plano corto

Tomás Padrón, expresidente del Cabildo de El Hierro: “A Olarte le regalé un cuchillo para que se cuidara de las traiciones”

Se identifica con la serie de Movistar + ambientada en la Isla: “Es extraordinaria. Recuerdo esas vivencias. La repercusión ha sido enorme"
Tomás Padrón Hernández, expresidente del Cabildo de El Hierro. / DA
Tomás Padrón Hernández, expresidente del Cabildo de El Hierro. / DA

Es un faro de El Hierro. Tomás Padrón presidió el Cabildo de 1979 a 1991 y de 1995 a 2011. Fue diputado en el Parlamento de Canarias (1987-1995). Se jubiló de la política y de Unelco. 

-¿Cómo está El Hierro?
“Si nos remontamos a 1979, las mejoras son sustanciales”. 

Menos mal!
“No teníamos un hospital, había dos comunicaciones a la semana con Santa Cruz de Tenerife por barco…”. 

-Se hace camino al andar…
“Las carreteras eran en su gran mayoría de tierra”. 

-¿Los vuelos?
“Dos vuelos al día: uno por la mañana y otro por la tarde”. 

-¿La telefonía?
“No existía la telefonía móvil en aquellos tiempos”. 

-Había que pedir una conferencia, ¿no?
“Yo hacía cola en la centralita de Valverde para dar el parte eléctrico del día a Unelco”. 

-¿De qué se quejan hoy?
“Sigue habiendo carencias. Habría que ampliarse la cobertura sanitaria, por ejemplo”.  

-Los especialistas, las evacuaciones por helicóptero…
“Constantemente”. 

-Los precios de los combustibles están que arden…
“Efectivamente, la compañía que viene te carga los precios al máximo”. 

-¿Cómo se arregla eso?
“Entiendo que se podría crear una cooperativa insular de combustibles”. 

-¿Con qué socios?
“El Cabildo y los actuales trabajadores de las gasolineras”. 

-¿De qué manera surtiría efecto ese método?
“Obligaría a la distribuidora a colocarse en los niveles de precios normales del mercado”. 

-¿Los 11.000 habitantes y pico son suficientes para una isla como esta?
“De quince a veinte mil sería una población ideal”. 

-No más, ¿verdad?
“Ni de la noche a la mañana, en una avalancha”. 

-La masificación rompería los esquemas…
“¡Exactamente! Y complicaría la prestación de servicios”. 

-Desde la experiencia personal, ¿cómo transcurre un día cualquiera en el meridiano?
“Bueno, la vida del jubilado.  Trato de no apalancarme en la rutina, sino de adaptarla a mí”. 

-¿En qué consiste esa filosofía de vida?
“Me levanto bastante temprano, desayuno y me voy a caminar; una hora, hora y media”.

-¿Por dónde?
“Mi ruta es por la zona de El Pinito. Después me voy a una pequeña finca, donde planté unas higueras hace poco”. 

Oh! Higos…
“Te llena de ilusión ver cómo van evolucionando [los quince árboles]. Luego llegas a casa y te asomas a internet”. 

-La mañana, resuelta…
“El resto del día, con la familia, los amigos, la sociedad…”. 

-¿Cuál es la última ilusión?
“De vez en cuando voy a Tenerife a ver a mi nieta, de ocho meses”. 

-¿La exitosa serie original de Movistar +, atiborrada de elogios y premios, se ajusta a la realidad ambiental?
“Para mí, es extraordinaria”. 

Candela!
“La trama entorno a una juez en la isla está muy lograda”. 

-¿Se identifica?
“Esas vivencias de la serie las recuerdo de la larga etapa que estuve en el Cabildo”.   

-¿La transmisión paisajística ha contribuido a la promoción turística?
“La repercusión ha sido enorme. Se nota el interés por conocer la isla y los sitios donde se rodó la serie”.  

-El poder mediático…
“¡Una influencia tremenda!”. 

-¿Igual que la de Loyola de Palacio respecto al desarrollo de la energía renovable?
“La historia de la central hidroeléctrica comenzó en el 81”. 

-Mucho antes…
“Ni se pensaba”. 

Unelco activó la palanca…
“Buscaba abaratar los costos de producción”.  

-Una iniciativa no tan romántica como pragmática…
“El Cabildo tomó el testigo en el 83 y se inició el recorrido”. 

-Las instituciones competentes los mandaban a tomar viento fresco…
“Mucho dinero y un beneficio oscuro”. 

-Sin embargo, no se fundieron los plomos…
“El proyecto se mantuvo con tenacidad y constancia”. 

-Y tocaron el timbre de la Comisión Europea…
“Solicitamos una entrevista con Loyola de Palacio, vicepresidenta con atribuciones en Transportes y Energía”. 

-En Bruselas…
“Me acompañó en el viaje Adán Martín, presidente del Gobierno de Canarias”. 

-¿Se le encendieron los ojos cuando le expusieron la idea?
“Le pareció interesante, importante, y apostó fuerte”. 

-¿Aflojó la pasta?
“Aportó una cantidad para proseguir con los trabajos, no para la obra todavía”. 

-Se accionó el mecanismo…
“Las puertas que se nos habían cerrado se abrieron. Su aval fue trascendental”. 

-Cuando ella estaba a punto de irse, llegó Zapatero al Ejecutivo de España…
“Vino a El Hierro, lo comprometimos y hubo un dinero. El Gobierno de Canarias también contribuyó”. 

-Quedaron contentos…
“A Loyola la trajimos específicamente desde Bruselas, pasando por Tenerife”. 

-¿En qué situación está?
“Red Eléctrica le cogió el pulso y ha potenciado la penetración de la energía limpia”. 

-Dicho sea en broma: ¿compatibilizar las funciones en el Cabildo con las de delegado de una eléctrica no es enchufismo?
“Contaba con la autorización pertinente. La política era secundaria, lo cual me proporcionó independencia”. 

-¿Cómo observa la política desde el retiro?
“Los partidos prevalecen sobre las instituciones”.  

-¿Le duele el cisma en AHI?
“Como uno de los fundadores de Agrupación Herreña Independiente, me escuece”. 

-¿Las puñaladas en el Parlamento eran profundas?
“Yo le regalé un cuchillo de palo a Lorenzo Olarte”. 

-¿Con qué intención?
“Para que se cuidara de las traiciones. La AHI fue clave con Fernando Fernández”. 

-Se sometió a una moción de confianza, que perdió…
“Y apoyamos a Olarte”. 

TE RECOMENDAMOS