crisis migratoria

Las Islas hallan cada vez más aliados para una política migratoria solidaria

El eurodiputado socialista Juan Fernando López Aguilar respalda en el DIARIO las exigencias de Canarias "ante la política española y, por supuesto, comunitaria". Se produce una segunda pelea en Las Raíces
Un grupo de personas se concentraba el pasado miércoles en el exterior del campamento provisional de Las Raíces, en La Laguna, para donar ropa y cargadores móviles a los migrantes | FRAN PALLERO

“Respaldo las exigencias de Canarias ante la política española y, por supuesto, comunitaria. No tiene por qué afrontar en solitario e indefinidamente la respuesta ante una emergencia migratoria masiva”. Con esta contundencia se expresaba ayer, en declaraciones a DIARIO DE AVISOS, el eurodiputado canario Juan Fernando López Aguilar, que en su condición de socialista y exministro con José Luis Rodríguez Zapatero no dudó en poner el grito en el cielo por la delicada situación que se vive en las Islas: entre los sueños frustrados de quienes lo arriesgaron todo por un futuro mejor y la pelota de la articulación de políticas migratorias que los ministerios del Interior y Migraciones parecen estar lanzando al tejado del Gobierno regional.

Una muestra de lo que está ocurriendo en el Archipiélago por el precario trato que denuncian recibir las personas que arriban a las Islas en embarcaciones irregulares es la tensión latente que se percibe en torno al campamento de Las Raíces, en La Laguna, donde hasta la fecha había reinado la calma con su más de medio millar de usuarios y que ya encadena dos incidentes violentos. En la noche del domingo al lunes, se produjo una nueva reyerta que se saldó con cinco detenidos y un herido leve, cuyos motivos se desconocen; en una pelea anterior había tenido que ser trasladado un vigilante por haber recibido un golpe al intentar mediar en la disputa, que, tal como relataron varios internos al DIARIO, se originó por problemas con la comida.

Y es que ya son cerca de 600 las personas hospedadas en el recurso provisional, cuyas carencias han sido reconocidas por la ONG que lo gestiona, Accem, si bien la última palabra la tienen el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones que dirige José Luis Escrivá, y el del Interior, del que es titular Fernando Grande-Marlaska. A los inmigrantes que en la actualidad ocupan las carpas instaladas en el antiguo acuartelamiento militar lagunero, de acuerdo con las previsiones del Ejecutivo central, se unirán 1.400 más. Una cifra que, según confesaron varios de los internos a este periódico, preocupa por la posible aparición de problemas de convivencia.

Paralelamente, la sociedad canaria se moviliza con el objetivo de mejorar la estancia de los inmigrantes en lo que consideran un lugar de paso, pues su intención es seguir a la Península o el continente europeo. La semana pasada, un grupo de personas se reunía en el exterior del campamento para coordinar acciones en favor de los usuarios, donándoles además ropa, mantas y cargadores de móviles. Un movimiento que aseguró nacer para quedarse; la crisis migratoria tiene visos de durar meses.

TE RECOMENDAMOS