sanidad

Rodríguez: “Lo más importante es detectar los casos de manera temprana”

El gerente de Atención Primaria de Tenerife destaca que el éxito de los rastreadores es “siempre pecar por exceso que por defecto”
José Miguel Rodríguez, gerente de Atención Primaria de Tenerife, destaca el sistema de rastreadores implantado en el área de salud. DA
José Miguel Rodríguez, gerente de Atención Primaria de Tenerife, destaca el sistema de rastreadores implantado en el área de salud. DA
José Miguel Rodríguez, gerente de Atención Primaria de Tenerife, destaca el sistema de rastreadores implantado en el área de salud. DA

El sistema de detección precoz y rastreo de los casos positivos de Covid-19 se ha convertido en la mejor baza para el control de la pandemia en Canarias. Desde el inicio ha destacado por su eficacia en el seguimiento de los casos con un sistema de rastreo muy pegado a la Atención Primaria en coordinación con los equipos Covid en cada una de las islas o áreas de salud. En Tenerife, el gerente de Atención Primaria, José Miguel Rodríguez, destacó que “lo importante es que se detecten de manera temprana y cerrar el círculo de contactos estrechos”. En el rastreo “siempre se intenta pecar por exceso que por defecto”.

Cuestionado por la situación de la Atención Primaria en la Isla, Rodríguez afirmó que “en Canarias no se ha restado importancia a la Atención Primaria. A diferencia de otras regiones, en las que se desmanteló la Atención Primaria, esto no ocurrió en Tenerife, donde, incluso en los peores momentos de la crisis, no se cerró ningún centro de Salud. Ahora mismo, lo que toca es trabajar para vernos libres del coronavirus con unos rastreadores que realizan una investigación que empieza desde el médico de familia. Parece que tiene que haber equipos específicos para esta labor y mucha gente a cargo, pero el médico de familia o los enfermeros de Atención Primaria están perfectamente preparados para actuar en caso de un positivo y en el rastreo de los contactos cercanos. Posteriormente consideramos que teníamos que dar un soporte mayor, ya que puede salir del ámbito de la familia, de otro médico de cabecera o de otra zona de salud, y para ello tenemos un grupo específico para ayudar y hacer mejor todo este rastreo de contactos”.

Rodríguez reiteró la importancia de “esta cercanía de los médicos y enfermeros de primaria, ya que el paciente, aparte de tener el coronavirus, puede tener otras patologías, como, por ejemplo, ser diabético o hipertenso, y obviamente ellos sabrán si tienen factores de riesgo y esa confianza que ha tenido siempre como un contacto cercano. Hemos recibido felicitaciones por el seguimiento del grueso de los positivos de la pandemia en Tenerife, que se ha realizado por los médicos y los enfermeros de los centros de Salud. Solo en los casos en los que el paciente empeoraba o tenían factores de riesgo se enviaban a los hospitales. Nosotros no hemos querido quitar esa estructura normal que tenía la Atención Primaria, sino hacer que los centros de Salud siguieran su actividad, obviamente a lo imprescindible”.

Cuestionado por el método tinerfeño del médico de familia o el empleado en Gran Canaria con un equipo específico de rastreadores, el gerente afirmó que “ninguno es mejor o peor. Depende del momento y las circunstancias se optó por un camino y por otro, nadie tenía experiencia y, en ambos casos, la resolución ha sido muy buena. En Gran Canaria siguieron otro camino por su organización y debido a que su población se concentra mucho en Las Palmas y Telde, y nosotros tenemos una población más dispersa, en centros más periféricos”.
Asimismo, recordó que las personas que se empiecen a encontrar mal y crean que pueden tener coronavirus “deben pedir una consulta telefónica con su médico y no acudir al centro de Salud. El médico le hará las preguntas correspondientes y si considera que efectivamente podría ser un caso de coronavirus le enviará a realizar la prueba PCR, que se hacen en algunos de los puntos habilitados por la Gerencia. En 24 horas tendremos los resultados y si es positivo, el médico de familia será el que le dará las instrucciones de aislamiento y llamará a sus contactos estrechos”.

“Si estuvo en una fiesta o reunión- continuó Rodríguez -, el equipo de refuerzo buscará todos los contactos más estrechos con los que estuvo y les pedirá que se hagan las pruebas PCR, para así captar los posibles positivos de su entorno. A parte de esto tendrá un apoyo por parte de un equipo multidisciplinar, que le ayudará a realizar gestiones, como ir a la compra, etc., para que pueda cumplir ese confinamiento domiciliario. Si vemos que un positivo no cumple este confinamiento, lo pondremos en conocimiento de las autoridades que, incluso, podrían tomar medidas sancionadoras”, explicó.

Decenas de llamadas

Todos los días los rastreadores realizan centenares de llamadas. “Cuando se detecta un positivo o un caso de riesgo siempre se intenta pecar por exceso que por defecto. Es preferible preguntar e insistir. Para los casos positivos se realiza un rastreo minucioso y afortunadamente el número de positivos en relación a las pruebas realizadas es muy pequeño. Los contagiados que tenemos están controlados y eso es debido a que se están haciendo las cosas bien. Lo importante es que se detecten de manera temprana, cerrar el círculo de contactos y encontrar el paciente cero. El mayor problema que hay en la Península es que ha llegado un momento en el que no se sabe cuál es ese contagiador”, reflexionó José Miguel Rodríguez.

TE RECOMENDAMOS