CD Tenerife

El Tenerife mejora su versión en El Molinón (1-1)

Tanto los blanquiazules como los rojiblancos han disfrutado de ocasiones para marcharse al descanso con algún gol en su casillero

FICHA TÉCNICA

Sporting de Gijón: Mariño, Bogdan, Pelayo Suárez, Borja López, Saúl García, Javi Fuego (Gragera min, 82), Pedro Díaz, Cumic (Aitor García min, 57), Manu García, Nacho Méndez y Djurdjevic (Álvaro Vázquez min, 82).
CD Tenerife: Ortolá, Moore (Shashoua m, 82), Alberto, Sipcic, Pomares, Suso Santana (Apeh min, 72), Zarfino, Aitor Sanz (Bermejo min, 72), Nono (Folch min, 72), Vada (Jacobo min, 58) y Fran Sol.
Goles: 0-1: min 64, Pedro Díaz. 1-1: min 84: Zarfino.
Árbitro: Arcediano Monescillo (Comité Castellano-Manchego). Asistido en las bandas por Mateo Montañés y Santaúrsula Aguado. Amonestó al local Aitor García (74 min); y a los visitantes Moore (28 min), Zarfino (51min) y Jacobo (87min).
Incidencias: Encuentro correspondiente a la quinta jornada de la Liga Smartbank disputado en El Molinón. Partido disputado a puerta cerrada.

Buen punto el que sacó el CD Tenerife en un campo siempre complicado como es El Molinón. Poco a poco se va viendo al equipo que seguramente pretende Fran Fernández. Los blanquiazules empataron a cero en la primera parte ante un Sporting que se adelantó en la segunda tras aprovechar un desajuste defensivo visitante. Pero el Tenerife se creció en la recta final del choque primero para empatar, gracias a una genialidad de Gio Zarfino, y luego para rozar la victoria con un cabezazo de Sipcic que evitó milagrosamente el meta local.

Partido igualado el que ofrecieron CD Tenerife y Sporting de Gijón en la primera parte disputada en El Molinón. Tanto los blanquiazules como los rojiblancos disfrutaron de ocasiones para marcharse al descanso con algún gol en su casillero, mientras que la posesión del esférico correspondió al equipo de Fran Fernández (39% para los locales, mientras que los visitantes acumularon un 61%).

No obstante, bien es cierto que el dominio de los blanquiazules resultó algo estéril, puesto que al cuadro tinerfeño le faltó arriba algo de intención y mayor profundidad. Aún así, llegó a acumular tres ocasiones de gol, de las que solo uno de esos disparos se fue por dentro de la portería defendida por Mariño (en el minuto 44 Valentín Vada probó con un lanzamiento que le salió muy centrado y atrapó el meta del equipo gijonés). El Tenerife acariciaba el gol, pero le faltaba concretar de mejor manera.

La segunda mitad empezó con un Tenerife que también controlaba la posesión, pero que no sabía traducir ese dominio en ocasiones concretas.

Sí que la tuvo el Sporting en el minuto 56, con un buen disparo de falta directa de Pedro Díaz. Se lució Ortolá con una parada abajo para evitar lo que parecía el 1-0.

Tres minutos después, Fran Fernández hizo el primer cambio del partido metiendo en el campo a Jacobo y retirando a Vada. Tras esta modificación, Suso se colocó en la mediapunta, para permitir que el recién ingresado se fuera a la derecha.

En el 62, P

omares intentó que su equipo cobrase ventaja en el marcador con un misil que se marchó cerca de la escuadra diestra de Mariño.
Sin embargo fue el Sporting el que se llevó el gato al agua con un contragolpe perfectamente ejecutado. Bola profunda de Manu García y aparece desde atrás Pedro García, libre de marca y tras haberse escapado de Aitor Sanz, para convertir el el 1-0.

Reaccionó al gol Fran Fernández con un triple cambio, metiendo a Álex Bermejo, Ramón Folch y Manu Apeh, marchándose del verde Nono, Aitor Sanz y Suso Santana. Bermejo pasaría a colocarse a la izquierda, Folch en el pivote y Manu arriba junto a Fran Sol.

El Tenerife mejoró mucho y disfrutó de sus mejores minutos del partido en la recta final. Se sumó a la fiesta Shashoua en el minuto 83, sustituyendo a Shaq Moore.

Fruto de este dominio llegó el gol del empate de los blanquiazules, que llegó gracias a una genialidad de Gio Zarfino. El uruguayo logró el golazo del empate en el minuto 84, cuando aprovechó un centro de Pomares para cambiar la trayectoria del balón con acrobacia ante a la que no pudo reaccionar Mariños. Tremendo el tanto del charrúa que daba alas a los blanquiazules para afrontar los instantes finales del encuentro.

Los últimos minutos de los de Fran Fernández fueron para enmarcar ante un Sporting metido en su campo. Solo le faltó una pizca de suerte a los blanquiazules para ganar el choque en la última jugada del partido: tras tres recortes, Sam sacó un centro que remató, libre de marca, Sipcic. El gol ya se cantaba cuando Mariños sacó una mano milagrosa para despejar a córner. No se lo creían ni los jugadores tinerfeñistas ni el banquillo visitante. El meta local había salvado el gol del triunfo insular.

Finalmente, reparto de puntos que parece justo viendo los méritos de unos y de otros.