exclusión de ese listado, en el que figuran países como Francia, Alemania, Estonia o Eslovenia (pero no Portugal o Estados Unidos), significa que los viajeros que lleguen de España, tanto residentes como turistas, tendrán que encerrarse durante 14 días en un domicilio en el Reino Unido, bajo pena de multa de hasta 1.000 libras (unos 1.072 euros).

La decisión supone un varapalo para todo el sector turístico, que esperaba recuperar parte de su actividad durante el verano. La nueva normalidad era vista como una tabla de salvación para, al menos, no echar el cierre definitivo y tener algún ingreso. Esta noticia supone un golpe definitivo en la línea de flotación de un sector que se encuentra con la respiración asistida de los ERTE y la necesidad imperiosa de que los turistas pasen sus vacaciones y consuman en España.

Y es que la tímida esperanza del sector turístico español por recuperar la normalidad parece esfumarse. Mientras no se controlen los brotes que inundan gran parte del país, los gobiernos de las naciones llamadas a llenar los hoteles, restaurantes y tiendas mantendrán las restricciones y recomendaciones de no visitar España.

Ante esta situación, las reacciones del sector no se han hecho esperar. El presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes, Carlos Garrido de la Cierva, ha considerado que la decisión del Reino Unido “tiene unas consecuencias muy negativas para el sector, porque supone volver a parar de nuevo todo”. En declaraciones a RNE, de la Cierva explicó que la medida “afecta de forma directa a un mercado [el inglés] muy importante para España”, y teme cómo puede repercutir en la imagen de España en el exterior.

Pero si hay una comunidad afectada por esta decisión es, sin duda, Canarias. De los más de 15 millones de turistas que vinieron el año pasado a las Islas, el 37% procedía del Reino Unido. Tenerife, además, es la Isla con más visitantes británicos, más de 3 millones el año pasado.

Según datos del Gobierno de Canarias, que continúa presionando para que Reino Unido excluya a las Islas de la cuarentena a España, en estos momentos están en juego unos 250 vuelos a la semana con Reino Unido y 50.000 asientos. Es cierto que, por ahora, ninguna compañía ha cancelado vuelos. British Airways, EasyJet y Jet2 han dicho que mantendrán, de momento, sus programas de vuelos, al igual que la irlandesa Ryanair.

La única que el sábado, nada más conocer la decisión del gobierno británico, hizo el amago de cancelar todos sus vuelos de Reino Unido a España, fue TUI, pero, afortunadamente, ayer mismo rectificó y anunció que mantendrá sus vuelos a los dos archipiélagos a partir de hoy. “Sabemos cuánto esperan nuestros clientes sus vacaciones en el extranjero y algunos podrán adaptarse a las nuevas restricciones de cuarentena. Por lo tanto, todos aquellos que deseen viajar a Canarias y Baleares podrán hacerlo según lo previsto a partir del lunes 27 de julio”, indicó ayer el operador en un comunicado.

Y ahora, ¿qué?

No obstante, aunque las compañías aún no han cancelado vuelos, la noticia ha sentado como un jarro de agua fría a los hoteleros y empresarios de la Isla. Si esta semana el presidente de Fast (Foro de Amigos del Sur de Tenerife), José Fernando Cabrera, advertía en declaraciones a DIARIO DE AVISOS de que una nueva cuarentena supondría el “caos” para el sector de la Isla, ayer Victoria López, presidenta del Grupo Fedola y vicepresidenta de la Zona Sur de Ashotel, admitió que la noticia de la cuarentena ha dejado al sector “en shock. Este gesto puede suponer la estocada final para las empresas”, aseguró.

López se mostró muy preocupada por la situación y señaló que ayer fue un día “terrible, igual que el 20 de marzo cuando tuvimos que despedir al último turista que se alojaba en nuestro hotel. Hemos trabajado muy duramente para volver a abrir, y se han hecho muy bien las cosas con los protocolos de seguridad, pero parece que esto no es suficiente”, apuntó. “Lo que esto provocará será un retroceso en el destino, cuyo mercado principal es el británico”.

La empresaria se preguntó: “Y ahora, ¿qué? ¿Qué hacemos con los hoteles abiertos y con las miles de familias que hay deseando trabajar y salir adelante?”. Por ello, reclamó al Gobierno que actúe con contundencia para que Reino Unido rectifique y no haya cuarentena. “Nosotros [los empresarios] ya hacemos nuestro trabajo que es cuidar al turista, a los empleados y nuestros establecimientos para que no haya rebrotes. Lo que toca ahora es chillar y gritar más alto y tomar medidas ya”. En este sentido, se mostró partidaria de “implantar la mascarilla obligatoria ya y de hacer los test obligatorios en origen. No sé a qué se está esperando”, enfatizó.

López indicó que “toca trabajar unidos y mostrar más contundencia porque los empresarios podemos pedir, pero no somos quienes tomamos las decisiones”. Manifestó, además, que las empresas familiares con esta situación no aguantarán mucho. “Hay muchas familias, honradas y trabajadoras, que no saben qué va a pasar con sus empleos. Está en juego nuestra continuidad”, apuntó.
El empresario turístico José Barreiro también manifestó ayer a DIARIO DE AVISOS su preocupación por la decisión británica y señaló que “puede hacer un daño terrible” al sector en las Islas. No obstante, quiso transmitir un mensaje de tranquilidad, porque se mostró convencido de que la decisión de Reino Unido de este fin de semana puede rectificarse en 10 o 15 días. Barreiro explicó que el Gobierno británico no puede eximir de la cuarentena a Canarias y Baleares porque en la Península, en estos momentos, puede haber unos 100.000 turistas británicos, sobre todo en la Costa del Sol y Benidorm. “Si se exime de la cuarentena a Baleares, muchos de estos turistas no tardarán mucho en ir a Mallorca para poder salir del país sin necesidad de pasar la cuarentena”, declaró.

“Esta es una forma de tener a los británicos neutralizados, así que lo más probable es que en cuestión de dos semanas el Gobierno cambie de opinión”.

Asimismo, destacó que las compañías aéreas están obligadas a devolver el dinero de los billetes a aquellos países donde está prohibido volar, pero no donde se impone una cuarentena. En estos casos, lo que harán las aerolíneas será ofrecer cambios de fechas. “Esto nos beneficia porque no habrá cancelaciones, sino cambios de fechas”.

Donde sí hay que hacer un esfuerzo, destacó Barreiro, es en recuperar para este invierno al mercado escandinavo y empezar ya a hablar con Noruega para que quite las restricciones de volar a España, porque se trata de un mercado muy importante para Canarias en invierno.