sanidad

Los científicos españoles piden cautela hasta conocer más información sobre la vacuna de Pfizer

Además, piden que se mantenga la guardia ante los meses de pandemia que quedan por delante
Científico. Pixabay
Científico. Pixabay
Científico. Pixabay

Aunque los resultados de los ensayos de la vacuna de Pfizer contra la covid-19 son “una noticia muy prometedora”, los científicos españoles creen que hay que tener “cautela y paciencia” hasta conocer bien todos los detalles del prototipo y mantener “la guardia alta” porque todavía quedan “meses de pandemia” por delante.

La farmacéutica estadounidense anunció ayer que su vacuna es eficaz en un 90%, una cifra que hace pensar que la Agencia de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, en sus siglas en inglés) podría acelerar su aprobación de emergencia para que empezar a distribuirla a final de año entre los colectivos más urgentes (personal sanitario y esencial, y población de riesgo).

La vacuna, desarrollada por Pfizer y BioNTech, se encuentra en el tramo final de un ensayo en Fase III que se está llevando a cabo con 40.000 voluntarios y que, previsiblemente acabará en dos meses, cuando las pruebas lleguen a 164 contagiados.

En declaraciones a Efe, el profesor de investigación del CSIC Vicente Larraga, del Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas, ha puntualizado que aunque el nivel de eficacia del 90% “está muy bien” y es similar al de las vacunas de la gripe, “hace falta saber muchos más datos” sobre este fármaco.
“El ensayo no ha terminado”
“El ensayo aún no ha terminado. Le quedan aproximadamente unos tres meses”, ha advertido el investigador español: “Lo que la farmacéutica ha ofrecido ahora es el llamado ‘análisis intermedio’, un informe que suele avanzar información de los ensayos pero que no contiene datos concluyentes” como los que se publican en una revista científica al final del proceso.

En la misma línea, Sonia Zúñiga (CNB-CSIC) cree que son “noticias muy prometedoras” pero “habrá que ver en qué quedan cuando finalice el ensayo” que acabará cuando se alcancen los 164 infectados. De momento, son muy buenos datos porque siempre se pensó que la eficacia de estas primeras vacunas estaría “entre el 50 y el 70%”.
Para esta investigadora, estos datos podrían ser “el principio del fin” de la pandemia porque permitirán vacunar a la población general entre la primavera y el verano de 2021 y, con ello, disminuir los efectos de esta pandemia y rebajar el número de contagios pero “aún nos quedan unos meses de vivir con esta pandemia”, ha advertido a Efe.

Dos problemas: distribución y precio
No obstante, tanto Zúñiga como Larraga han insistido en que “faltan muchos datos por saber” que la farmacéutica no ha explicado bien como, por ejemplo, si los 94 infectados registrados hasta ahora en el ensayo lo han hecho de forma leve o moderada o grave, entre otras cuestiones.

“No sabemos ni cuánto dura la protección ni la inmunidad que genera la vacuna, qué grupos de edad hay en esos 94 infectados, si ha funcionado la vacuna para proteger de la enfermedad o para proteger de la infección, o si en el grupo de los infectados son todos asintomáticos y casos leves o personas con síntomas más graves…quedan muchas preguntas por responder”, avisa Zúñiga.

Pero además, para Larraga este prototipo presenta dos “graves problemas” adicionales: uno de distribución y otro de precio, ya que parece ser que el fármaco tiene que conservarse a temperaturas inferiores a los 80 grados C, “un requisito que para el mundo rico occidental, es decir, Europa, Estados Unidos y Canadá, no será un problema pero que hace inviable la distribución de la vacuna al sudeste asiático, África o sudamérica”, ha advertido.

En cuanto al precio, parece que estará entre los 20 y los 30 dólares por dosis frente a los 5 euros que cuesta la de AstraZeneca, concluye Larraga.

Para este investigador, aunque el anuncio de Pfizer es una buena noticia, es importante seguir con la guardia alta porque aunque finalmente se apruebe y distribuya, “no llegará a la población general hasta la primavera”.

TE PUEDE INTERESAR