Tribunales

Las víctimas del acusado del crimen de Marta Calvo confirman que usó el mismo método con ellas

Dos mujeres relatan al juez cómo actuó Jorge con ellas

Dos mujeres supuestas víctimas de Jorge Ignacio P.J., en prisión por la muerte de la joven Marta Calvo, han relatado este martes en el Juzgado de Instrucción número 20 de Valencia cómo el acusado les introdujo droga en los genitales “a escondidas”, de forma “sorpresiva”, “traicionera” y sin su consentimiento y en un modus operandi que han asegurado que les provocó mucho miedo.

Así lo han detallado en declaraciones a los medios Pilar Jové, letrada de la madre de Marta Calvo, y Juan Carlos Navarro, que representa a varias de las víctimas del acusado, que en su día reconoció la muerte de la joven en un episodio de droga y relaciones sexuales y que posteriormente la descuartizó, aunque no revela dónde está el cuerpo.

Según ha podido saber Europa Press, en la declaración ante el juez ambas mujeres, que reclaman por los daños sufridos, han apuntado que la sustancias que les introducía en los encuentros sexuales era cocaína en roca, en cantidad “importante”, que continuaba en esta actitud a pesar de su negativa y que sintieron “mucho miedo”.

En esta sesión han declarado ante el instructor dos víctimas que han descrito el modo de actuar del acusado, una tercera con la que no llegó a concretar una cita y una testigo que vio cómo convulsionaba Arlene, la primera de las fallecidas tras mantener un contacto con Jorge Ignacio, y que ya no llegó a recuperar la consciencia.

Los dos letrados han confirmado que estas mujeres han ratificado ante el juez lo que ya declararon ante la Policía y la Guardia Civiles, que revela un comportamiento “repetitivo” del acusado con las víctimas. Navarro ha señalado que, aunque estamos al inicio de la instrucción, para las acusaciones las acciones del acusado son constitutivas de asesinatos e intentos de homicidio, tal y como corrobora la situación que sufrieron estas mujeres.

“A escondidas, sin consentimiento, de forma sorpresiva, traicionera introduce la sustancia estupefaciente en las víctimas, buscando que se encuentre en situación de no ser consciente de lo que está pasando”, ha descrito el letrado, quien ha recalcado que esta declaración de las afectadas ha sido siempre la misma, que la repiten todas ellas y que comparten el modo en que lo vivieron.

“Si introduces a una persona cocaína en roca, no hace falta ser un médico o un científico: buscas las consecuencias de una sobredosis y las consecuencias de una sobredosis las conocemos”, ha concluido.

En la misma línea se ha pronunciado la abogada de la madre de Marta Calvo, quien ha recalcado además el hecho de que las mujeres no se conocían entre ellas y que la Guardia Civil y la Policía acabó sabiendo de su existencia a raíz de la desaparición de la joven en Manuel (Valencia) y de la muerte de una de ellas.

“CANTIDADES EXPONENCIALES”

Además, ha señalado que en los autos consta cómo algunas describen que “llegaron a convulsionar” en la que se muestra convencida de que son casos de “sobredosis inducida”. “Las cantidades de drogas eran exponenciales. Que manejaba mucha droga es evidente porque se ha llegado a hablar de 25/30 gramos que podía llevar encima en esos encuentros”, ha señalado la abogado, quien ha insistido en que lo que la familia de su representada quiere es que aparezca el cuerpo, “que es lo principal”.

Según esta abogada, las víctimas describen a Jorge Ignacio como una persona “bastante callada” que no da conversación pero que sí que muestra “reacción violenta” cuando insistía en introducir la droga y ellas se negaban aunque “a él le daba igual”. Esto produjo “situación de mucho miedo”, ha indicado Jové, quien ha detallado que al poco de estar con Marta Calvo y de su muerte, por las investigaciones de la Guardia Civil se sabe que estaba intentando quedar con otra joven.

El Juzgado de Instrucción número 20 mantiene el procedimiento contra el acusado por jurado popular en relación, en este momento y sin perjuicio de ulterior calificación, por dos delitos de homicidio/asesinato consumado; tres delito de homicidio en grado de tentativa; un delito de omisión del deber de socorro; un delito contra la integridad moral/lesiones; contra la salud pública; un delito de profanación de cadáveres y otro de agresión sexual.

A Jorge Ignacio se le atribuye la muerte de Marta Calvo, cuyo rastro se perdió en noviembre de 2019 en Manuel; la de Arliene, que ejercía la prostitución y falleció en marzo de 2019 tras varios días en coma inducido en un hospital de València –el asunto fue archivado provisionalmente tras revelar la autopsia que había muerto por un ataque epiléptico con consumo de droga– y la de Lady Marcela, también prostituta, que apareció muerta en junio de ese año un domicilio en circunstancias similares.