cultura

La OST envía al cosmos el mensaje de la ‘Heroica’ de Beethoven desde La Palma

La Orquesta Sinfónica de Tenerife, con su director honorario al frente, Víctor Pablo Pérez, grabará hoy la ‘Sinfonía nº 3’ del genio alemán, coincidiendo con su 250 aniversario, junto al Gran Telescopio Canarias

Concierto de Navidad Puerto de Santa Cruz 2018
La Orquesta Sinfónica de Tenerife. Sergio Méndez

“Este planeta está sufriendo; vive un momento de gran frustración y necesita ayuda”. Víctor Pablo Pérez resumía ayer de esa forma una de las posibles interpretaciones que podemos darle al acontecimiento musical que se vivirá hoy junto al Gran Telescopio Canarias (GTC), en el Observatorio del Roque de los Muchachos, en La Palma: la interpretación, por parte de la Orquesta Sinfónica de Tenerife (OST), de la Sinfonía nº 3 en Mi bemol mayor op. 55 Heroica, de Ludwig van Beethoven (Bonn, 16 de diciembre de 1770-Viena, 26 de marzo de 1827).

Coincidiendo con la conmemoración del 250 aniversario del nacimiento de uno de los mayores genios de la música clásica, este singular concierto, que se grabará en vídeo y en audio, se asemeja, al menos en espíritu, a los mensajes de la humanidad que en 1977 se incluyeron en las sondas espaciales Voyager, con la esperanza de que un día muy remoto sean escuchados por una civilización extraterrestre. En esos discos de oro (The Sounds of Earth) figuraban, entre otros contenidos, obras de Bach, de Mozart y del propio Beethoven.

“Leonard Bernstein decía que la Heroica era una música que ya existía en el cosmos, y que, simplemente, Beethoven la había tomado prestada. Esa es una forma muy bella de contemplar la universalidad de este compositor”, expuso ayer el director honorario de la OST al periodista Carles Francino en su programa radiofónico La Ventana, en la cadena SER.

RUPTURA Y CAMBIO

“Creo que es una idea fantástica enviar este mensaje desde nuestro país, en el momento tan complejo que estamos viviendo en todo el mundo”, apostilló Víctor Pablo Pérez, “y, sobre todo, hacerlo a través de Ludwig van Beethoven y con la obra sinfónica más extraordinaria que haya conocido el oído humano jamás”. “Una obra de ruptura, de heroísmo, de frustración, de progreso, de cambio. A partir de esta sinfonía hay un antes y después en el mundo de la música”, subrayó.

Se da la circunstancia de que en “este grito de ayuda lanzado al espacio” la Sinfónica tinerfeña va a contar con un número similar de músicos al que dispuso el propio Beethoven cuando la estrenó en Viena el 7 de abril de 1805. En este momento de restricciones, y de acuerdo con un estricto protocolo de seguridad sanitaria ante el coronavirus, “estaremos en torno a treinta y tantos músicos, nada más”, explicaba ayer Víctor Pablo Pérez, quien también aludió a lo complejo que supone llevar una orquesta sinfónica hasta el Roque de los Muchachos.

La grabación de la Sinfonía nº 3 de Beethoven va a ser posible merced a la alianza de los cabildos de Tenerife y La Palma, el Patronato Insular de Música de la Corporación insular tinerfeña, el respaldo de la Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias y la colaboración del Instituto Astrofísico de Canarias y Grantecan, la entidad que gestiona el telescopio óptico-infrarrojo más grande del mundo, situado en uno de los principales observatorios astronómicos del planeta.