sociedad

Unos 800.000 canarios son pobres o están en riesgo de serlo

El informe Arope mantiene al Archipiélago como la tercera comunidad con más miseria, a diez puntos de la media nacional
Unos 800.000 canarios son pobres o están en riesgo de serlo

El 35% de la población de Canarias está en pobreza y exclusión social según el informe El Estado de la Pobreza, que muestra los cambios registrados en el número de personas en riesgo de pobreza y/o exclusión social mediante el estudio de la evolución del indicador Arope y de sus componentes, entre los años 2008 y 2019. A nivel estatal la tasa de pobreza y exclusión social está en el 25,3%, es decir, 2 de cada 8 personas, lo que suponen 11,8 millones de personas. Esto mantiene a Canarias con unas cifras dramáticas, con diez puntos por encima de la media frente a las tristes plusmarcas batidas en los años de presidencia de Fernando Clavijo (Coalición Canaria).
Lo cierto es que los datos demuestran cómo se han incrementado las desigualdades sociales entre territorios, con una clara diferenciación entre las comunidades autónomas de la zona Norte y de la Sur. Hay siete comunidades muy distantes de la media estatal y entre ellas está Canarias, con el 35% de la población en pobreza y exclusión social. Pese a mejorar un punto con respecto al año pasado, las Islas están a la cola de España, solo superando a Andalucía y Extremadura.
La recuperación en Canarias es demasiado lenta y, teniendo en cuenta que los datos que hoy sirven de análisis corresponden a 2019, la pandemia actual sin duda agravará estas cifras.
Tras evaluar los 10 años de funcionamiento del objetivo de erradicar la pobreza y exclusión social en la Unión Europea, se puede afirmar que España ha fracasado (no digamos ya Canarias), dado que no ha conseguido bajar la pobreza a los niveles de 2008 pese a la mejora de los indicadores.
Númericamente se puede decir que en el Archipiélago 773.053 personas están en riesgo de pobreza y exclusión social, dos de cada seis personas en las Islas, dato que se incrementa al señalar que el 28,5% (unos 628.282) más estaría en riesgo de entrar en pobreza, al vivir con con menos de 641 euros al mes.
Asimismo, el 11,2% de la población está en riesgo de pobreza severa, pues 247.378 personas viven con menos de 500 euros al mes.
Por tanto, casi una tercera parte de la población del Archipiélago estaba en situación de pobreza o de pobreza severa en 2019. Asimismo, el 3,9% de los canarios, 86.000 personas, tienen una severa privación material de recursos. Hay muchos factores que motivan estos desalentadores datos, pero destaca la tasa de desempleo estructural y la baja intensidad de empleo en los hogares de las Islas, por cuanto el 14,8% de la población en las Islas, 249.291 personas, está en dicha situación.
Por si fuera poco, Canarias es la segunda región por la cola, solo por delante de Andalucía, con mayor intensidad del desempleo en las familias, es decir, en cuántas personas de la unidad familiar están trabajando.
Por su parte, comprobando la renta per cápita, observamos que Canarias es la cuarta por la cola a nivel nacional, con 9.486 euros de renta media por persona, 2.194 euros inferior a la media nacional, debido a que presenta uno de los salarios más bajos de España. Así, en las Islas, la tasa de desempleo aumentó al 21,55%, una cantidad de 225.900 personas desempleadas al cerrar el año 2019, sin contabilizar las que se encuentran actualmente en ERTE, una salvaguarda para sostener el proyecto de vida, y que habrá que ver su evolución en los próximos meses.
Pero si piensan que estamos mal, tengan presente que también aumentó el costo de la vida en Canarias en 2019, donde subió el IPC (Índice de precios al consumo) el 0,4%, con especial incidencia en alimentos, perdiendo los salarios y pensiones poder adquisitivo.
Es cierto que Canarias ha mejorado levemente en todos los indicativos que desarrollan la pobreza, siguiendo a la cola de España, y sorprende la engañosa mejora, incluso por debajo de la media nacional, en el de privación material severa.
Dentro de este apartado, la realidad demuestra que en el Archipiélago hay muchas familias que no pueden permitirse tener una comida saludable cada dos días, no llegan a asumir todos los gastos básicos del hogar (facturas de electricidad, agua, etc.), ni abonar los préstamos o créditos. La situación es muy desfavorable.
Durante una rueda de prensa, la viceconsejera de Derechos Sociales, Gemma Martínez, resaltó ayer que “todavía no podemos hablar con datos de las consecuencias que nos traerá la actual situación de crisis social y económica provocada por la COVID-19, pero este Gobierno no ha necesitado conocer esos datos para ponernos a trabajar y articular toda una batería de medidas de protección a las personas más vulnerables”.
“La situación de pobreza en Canarias se va a fragilizar aún más”, señaló, por su parte, el presidente de EAPN-Canarias, Juan Carlos Lorenzo, en alusión a los actuales datos macroeconómicos, según los cuales el Índice de Precio al Consumo (IPC) en el Archipiélago se ha incrementado en un 0,4%.

TE RECOMENDAMOS