santa cruz

Santa Cruz necesita casi 60 millones para paliar el impacto COVID en el empleo

El estudio encargado por la Sociedad de Desarrollo sobre la economía capitalina advierte del riesgo de cierre de empresas
El impacto de las denominadas medidas COVID en la economía de la ciudad ha sido analizado por la Sociedad de Desarrollo de Santa Cruz. Sergio Méndez

Con un desempleo que va camino de superar los 30.000 parados, el cierre de casi 300 empresas en el aciago 2020, más de 22.000 personas en ERTE y un 2021 preñado de incertidumbres, conocer el impacto económico que las medidas de prevención de la COVID han tenido y siguen teniendo sobre la capital, resulta fundamental para implementar soluciones. El informe que la Sociedad de Desarrollo encargó para conocer ese impacto, centrado especialmente en las restricciones más duras aplicadas en diciembre, dejan cifras mareantes como la de los casi 60 millones de euros que necesitaría Santa Cruz solo para paliar el impacto laboral en la capital frente al resto de la Isla.

Así, el informe, al que ha tenido acceso DIARIO DE AVISOS, fija esos casi 60 millones como la ficha financiera necesaria que vendría a frenar la pérdida de hasta 5.787 empleos, cifra que supondría superar los 30.000 desempleados. Cuando el análisis se realiza desde el punto de vista sectorial, como era de esperar, el comercio y la hostelería son los que resultan más afectados. Estos sectores necesitarían de, al menos, 19,8 millones para compensar el impacto COVID, y así paliar la pérdida de hasta 1.238 empleos, que es lo que estima el estudio puede conllevar la aplicación de las citadas restricciones.

Tal y como explica el concejal responsable de la Sociedad de Desarrollo, Alfonso Cabello, “el estudio encargado por el Ayuntamiento nos indica que la reducción generalizada de la actividad económica en las Islas conlleva un escenario de cierre de empresas, con el consiguiente aumento de la destrucción del empleo. De acuerdo con ello, por cada 10% de la estructura económica que se ve afectada en Canarias por la COVID, para Santa Cruz supondría el cierre del 25% de las empresas de Tenerife”. “La estimación de todas las cifras incluidas en el estudio -continuó- no se basa única y exclusivamente en la constatación de un hecho, sino en el nivel de compensaciones que hay que acometer. Si no se actúa con mayor celeridad, certeza y contundencia -a la vez que se incrementa la propia capacidad de gestión-, asistiremos a un ajuste social con diferentes intensidades sectoriales. Como consecuencia, se polarizarán situaciones en el ámbito del desempleo y la propia actividad productiva”.

Cabello urge una acción “coordinada” de los agentes económicos y sociales, para que la tasa de paro no se incremente. Para ello, asegura el edil, son claves dos directrices, que pasan por “la habilitación y la dinamización de la actividad productiva estructural y el sostenimiento de la demanda interna, con el fin de potenciar el consumo y activar así el ciclo inversión-consumo-empleo”.

Sin embargo, para el también edil de Fiestas, esto que apunta no se está dando ante lo que él denomina “falta de empeño y liderazgo” por parte del Gobierno de Canarias y del Cabildo. Las críticas de Cabello apuntan a la necesidad de que el Ejecutivo canario eleve la voz ante Madrid y exija lo que le corresponde a Canarias.

“Santa Cruz se dirige hacia una bolsa de 30.000 desempleados, con una espada de Damocles encima en forma de 22.000 trabajadores en ERTE, que podrían situar a nuestra capital en un estado de calamidad. Por mucho que hagamos en el Ayuntamiento, donde lo estamos poniendo todo, si no recibimos más apoyo por parte del Gobierno canario y el Cabildo, esto se va al garete”.

Igualmente, apunta que la paralización de la actividad no ha afectado por igual a todos los sectores: “El impacto directo sobre el turismo, la hostelería y la mayor parte del comercio ha provocado su paralización. Por consiguiente, el resto de los sectores han visto reducida su actividad, por la merma en la demanda de gran parte de sus productos o servicios. El turismo era su principal consumidor. Por todo ello, comparto el llamamiento desesperado de estos sectores (turismo, hostelería, comercio), igual que las pymes y autónomos, cuyo peso en la economía de Santa Cruz resulta mayoritario: sin un auténtico plan de ayudas directas no alcanzaremos el final del túnel”.

TE PUEDE INTERESAR