sociedad

Clamor en Canarias ante la crisis migratoria

El anuncio de Ángel Víctor Torres como secretario general del PSOE augura un frente común de la política y sociedad isleña frente a los planes ‘carcelarios’ de la Unión Europea
La apertura del centro de Las Raíces donde se espera albergar a 2.400 migrantes, ha despertado todas las alarmas. Sergio Méndez

El anuncio de la Comisión Ejecutiva del PSOE canario sobre su rechazo al nuevo texto del Pacto de Asilo y Migración de la Unión Europea (UE) no solo supone una llamativa toma de postura frente a Bruselas, sino que, en la práctica, pone al principal partido político de las Islas en la actualidad a la cabeza del clamor existente en el Archipiélago contra el llamado Plan Canarias que ejecuta el Ministerio de Migraciones español, que ha diseñado una red de viejos acuartelamientos militares como centros de acogida para unas 7.000 personas, algunos tan masificados como el recién abierto en Las Raíces (dentro del término municipal de La Laguna), donde el departamento que dirige José Luis Escrivá pretende albergar a unas 2.400 personas.

Si bien un socio de gobierno de los socialistas canarios como Nueva Canarias ya había alertado sobre la propuesta europea a través de su portavoz parlamentario, Luis Campos, el salto de calidad que supone el hecho de que el secretario general del PSOE isleño, Ángel Víctor Torres, se ponga al frente de la manifestación hace augurar la consolidación de un frente común canario para evitar que los planes español y europeo conviertan al Archipiélago en una región penitenciaria para los migrantes, al modo de lo sucedido en Lampedusa (Italia) y Lesbos (Grecia).

No en balde, y con motivo precisamente de la llegada de los nuevos migrantes al viejo cuartel de Las Raíces (un paraje reconocido en Tenerife como de los peores en cuanto a meteorología por el constante frío y humedad), DIARIO DE AVISOS recabó la opinión de portavoces de los distintos políticos isleños al respecto y las conclusiones son obvias: todos rechazan que Canarias se convierta en otra cárcel para inmigrantes, ya sean los partidos en el poder, ya opositores como Coalición Canaria y el Partido Popular.

Incluso, desde Ciudadanos se ha marcado un camino para poner remedio al tema a través de su eurodiputado José Ramón Bauzá, que fuera presidente de Baleares con el PP. Dice Bauzá que la clave radica (por enésima vez en la historia de estas Islas) en convencer a la Comisión Europea de que Canarias necesita un tratamiento diferenciado, al tratarse de la única región ultraperiférica de la Unión Europea que se enfrenta a una crisis migratoria.

Sin duda, para ello habrá que contar con la complicidad del Gobierno de España, que ha dejado mucho que desear en esta crisis, o al menos así se percibe en el Archipiélago. La tardanza del ministro Escrivá en visitar Canarias ya motivó la recriminación pública del propio Ángel Víctor Torres, y en el Ministerio (que no olvidemos que tiene como principal reto, desde la perspectiva estatal, el futuro de las pensiones) las aguas bajan turbias, a tal punto que, en menos de un año, ha tenido tres directores generales de Migraciones: Irune Aguirrezábal (febrero-abril 2020) Santiago Yerga (abril-diciembre 2020), y la actual, la madrileña Maite Pacheco, que no lleva ni dos meses en el cargo.

A nadie se le escapa que retener a los migrantes en las Islas resulta, además de una violación flagrante de sus derechos humanos, una semilla harto peligrosa que amenaza con germinar en un estallido xenófobo, visto el auge de la ultraderecha por toda España del que, hasta ahora, Canarias se ha librado.

“Esta personas que han arriesgado su vida en busca de un futuro mejor en la Península u otro destino de Europa no pueden quedar atrapadas indefinidamente en la frontera sur que representa Canarias. Ni es el propósito de su viaje ni el Archipiélago puede soportar en solitario esta presión”, afirman los socialistas canarios en su resolución contra los planes europeos que, como dijo Torres, “condena a Canarias”.

Por eso, desde el PSOE de Canarias se insta al Gobierno regional y al conjunto de administraciones, autoridades y representantes públicos de esta comunidad autónoma a seguir trabajando por la igualdad y la convivencia intercultural. “No nos dejemos arrastrar por sentimientos vacíos de empatía, por la desinformación o los mensajes xenófobos. No olvidemos nuestro pasado como migrantes ni perdamos de vista los desafíos a los que nos estamos enfrentando como sociedad global. Es responsabilidad de todos preservar la paz social en nuestro territorio”, detalla el texto.

Mientras tanto, las protestas a favor de un mejor trato a los migrantes y en contra de su presencia se suceden cada fin de semana en Canarias, de por sí castigada por la pandemia.

Repatriaciones y derivaciones, remedios en que todos coinciden

Como adelantó DIARIO DE AVISOS, la reapertura de fronteras y, por consiguiente, la reactivación de las repatriaciones ya está en marcha con hasta cuatro vuelos semanales desde Canarias a África, una novedad desvelada desde el propio Ministerio de Migraciones durante una cumbre con las autoridades locales celebrada la semana pasada, a la espera de que, en estos días, comiencen a despegar los aviones rumbo a otros destinos como Mauritania y Senegal. En total, son 17.500 migrantes, aproximadamente, los que han abandonado Canarias en los últimos 16 meses, ya sea de vuelta a casa (la gran mayoría) o rumbo a la Península.

TE RECOMENDAMOS