fútbol

Santamaría, presidente del CD Marino: “Estamos bien, los protocolos funcionan y lo más importante es la salud”

Tres positivos en la expedición del CD Marino obligan a suspender la fase de ascenso a Segunda División B

Tres positivos en un equipo tinerfeño provocan la suspensión de los partidos de ascenso a Segunda B. | DA

Incertidumbre, incredulidad y preocupación se mezclaban en la expedición del CD Marino que viajó ayer hasta Madrid para disputar su partido de la Fase de Ascenso a Segunda División B y se encontró con la sorpresa del positivo de hasta tres de sus jugadores en el control realizado nada más llegar a la Ciudad Deportiva de Las Rozas.

El conjunto de Los Cristianos, cuyos jugadores habían dado negativos en el control realizado el jueves en Tenerife antes de realizar el viaje hasta tierras madrileñas, quedó de inmediato aislado a la espera de que las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid realizara una nueva prueba, la más fiable del momento, a los tres jugadores que dieron positivo. Para ello, los sanitarios preparaban un hospital de campaña por fuera de las instalaciones federativas de Las Rozas para hacer esos test y, en principio, dejar aislados a los expedicionarios tinerfeños, que se habían desplazado hasta Madrid en un vuelo regular.

La Fase de Ascenso quedó suspendida de inmediato con lo que el desánimo se hizo patente entre los miembros del grupo marinista, que esperaban pacientemente ante unas pantallas gigantes en Las Rozas, para saber cuál era el siguiente paso en el caso de que la expedición tuviera que quedarse en Madrid siempre y cuando los jugadores, todos asintomáticos, volvieran a dar positivo.

“Ha sido un golpe duro, pero aquí hay una cosa clara y es que la salud está por encima de cualquier aspecto deportivo”, reflejaba el presidente de la entidad, Paco García Santamaría, que estaba en permanente contacto con los federativos españoles y con su presidente, Luis Rubiales, que le transmitió “tranquilidad” y puso a disposición de la expedición “todo lo que está al alcance de la Federación”.

“Lo más importante que hay que destacar es que todos estamos bien y que los protocolos funcionan, han sido detectados estos tres positivos cuando los test del jueves habían dado todos negativos y ahora los chicos pasarán unos test moleculares que son cien por cien fiables porque nosotros no teníamos ninguna sospecha de que hubiera tres chicos contagiados”, explicaba un Santamaría que señalaba que su equipo “ha cumplido al cien por cien” con las indicaciones sanitarias.

“Yo mismo estuve 15 minutos esperando en la puerta del campo esta semana porque el encargado de tomar la temperatura había ido al baño”, explicaba el mandatario de la entidad de Los Cristianos, que tenía que jugar contra el Linares para buscar el ascenso a la división de bronce del fútbol español”.

“ES UN GOLPE DURO, ESTO NO TENÍA QUE HABERSE JUGADO”

El entrenador de CD Marino, Quico De Diego, no ocultaba su pesar por las malas noticias y reconocía muy contrariado que después de todo lo que ha ocurrido esta temporada “esto no se tenía que haber jugado”. “Es un golpe duro para todos, primero para los chicos que han dado positivo porque la salud está por encima de todo y luego está todo lo demás”, decía el entrenador marinista que estaba absolutamente “desanimado”.

“A nadie le gusta haber venido hasta aquí y vernos ahora en esta situación en la que nadie sabe qué va a pasar y sobre todo después de que todos diéramos negativo en las pruebas del jueves y que nos lleváramos esta sorpresa al llegar aquí, esto es de locos, es un año de locos”, expresaba De Diego cuyo desasosiego también iba ligado al aspecto deportivo porque “llevamos todo el año trabajando muy duro para poder pelear por esto y ahora no sabemos qué va a pasar con nosotros, si nos quedaremos aislados toda la expedición si vuelve a haber positivos entre los tres chicos”.