santa cruz

Santa Cruz contará con un punto limpio itinerante para los barrios

El Ayuntamiento capitalino aprovecha la campaña especial de zafarranchos de limpieza, que se prolongará hasta mayo, para concienciar a los vecinos sobre el reciclaje
Guillermo Díaz Guerra, José Manuel Bermúdez y David Posada, ayer, en la presentación de la campaña. / DA
Guillermo Díaz Guerra, José Manuel Bermúdez y David Posada, ayer, en la presentación de la campaña. / DA
Guillermo Díaz Guerra, José Manuel Bermúdez y David Posada, ayer, en la presentación de la campaña. / DA

Pilas, radiografías, baterías, bombillas o aerosoles son solo algunas de las cosas que muchos vecinos de Santa Cruz almacenan en sus casas a la espera de acercarse al punto limpio de rigor (solo en ellos se puede uno deshacer de estos elementos contaminantes), algo que se dilata en el tiempo a la espera de que haya más cosas para llevar. El Ayuntamiento de Santa Cruz ha querido ponérselo más fácil a los vecinos y, antes de que acabe el año, pondrá en marcha un punto limpio móvil. El área de Servicios PúblicoS va a aprovechar los zafarranchos especiales, para asociar a estos trabajos adicionales a un camión en el que se podrá reciclar estos objetos.
Asi lo informó, ayer, el alcalde, José Manuel Bermúdez, y el concejal de Servicios Públicos, Guillermo Díaz Guerra, junto al responsable de limpieza de Valoriza, David Posada, en la presentación de la campaña de concienciación para promover el reciclaje y la limpieza, aprovechando la puesta en marcha desde junio el programa de zafarranchos de limpieza.

Según detallaron desde Valoriza, la campaña especial de limpieza se desarrollará todos los martes, de forma que entre agosto y septiembre se actuará en el Distrito Suroeste, entre diciembre y febrero, en Salud-La Salle, entre febrero y marzo, la zona centro, y terminará este primer programa en mayo en la zona de Anaga.
En todos ellos se implementará la campaña para fomentar el reciclaje y concienciar sobre la limpieza. “La ciudad no se ensucia sola, en gran medida obedece a la acción de las personas”, explicaba Díaz Guerra, que recordó que, desde 1997, hay una ley que “nos obliga a todos a reciclar y separar residuos. Por eso estamos aquí, para que los ciudadanos sepan qué está haciendo el Ayuntamiento para tener la ciudad más limpia, y también que necesitamos la ayuda ciudadana para que eso sea así”. El edil de Servicios Públicos añadió que los zafarranchos tendrán una periodicidad de 5 o 6 por mes y que en ellos trabajarán una decena de operarios.

El alcalde, por su parte, señaló que el contrato con Valoriza aún se está implementando y que con el paso de los meses se irán completando los servicios y materiales que aún faltan por venir. Bermúdez insistió en que nada puede sustituir a la colaboración ciudadana. En cuanto a la posibilidad de endurecer las multas, el alcalde no se mostró partidario. “Tenemos una ordenanza y la vamos a aplicar. En este tema no hay afán recaudatorio, de lo que se trata es de hacer cumplir la ley, y, afortunadamente, en los últimos años se ha notado una mejoría en ese respeto de la ordenanza”.

Contenedores

El alcalde admitió que el cambio de sitio de numerosos contenedores, aprovechando que se están instalando nuevos, es lo que más incidencias está generando en relación con el servicio de recogida de basura, con numerosas quejas por este motivo. “He encargado un informe a Valoriza para que analice con detalle estas modificaciones para ver si hay algo que se pueda mejorar”. Bermúdez achacó a la falta de costumbre y a la resistencia al cambio, un buen número de las quejas sobre este asunto, aunque también reconoció que, “por supuesto, habrá muchas que tengan razón en su planteamiento”, por eso, añadió “he pedido ese informe”. También defendió que los cambios realizados por la empresa tienen su motivación.

Premiar el reciclaje

El edil de Servicios Públicos anunció que a partir del próximo año se pondrá en marcha una campaña para premiar a los vecinos que sí reciclen su basura de manera correcta. “Aún no está definido el sistema pero hemos pensado en una especie de cartilla para que la gente vaya acumulando puntos y pueda canjearlos por premios”. De esta forma, defendió Díaz Guerra, se pretende incentivar la separación de residuos entre los vecinos, “bonificar la tasa de basura es muy complicada de aplicar, pero no renunciamos a buscar la fórmula que premie a quién hace bien las cosas”, añadió.

TE RECOMENDAMOS