cultura

Ángel Víctor Torres confirma la inclusión del sector cultural en las ayudas extraordinarias

El presidente asevera que quienes dan servicio al arte y la creatividad serán apoyados frente al "daño evidente" causado por las restricciones
Ángel Víctor Torres, presidente del Gobierno de Canarias. / Fran Pallero

La industria cultural de las Islas accederá al plan de medidas extraordinarias que ha elaborado el Gobierno de Canarias con el fin de ayudar a los subsectores más afectados por la pandemia. Así lo confirmó ayer en el Parlamento el presidente regional, Ángel Víctor Torres, en respuesta a una pregunta del portavoz de Sí Podemos, Manuel Marrero, quien el domingo exponía en DIARIO DE AVISOS la necesidad de que se implicase todo el Ejecutivo en ayudar a las empresas culturales, pues, debido al coronavirus, su facturación ha caído “en torno al 70%”, mientras que la destrucción de empleo, “si en otros sectores es de cerca del 25%, aquí supera ese porcentaje en más de 10 puntos”. En concreto, para un total de 31.600 personas y 5.544 empresas, el desempleo se sitúa en el 36,86%.

Esta demanda de ayuda también la formulaba en las páginas de este periódico el presidente de la Asociación de la Industria Musical Canaria (Aimca), Jairo Núñez. Ayer, Torres afirmó que las empresas culturales que acrediten las pérdidas requeridas en las bases de esta iniciativa podrán acogerse al plan de ayudas directas para aminorar el “daño evidente” generado por las restricciones sanitarias en la actividad y en los aforos. Asimismo, les instó a adecuarse a los requerimientos de los fondos europeos.

El presidente regional recordó que en 2020 se destinaron a ayudas más de seis millones de euros y ahora el sector volverá a tener el “respaldo” del Gobierno. No obstante, subrayó que “la clave” de la recuperación económica pasa por seguir bajando la incidencia acumulada de la COVID-19 para poder ir recuperando la actividad. El plan de ayudas extraordinarias del Ejecutivo regional está dotado con 400,8 millones de euros, de los que 165 son para ayudas directas a fondo perdido y los 235,8 restantes corresponden al aplazamiento del IGIC del primer trimestre de 2021 (195 millones) y deudas fiscales durante seis meses. El presidente aseguró ayer que la aprobación del decreto-ley con esos 165 millones de euros en ayudas a pymes y autónomos es “inminente”, tras realizarse una reserva de crédito de 80 millones con cargo al remanente de tesorería.

TE RECOMENDAMOS