economía

El pesimismo y la desesperación se apoderan de los empresarios canarios

El indicador de confianza elaborado por la Cámara de Comercio muestra la opinión desfavorable del 84% del sector
Con la tranquilidad que daba no tener que madrugar el lunes, los tinerfeños no se resistieron ayer a visitar el alumbrado navideño en La Laguna. FRAN PALLERO
Iluminación navideña en calles y plazas del centro de Santa Cruz. / SERGIO MÉNDEZ

El pesimismo se está apoderando de los empresarios canarios, porque no ven una salida a la actual crisis sanitaria y vislumbran un futuro incierto de cara a retomar su actividad normal, y, a pesar de que el último Indicador de Confianza Empresarial mostró un incremento del 0,9%, este aumento muestra un deterioro con respecto al anterior trimestre (un 8%). Así lo advirtieron ayer el presidente de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Santiago Sesé, y la directora general de la institución, Lola Pérez, durante la presentación del Indicador de Confianza Empresarial correspondiente al primer trimestre de este año.

El Indicador expone que el 84% de los encuestados del sector de transportes y hostelería emitieron una respuesta desfavorable de su situación actual, un porcentaje casi idéntico (85%) al de respuestas desfavorables sobre las expectativas futuras. El comercio representa el tercer sector más pesimista: el 57% de los encuestados de esta área reconoció una situación actual desfavorable, y un 60% vio un futuro igualmente negativo.

Tres sectores económicos que necesitan un plan de rescate, más allá de un “plan especial”, porque las consecuencias de estas posibles tendencias supondrían una crisis estructural de consecuencias socioeconómicas “irreversibles”, según el presidente de la Cámara de Comercio, Santiago Sesé.

La industria y la construcción han arrojado tendencias más o menos similares, tanto en la situación actual desfavorable (un 45% la industria, un 43% la construcción), como en expectativas (48% y 50%, respectivamente).
La tendencia global, así pues, se ha frenado desde el crecimiento del optimismo de un 8,2% en el cuarto trimestre del 2020 al presente 0,9% en este primer trimestre del 2021, un descenso al que han contribuido especialmente la hostelería, el turismo y el comercio.
Este porcentaje se aleja del comportamiento empresarial medio en España, cuyo optimismo aumentó un 3,6% durante el mismo periodo, lejos del País Vasco (7,9%) o la Comunidad Valenciana (7,6) y Madrid (7,4).
El informe ha detallado que las regiones con una economía más diversificada son las que más capacidad están demostrando para amortiguar el impacto de la pandemia, y que Canarias, condicionada por el “elevado peso” del turismo y la distancia, se sitúa entre las comunidades más afectadas por las restricciones de movilidad. Porque el periodo invernal es normalmente un “acicate” para estos sectores, según Sesé, pero en las actuales condiciones de pandemia por la COVID-19 se han desplomado tanto la campaña de Navidad y las rebajas posteriores, como la temporada alta de turismo.
Una caída que se explica esencialmente por la bajada de la demanda ante las restricciones sanitarias tanto en Europa como en las Islas y en el resto de España, que ha generado “muchas incertidumbres”, sobre todo en torno a la duración y el alcance de la crisis sanitaria, y, en particular, también de la tercera ola de contagios. De hecho, un 4% de los comercios mantuvo estable o mejoró su actividad durante la última campaña navideña, 32 puntos porcentuales menos que con respecto al año anterior. Las vacunaciones resultan la “máxima esperanza”.

TE PUEDE INTERESAR