ocupación de viviendas

Pérez pide diferenciar “la pobreza del crimen” en la ocupación

El PP intentó convertir ayer este tema en parte de la batalla ideológica entre izquierda y derecha, culpando a “comunistas” y “podemitas” que están al lado de los “delincuentes”

El consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, charla con otro diputado. Rafa Avero (Parlamento)
El consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, charla con otro diputado. Rafa Avero (Parlamento)

El consejero regional de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, afirmó ayer en el pleno del Parlamento de Canarias que es preciso diferenciar si la ocupación de una vivienda se lleva a cabo por la actuación de una mafia o por necesidad y pobreza. Lo dijo durante una comparecencia para hablar de este tema a petición del Grupo Popular, que trató de convertir el debate en un elemento de la batalla ideológica entre izquierda y derecha.

Su diputada, Astrid Pérez, advirtió de que su partido no estará al lado de “los delincuentes, como hacen otras formaciones políticas”, en alusión a Podemos. Y pidió reformas legales en el conjunto, mientras afirmaba que Canarias es la tercera comunidad autónoma en la que más han aumentado las okupaciones ilegales, el 14,8 por ciento respecto de 2019. Y luego pidió más vivienda pública.
El consejero replicó que sus datos son otros, pero reconoció la importancia de esta cuestión “aunque hubiera un solo caso”. Y mencionó que de las 19.000 viviendas del parque público de las islas, hay 101 ocupaciones, la mayoría en Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria, seguidas de dos localidades turísticas, Arona y San Bartolomé de Tirajana. Julio Pérez recordó que, en la actualidad, los jueces pueden ordenar un desalojo desde que llega la motivación del mismo, y que se han impartido instrucciones desde la Fiscalía para que los policías puedan llevarlo a cabo si el delito es flagrante, como ocurre cuando hay un aviso mediante alarma.

Pero también afirmó que lo prioritario es hacer un mapeo con las distintas incidencias para saber qué pasa y diferenciar a una familia pobre que busca un sitio donde alojarse porque están en la calle, de una mafia que se dedique a ocupar viviendas para lucrarse. Y aseguró que el Gobierno canario tiene estrategias para actuar, como son la construcción de viviendas (6.000 nuevas viviendas de aquí a 2025) y la generación de mecanismos de alojamiento alternativo inmediato para personas desalojadas. Sin embargo, el consejero reconoció que hace más de 15 años que en Canarias no se construyen viviendas públicas.

Por otro lado, Astrid Pérez achacó el tema de la ocupación a “comunistas y podemitas” en Madrid y Barcelona, y al vicepresidente del Gobierno español, Pablo Iglesias, por decir que la ocupación ilegal no es un problema. El consejero Julio Pérez manifestó que “por manos de ustedes”, en referencia al PP, los fondos buitres son los principales caseros de Madrid, lo que, a su juicio, sí que es un fraude y una equivocación.

Por su parte, el diputado del Grupo Mixto Ricardo Fernández de la Puente, de Ciudadanos, considera urgente abordar el fenómeno de la ocupación con finalidad lucrativa, y reclama medidas para defender a los propietarios de los inmuebles.

Desde Sí Podemos Canarias, Francisco Déniz expresó el rechazo de su formación a las mafias y opinó que, de forma interesada, algunos medios de comunicación confunden a los ciudadanos y crean alarmismo al mezclar esas actuaciones con las que realizan personas necesitadas. Déniz indicó que, según datos del Gobierno regional, en Canarias hay 123.000 viviendas vacías. La diputada de Nueva Canarias Carmen Hernández pidió reflexionar sobre dónde van las 590 familias desahuciadas en Canarias en lo que va de año y las 1.000 del pasado año, y respondió que algunas han ido a cuevas, otras a los centros de personas sin hogar, y otras ocupan viviendas vacías de grandes tenedores y de la comunidad autónoma. Carmen Hernández se ha preguntado por qué hay tantas viviendas vacías en Canarias, cuando hay tantas familias que carecen de ellas.