sucesos

Un viento muy fuerte y la lluvia siembran Tenerife de problemas

La Isla fue, con La Palma, la más afectada por el temporal, con cortes de tráfico y atascos, pequeñas inundaciones en el Sur y caída de árboles y muros; rachas huracanadas en Izaña
El ‘palo’ de agua en La laguna fue tremendo en horas de tarde./ FRAN PALLERO

El viento, un fenómeno meteorológico especialmente temible cuando se presenta en magnitudes como las que ayer se registraron en la provincia occidental, sembró de problemas a la isla de Tenerife, que, junto con La Palma, se vieron afectadas por el paso de la cola de Bárbara, una borrasca atlántica (para los isleños, el clásico temporal), la segunda que afecta a España este verano y la primera que visita el Archipiélago. Junto a Eolo, que llegó a soplar vientos huracanados en la cumbre, una lluvia que no fue especialmente copiosa ayudó a la hora de sembrar el caos, sobre todo en zonas poco preparadas para las precipitaciones, como el sur de Tenerife. También figuran en el parte de daños las islas de El Hierro y Gran Canaria, y, todavía en menor medida aún, la de La Gomera. Los incidentes fueron los habituales de un temporal: cortes de tráfico por desprendimientos, atascos, pequeñas inundaciones, derribos de árboles y muros de piedra, algún coche que se lo llevó la inusitada corriente que bajaba por el barranco de turno y, claro, problemas en el tráfico aéreo.

Viento

Fue el protagonista indiscutible del día, especialmente por la mañana, y, como previó la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), fue lo peor que trajo Bárbara, que también se dejó sentir ayer y con mayor intensidad en la Península.

Siempre según las estadísticas recopiladas por la Aemet, las velocidades máximas sostenidas (media aproximada) tuvieron lugar en Izaña, con 99 kilómetros por hora, seguido del Alto del Igualero (Vallehermoso, La Gomera) y el Roque de Los Muchachos, con medias de 89 y 72 kilómetros por hora, respectivamente. Especialmente llamativas son las rachas más potentes registradas, que alcanzaron niveles propios de un huracán de categoría 1 (de 119 a 153) en Izaña, con una espectacular máxima de 130 kilómetros por hora. Algo similar ocurrió en la citada cumbre gomera, con un pico de viento fuerte fijado en 123. Con lo que respecta al Roque de Los Muchachos, se quedó (nada menos) en 106 kilómetros por hora.

Desde el Cecoes 1-1-2 se informa que este viento originó mayor número de incidencias en los municipios tinerfeños de Icod, Tacoronte, Puerto de la Cruz y La Orotava en lo que respecta a Tenerife, y de Mazo, Fuencaliente, Breña Alta y Breña Baja y Santa Cruz de La Palma en cuanto a La Palma. Prácticamente todas por hechos habituales en estos temporales, como son la caída de ramas o árboles enteros, algún muro, desprendimientos y algún fallo en el suministro eléctrico, como pasó por ejemplo en Bajamar.

Lluvia

Lo avisó la Aemet y acertó. No fueron copiosas, aunque lo parecieron, dado que en la mayoría de las zonas cayó durante un breve espacio de tiempo, especialmente por la tarde. El Paso, con 30 litros por metro cuadrado como acumulado en 24 horas, fijó la máxima del Archipiélago, seguido de Los Rodeos, con 26, y el Roque de Los Muchachos, con 24. Los municipios más afectados (hay que insistir que la mayoría de incidentes por las precipitaciones tuvieron lugar en horas vespertinas) fueron Arona, Adeje y, particularmente, La Laguna, todos ellos en Tenerife. Los sucesos, como es habitual en estos casos, consistieron en accidentes y retenciones de tráfico, pequeñas inundaciones y tapas de alcantarillas que saltaron ante la incapacidad de la red para asumir el volumen de agua, generalmente por ausencia de mantenimiento.

Vuelos

El viento afectó particularmente al tráfico aéreo isleño, con especial incidencia en las islas de La Palma y, ojo, El Hierro, que por la mañana llegó a estar incomunicada en cuanto a vuelos se refiere. Gracias a los datos facilitados a este periódico por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena), en el aeropuerto palmero hubo que desviar ocho llegadas (cinco procedentes de Los Rodeos, dos de Gran Canaria y la restante de Düsseldorf, Alemania), lo que, a su vez, tuvo que ver con la cancelación de otras tantas salidas a los mismos destinos.

Respecto a El Hierro, hubo que desviar tres llegadas procedentes de Los Rodeos y cancelar otros tantos despegues al mismo lugar. Como es lógico, y a pesar de que el aeropuerto lagunero pudo operar durante todo el día, los usuarios de Los Rodeos sufrieron las consecuencias del ímpetu de Eolo, con ocho cancelaciones de llegadas (las cinco de La Palma y las tres de El Hierro), y cinco de salidas (dos La Palma y tres de El Hierro), además de tres desvíos, que corresponden a otros tantos vuelos que iban hacia La Palma y tuvieron que volverse al aeródromo de La Laguna. Mucho mejor fue para el tráfico marítimo, por cuanto este viento no estuvo acompañado de un oleaje fuera de lo normal. Eso sí, un velero encalló en Lanzarote y se rescató a una patera al sur de Tenerife en serios apuros, aunque se desconoce hasta qué punto tuvo relación Bárbara con estos hechos.

Más islas y pronóstico

Como se ha dicho, en menor medida hubo consecuencias del temporal en El Hierro y Gran Canaria. En la Isla del Meridiano (además de lo acaecido en su aeropuerto) hubo que cerrar el sendero de Jinama y la plaza de San Andrés, mientras que en Gran Canaria pasó lo mismo en la plaza de Gáldar y se cayó una palmera en la capital.

Para hoy miércoles, la Aemet espera lluvias en general débiles en el norte y este de las islas de mayor relieve. Probabilidad de lluvias débiles en Lanzarote y Fuerteventura. En el este de Tenerife y Gran Canaria hay posibilidad de que sean localmente persistentes en las horas centrales del día. Temperaturas en descenso, más acusado en las máximas.

Retenciones en la TF-5

Aunque influyó algún accidente, lo cierto es que la TF-5 se colapsó en varios tramos durante las horas en que las precipitaciones hicieron acto de presencia, en parte por la prudencia de los conductores.

El vehículo fue arrastrado por el agua./ CecopalSC

Coche al barranco

Si se atiende a los avisos de la Aemet, se pueden evitar sucesos como el acaecido en la capitalina calle de Pedro Suárez Hernández, donde un vehículo acabó siendo arrastrado por la escorrentía.

Las aguas sucias en el Sur./ Cedida

Aguas fecales

En el sur de Tenerife se dejó sentir con mayor intensidad los efectos de Bárbara, como pasó con este vertido de aguas fecales en el Parque La Reina (Cho), para desespero de los vecinos.

Semáforos caídos

Como si se tratara de una maldición divina y sin que lloviera de forma particularmente intensa, hubo caída de semáforos en Galcerán con Ramón y Cajal, plaza de la Paz, avenida de Venezuela…

TE PUEDE INTERESAR