Cultura

Viaje fotográfico al corazón de las celebraciones

Ediciones Turquesa publica ‘Fiestas de Canarias’, un volumen de Juan Agustín Pérez, ‘Tingo’, en el que sus más de 800 imágenes homenajean a los artífices de los festejos populares

Juan Agustín Pérez Pérez, ‘Tingo’, lleva más de 30 años documentando con su cámara los festejos populares. / Isabel Gómez Díaz

La cámara se vuelve invisible y la mirada del fotógrafo se dirige hacia el corazón de la fiesta. Justo a ese lugar en el que se encuentran las personas que, año tras año, la hacen posible. La editorial Turquesa acaba de publicar Fiestas de Canarias, un libro en el que, a través de sus más de 800 imágenes, el lector se adentra en algunas de las más arraigadas celebraciones populares que tienen lugar en el Archipiélago.

Este ambicioso proyecto del sello editorial que dirige José Manuel Moreno es el fruto de más de 30 años de fotografía documental de Juan Agustín Pérez Pérez, Tingo, aunque él está más de acuerdo con la idea de que la autoría del libro en realidad corresponde a quienes aparecen en sus imágenes. “La cámara fotográfica a menudo se convierte en un objeto extraño, en un elemento que invade la intimidad de las personas que, en este caso, mantienen vivas las tradiciones populares en Canarias”, explica Tingo. “En mis fotografías siempre busco la naturalidad, y la mejor manera que tengo de lograrla es integrándome en la fiesta. Cuando acudo a unos festejos, intento hacerlo con días o semanas de antelación, para compartir los momentos previos con quienes los organizan y lleguen a percibirme como uno más”, detalla. “Ese modo de trabajar es el que me permitió captar algunas de las imágenes que figuran en el libro, que de otro modo, sencillamente, hubiera sido imposible obtener”, subraya.

Carnaval de Santa Cruz de Tenerife. / Juan Agustín Pérez, ‘Tingo’

La obra incluye un prólogo del timplista y compositor Benito Cabrera y los textos introductorios del escritor, fotógrafo y guionista pucelano, afincado en las Islas, Ángel Vallecillo.

LA SELECCIÓN

Fiestas de Canarias ha exigido un laborioso trabajo de síntesis y acotación. De los tres decenios largos fotografiando las celebraciones de las ocho islas del Archipiélago, el libro se ha centrado en los últimos 20 años. Pero además, Tingo ha seleccionado esas más de 800 fotografías de un fondo documental que supera las 35.000 imágenes. Por todo ello, el proceso de selección ha sido complejo, pero también, en palabras del autor, “doloroso”: “Cada fotografía posee una historia detrás, y en ocasiones tiene un valor muy especial para mí que la hace entrañable, aunque no documente ese festejo de la forma en la que yo quería reflejarlo. Hay celebraciones de las que, por ejemplo, cuento con 2.000 o 3.000 fotos, y al final solo he podido incluir doce, diez o quizás únicamente dos”.

UNA IMAGEN DEL MOVIMIENTO

El color y el movimiento son dos constantes en la obra de Juan Agustín Pérez: “Procuro alejarme de las fotografías estáticas. Si, por ejemplo, se trata de un baile, pretendo que quien observe una de mis imágenes pueda ver reflejada la acción, el dinamismo de ese instante. Y lo mismo ocurre con el color, que nos permite acercarnos a la esencia de las fiestas… También recurro mucho a las manos como motivo: las manos que trabajan, las que elaboran esas alfombras de flores, esa poleada, esa comida… Las manos simbolizan la forma en la que cada comunidad prepara sus celebraciones”.

Los Diabletes, Teguise, Lanzarote. / Juan Agustín Pérez, ‘Tingo’

Tingo reúne en este libro un total de 90 fiestas y tradiciones canarias, distribuidas en una decena de capítulos. Desde esa perspectiva que le permite tomar el pulso con regularidad a las diferentes expresiones de la cultura popular, su diagnóstico sobre la continuidad de los festejos es optimista, aunque eso no excluye que también plantee los riesgos que se están corriendo. “La masificación está perjudicando a muchas celebraciones, porque a menudo la gente no respeta su esencia. Si se participa en una fiesta, hay que adaptarse a ella y tratar de reproducir lo que hacen quienes mejor la conocen, no pretender establecer nuevos estilos y normas. De lo contrario, esa fiesta va perdiendo identidad”, sostiene Tingo, al tiempo que valora, en el sentido opuesto, que se estén recuperando o incorporando a la tradición de las Islas muchos festejos. “Por ejemplo, los Toros de Tao, en Teguise (Lanzarote), algo en lo que Benito Cabrera ha tenido mucho que ver, o la iniciativa del Día del Corsario, en Santa Cruz de La Palma, una celebración en la que mucha gente joven se ha implicado hasta lograr consolidarla”, resalta.

LAS AULAS

Precisamente es en la juventud donde Juan Agustín Pérez considera que hay reforzar la divulgación de las tradiciones isleñas. “Es una asignatura pendiente en las escuelas”, afirma el fotógrafo. “Los escolares son los que podrán garantizar el futuro de nuestras fiestas y deberían conocerlas mucho más. Sin embargo, creo que, en general, es un tema que no se aborda en las aulas de la manera más adecuada, quizás sea por la falta de recursos”, lamenta. “Por eso mi mayor satisfacción sería que los padres y madres que lean este libro y contemplen sus fotografías -comenta Tingo- decidan llevar a sus hijos a conocer y a participar en celebraciones tan interesantes como los Carneros de Tigaday (El Hierro), Los Indianos (La Palma), Los Carros de Chío (Tenerife), Los Achipencos (Fuerteventura), Los Diabletes (Lanzarote) o cualquier otra de estas expresiones populares que se desarrolla en Canarias”. “Es uno de los mejores parques temáticos al que pueden acudir, y también una buena manera de aprender a apreciar nuestras tradiciones y preservarlas”.

Fiestas de San Miguel, Breña Alta, La Palma. / Juan Agustín Pérez, ‘Tingo’

PRÓLOGO DE BENITO CABRERA Y TEXTOS INTRODUCTORIOS DE ÁNGEL VALLECILLO

La participación de Benito Cabrera y Ángel Vallecillo es una de las mayores satisfacciones que ha aportado a Tingo esta obra. “Benito no tardó ni un minuto en aceptar mi propuesta para que hiciera el prólogo”, subraya. “En él refleja muy bien lo que pretende ser este libro, pero además habla de mis proyectos, como esa idea de buscar paralelismos entre fiestas canarias y de otros lugares”, explica. “Ángel Vallecillo no solo ha realizado 10 textos maravillosos, sino que, en cierta manera, también me enseñó a escribir unos apuntes biográficos para explicar esta experiencia de vivir de fiesta en fiesta”, concluye el fotógrafo.

Fiestas de San Pedro, La Ramba, en Agaete (Gran Canaria). / Juan Agustín Pérez, ‘Tingo’