sociedad

Pedro Martín: “Nos preocupa la apertura de un centro para inmigrantes en Las Raíces”

El viejo acuartelamiento, ya acondicionado, acogerá en breve a sus primeros ocupantes y se espera que llegue a albergar a unas 2.400 personas; el Cabildo quiere seguridad dentro y fuera
Las obras de acondicionamiento estuvieron paradas por falta de las oportunas licencias municipales. Fran Pallero

Si hasta ahora el epicentro de los problemas surgidos a cuenta de la nueva crisis migratoria en Canarias estaba en Arguineguín (Gran Canaria), La Laguna tiene todas las papeletas para tomar el relevo, dado que en breve se abrirán las puertas del viejo acuartelamiento de Las Raíces para acoger a unas 2.400 personas llegadas en pateras y cayucos.

Ello motivó ayer la celebración, a iniciativa del Ayuntamiento lagunero, de una cumbre entre todas las administraciones implicadas, tras la cual fue el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, quien reconoció que “la apertura del nuevo centro para inmigrantes nos preocupa. Primero por el elevado número de personas que se pretende albergar, y que entendemos que debería ser distribuido por otros lugares con traslados a la Península”.

Además, Martín desveló que, durante la cita de ayer, “hemos planteado también cómo van a ser los procesos de control de seguridad, no solo dentro, sino también fuera de las instalaciones” de Las Raíces.

“Entendemos que este no es un problema de La Laguna, ni siquiera de Tenerife por sí solo, sino que tenemos que buscar alternativas en Canarias, en todas las Islas, pero, especialmente, insisto, en derivaciones a la Península”, apostilló el político isorano.

A la cita, que contó con representación del Ministerio de Migraciones, acudieron desde el delegado del Gobierno (Anselmo Pestana) hasta los alcaldes de La Laguna, El Rosario, Tacoronte, Tegueste y Santa Cruz de Tenerife. Este último, José Manuel Bermúdez, criticó que más de 2.500 personas migrantes vayan a estar “en condiciones que ofrecen muchas dudas respecto a habitabilidad”.

TE PUEDE INTERESAR