fútbol

El Clásico de Pedri

El tinerfeño está gozando de la confianza de Ronald Koeman y podrían tener minutos en el encuentro de hoy, un partido que es el sueño que siempre tuvo cuando jugaba en su Tegueste
Pedri

Pedro González López (25-11-2002, Tegueste) es, junto a Ansu Fati, la sensación de este principio de temporada. Este culé de cuna (su padre es el actual presidente de la Peña Barcelonista Tenerife-Tegueste, de la que su abuelo fue fundador en 1994) está a punto de cumplir su sueño de crío: jugar un Clásico. Este es el partido de Pedri.

El tinerfeño está gozando de la confianza de Ronald Koeman y podría tener minutos en el Clásico, un encuentro que es el sueño que siempre tuvo cuando jugaba en su Tegueste natal. “El Clásico es el partido que llevo soñando desde niño y para mí es el mejor partido del mundo. Por el tema de la COVID no es posible que haya público, pero me hubiera gustado que hubiese habido, porque da mucho más ambiente. Un Clásico es un partido diferente a todo”, apuntó Pedri, muy motivado para medirse al Madrid.

Para él, este partido será el de la revancha. Hay que recordar que el Real Madrid descartó al teguestero hasta en dos ocasiones. El 5 de febrero de 2018, Pedri, con 15 años, aterrizó en Madrid para entrenarse con el Cadete A del equipo blanco. Llevó a cabo un par de entrenamientos que no convencieron a los técnicos de la cantera merengue, que realizaron un informe negativo: debía regresar a su tierra para seguir en el Laguna, porque consideraban que no tenía nivel.

Pero resulta más sangrante que al inicio del verano de 2019, cuando ya llevaba un año en Las Palmas, que lo fichó del Laguna, el tinerfeño volvió a ser ofrecido al Real Madrid. Sin embargo, los informes sobre él no eran favorables, teniendo en cuenta aquellos dos entrenamientos de 2018, y volvieron a descartarlo.

Pero Pepe Mel sí que le vio todo su potencial y lo subió al primer equipo de la UD Las Palmas. Eso provocó que el Madrid quisiera enmendar su error, pero era demasiado tarde. El Barcelona se había fijado en él e invirtió cinco millones de euros el verano pasado, una cantidad que ahora mismo parece un chollo. El jugador, dolido con el Madrid, no lo dudó y hoy es una estrella emergente en el Camp Nou.

Barça y Madrid necesitan ganar en un Camp Nou vacío

FC Barcelona y Real Madrid esperan con ganas un Clásico atípico, sin magia y sin alma de duelo de máxima rivalidad por culpa de una pandemia que afecta a toda la sociedad, que, no obstante, estará pendiente, seguro, de un choque que intentará hacer recuperar la alegría a algunos.

Puede que el Clásico bata récords de audiencia en el mundo, sí, pero será distinto. Misma atención, mismo foco, pero sin público ni magia. Y con dos equipos que llegan tras perder en LaLiga, después de vivir veranos movidos y con mucha incertidumbre.

Llega el Real Madrid al feudo rival con dos derrotas consecutivas, una en LaLiga ante el recién ascendido Cádiz y otra en su estreno en la Liga de Campeones, donde reina en el palmarés, pero cayó en casa ante un Shakhtar plagado de bajas.

El FC Barcelona tampoco está para tirar cohetes, con el empate ante el Sevilla FC en casa y la derrota en el Coliseum Alfonso Pérez ante el Getafe CF, pero por lo menos se desquitó de todo ello y espantó sus males ante el Ferencváros (5-1) en su goleador estreno europeo.
Con un Antoine Griezmann que a estas alturas no tiene ni la titularidad asegurada, aciago de cara a gol e incapaz de encontrar su sitio en el campo, como no lo hizo previamente con Valverde ni Setién, Ansu Fati es la esperanza. También Pedri o Trincao, gente fresca y joven que llegaron al Barça a dar de qué hablar.

El Real Madrid tampoco tiene sus aguas calmadas. Para tranquilidad de Zidane, él mismo confirmó que Sergio Ramos, que se perdió por molestias en la rodilla el partido de Champions ante el Shakhtar Donetsk, está recuperado.

TE RECOMENDAMOS