Sanidad

Unas 2.701 personas ingresaron durante 2019 en algún hospital de Canarias tras sufrir un ictus

El ictus es un trastorno brusco del flujo sanguíneo cerebral que altera de forma transitoria o permanente la función de una determinada región encefálica

Hospital Nuestra Señora de La Candelaria
El Hospital Nuestra Señora de La Candelaria. | DA

Los hospitales de las islas Canarias ingresados durante el pasado 2019 a un total de 2.701 personas que sufrieron un ictus, según ha informado la Consejería de Sanidad con motivo del Día Mundial del ictus que se celebra este jueves.

Asimismo, el Gobierno regional ha aprovechado para recordar que es tan importante mantener hábitos de vida saludable para prevenir esta patología como actuar con inmediatez ante la sospecha de síntomas.

Por su parte, el ictus es un trastorno brusco del flujo sanguíneo cerebral que altera de forma transitoria o permanente la función de una determinada región encefálica. El 85% de los ictus se producen por isquemia cerebral y el resto por hemorragia.

Para la atención a estos pacientes, el Servicio Canario de la Salud (SCS) cuenta con la Guía de atención al ictus, desarrollada con la participación de un equipo multidisciplinar de profesionales, que contempla diferentes aspectos como prevención, actuación en la fase aguda, rehabilitación y reinserción de los afectados.

La Guía sistematiza la atención sanitaria al ictus tanto en el ámbito de la Atención Primaria como de Atención Hospitalaria, con la participación del Servicio de Urgencias Canario.

En ella, se recogen los objetivos para el manejo de esta patología, que consisten en mejorar las medidas de prevención y reducir la incidencia, minimizar la demora en la asistencia urgente a la fase aguda, potenciar la activación del código ictus y facilitar el tratamiento precoz, garantizar que el tratamiento de las personas con ictus en la fase aguda de la enfermedad cumple con los mejores criterios y estándares de calidad asistencial, reducir el desarrollo de las complicaciones de los ictus y disminuir la morbi mortalidad derivada de las mismas, optimizar la implantación de la rehabilitación en las personas con ictus y, por último, mejorar la calidad de vida de las personas con ictus.

Hospital Nuestra Señora de La Candelaria
El Hospital Nuestra Señora de La Candelaria. | DA