tercera división

Yeray Pérez ‘El Arrugado’, leyenda del CD Mensajero

El goleador rojinegro, que recibirá mañana un merecido homenaje en el Silvestre Carillo, jugó trece temporadas en el club de su vida
Yeray Pérez celebra uno de sus 248 goles con la camiseta del CD Mensajero. /José Ayut

Yeray Pérez El Arrugado, leyenda del CD Mensajero, cuenta las horas para el homenaje que recibirá mañana domingo, a partir de las 12.00 horas, en los prolegómenos del choque que disputará el equipo de su vida ante el CD Tenerife B, en partido correspondiente al subgrupo provincial de Tercera División. El goleador palmero se mostró entusiasmado por este reconocimiento que recibirá en el Silvestre Carrillo. “Estoy feliz, pero a la vez nervioso, por este reconocimiento que voy a recibir por parte del CD Mensajero. Me siento orgulloso que el club de mi vida me haga este homenaje. La verdad es que en parte me lo esperaba, porque tengo muchas amistades, han sido muchas temporadas dándolo todo por este equipo, y no me esperaba menos de ellos”, reconoció El Arrugado.

La trayectoria de Yeray Pérez se resume en trece temporadas como jugador del primer equipo del CD Mensajero, con un breve período en el Coruxo gallego, con 494 partidos disputados, 248 goles y cinco pichichis (Cuatro en Tercera División y una en Preferente). Su palmarés de títulos es envidiable: Campeón de Preferente (2007-08) y ascenso a Tercera División, Campeón del grupo Canario de Tercera División (2014-15) y ascenso a Segunda B, y tres Copas Heliodoro Rodríguez en las temporadas (2013-14, 2017-18 y 2018-19. “Estoy muy orgulloso por esas cifras y esos títulos como jugador del CD Mensajero. Durante todos esos años he ayudado al equipo a crecer en su historia con el ascenso a Segunda División B, y las Copas Heliodoro que ganamos. Todo eso hizo más grande al club durante mi etapa”.

Innumerables momentos maravillosos son los que ha vivido Yeray Pérez a lo largo de sus trece temporadas como jugador rojinegro, pero reconoce que hay un momento por encima del resto. “Es difícil quedarse con un momento determinado, pero el más especial fue el ascenso a Segunda División B en el estadio de Pasaron ante el Pontevedra. Pero también he vivido derbis en los que se han conseguido victorias importantes, Copas Heliodoro…, pero es cierto que el momento cumbre del CD Mensajero fue el ascenso en Pasaron, y volver a Segunda B después de tantos años”.

El delantero palmero, tras anotar 248 goles, no recuerda el último que marcó con la elástica mensajerista. “La verdad es que no lo recuerdo, porque con el tema de la pandemia y que, además, el equipo no hizo una buena temporada, y yo en particular tampoco, la verdad es que no recuerdo el último gol de rojinegro”.

El Arrugado no ha colgado las botas ya que sigue jugando en el Fuencaliente de categoría regional para matar el gusanillo. “Este club me da las facilidades que no puedo tener en un club tan exigente como el CD Mensajero, por razones personales y familiares. El Fuencaliente me da facilidades para ir a entrenar cuando puedo, un día a la semana, y si no puedo no voy. Esa situación me facilita seguir jugando al fútbol”.

Por último, el jugador palmero no se olvida de los familiares más cercanos que estuvieron al pie del cañón en su dilatada carrera como futbolista. “A mi mujer que ha estado muchos años aguantándome, sobre todo, en los malos momentos. También a dos personas, que ya no están por desgracia, que son mi madre y mi padre. Ellos me llevaron con cuatro años a jugar al fútbol, luego tuvimos que emigrar, y ya con 19 años volvimos a La Palma y fiché por el Mensajero”.

Ángel Yeray Pérez Sánchez ya tiene un hueco en la historia del CD Mensajero y en el corazón de sus aficionados.

TE RECOMENDAMOS