gastronomía

Beatriz Pitti: una coctelera tinerfeña entre los 10 mejores de España

La teguestera fue la única mujer en el 'top ten' de la 'Worldclass Competition' de 2018, y quedó entre las tres primeras en la 'Bacardi Legacy' de 2019. "Ahora está todo parado por la pandemia", pero su idea es presentarse a más competiciones
La coctelera tinerfeña Beatriz Pitti. DA
La coctelera tinerfeña Beatriz Pitti. DA

Beatriz Pitti tiene 28 años y es una de las mejores cocteleras de España. No esquiva ninguna pregunta, por incómoda que sea, y responde siempre con mesura. Hablamos de su carrera en este sector, de la irrupción de la mujer en él, del 8-M y de su pasado, presente y futuro. Es de Tegueste, como tantos otros jóvenes talentos que hoy sorprenden al mundo. “Lo que intento siempre es ser original en lo que hago”, afirma.

Barman, barmaid, bartender, cocktail innovator… ¿Usted qué es?
“Soy coctelera, porque aunque haga una bebida de autor, está todo inventado. Me baso en muchas ideas que me aportan otras personas. También hago de camarera, saco platos y friego la loza. En este negocio acabas ocupándote de todo un poco”.

-También estudió psicología. ¿Le da esto un plus de calidad a su trabajo?
“Sí. Sobre todo en la parte relacionada con trabajar de cara al público. En hostelería tienes que tener paciencia, una cierta empatía para conectar con el cliente y pensar en lo que le puede gustar más. Es una experiencia. Al final, una persona que puede salir una vez al mes quiere que la ocasión sea especial. Por eso es muy importante el buen trato que le demos. Hay veces que es mejor el trato que el trago que se toma. Luego está la otra parte, que es cuando tienes que lidiar con alguno o alguna que bebe de más”, dice Beatriz Pitti en tono de broma.

-Tras su paso por el Basque Culinary Center, donde se especializó en la materia, llegó a varias finales nacionales e incluso le dieron un premio.
“No gané ninguna, pero quedé entre los diez primeros en la final nacional de la Worldclass Competition de 2018, una de las competiciones más importantes del mundo. Estar entre los diez mejores fue para mí un gran logro. Ese mismo año me dieron en Guipúzcoa el premio de mejor coctelera. También estuve en otra competición muy importante, la Bacardi Legacy de 2019, donde quedé entre los tres mejores de España. Ahora está todo parado por la pandemia, pero mi idea es presentarme a más competiciones.

-Una coctelera tinerfeña entre los diez mejores de España. ¿Había más mujeres en el top ten?
“No, era la única. Eso me suele pasar bastante”.

-Entiendo que predomina la figura masculina en el sector.
“Es así. Hay más hombres cocteleros que mujeres, pero estamos en auge y venimos pisando fuerte, como digo yo. También le aseguro que nunca he tenido ningún problema por ser una mujer en un mundo de hombres, por así decirlo. No me he sentido ni discriminada ni desplazada; al contrario, he sido muy aceptada. Lo que ocurre es que este era antes un gremio en que la presencia femenina no era muy común”.

-Venimos del 8-M, probablemente el más polémico de los últimos años. ¿Qué opina usted?
“Entiendo la postura de la gente que estuvo en contra de las manifestaciones por el 8-M, porque nadie quiere una cuarta ola de la pandemia y hay gente que tiene negocios y no se puede permitir otro cierre. Lo que no me parece aceptable es que no ocurra lo mismo con otras manifestaciones. También le digo que el 8-M no tiene maldad y que todavía queda mucho camino por recorrer en los derechos de las mujeres”.

“Nunca he tenido problemas por ser una mujer en un gremio de hombres”

-La sociedad actual es como un cóctel fuerte…
“Es normal. En tiempos de crisis siempre surgen tensiones y hay muchas opiniones. Al menos eso es lo que veo por las redes sociales. A mí la verdad es que gestionar todo lo que está pasando me parece muy complicado, y no digo que se haya hecho bien o mal”.

-¿Existe un cóctel para cada estado de ánimo?
“Eso creo. Si estamos en un día alegre, nos suele gustar uno más tropical. Si estamos de bajón, nos apetece algo más fuerte, como el Old fashioned, que es un cóctel de whisky, angostura y azúcar”.

Beatriz Pitti en la World Class Competition.
Beatriz Pitti en la Worldclass Competition.

-Todavía no le he preguntado cuál es su cóctel favorito.
“El Pisco Sour. Lleva pisco, zumo de limón, azúcar y clara de huevo. Es un cóctel peruano y a mí me encanta.

-¿Qué hay de Beatriz Pitti en cada una de sus mezclas?
“Lo que intento, porque a veces no se consigue, es ser original. Me gusta darle un toque diferente a cada cóctel que hago, aunque utilice productos sencillos. Siempre intento sorprender, que el cliente diga: ‘¡Guau! qué sorpresa'”. Últimamente preparo uno con espirulina, que es un alga que se suele comprar en los herbolarios y que le da un sabor a mar bastante especial. Al final, se trata de buscar algún elemento que destaque y te permita conectar con la persona que se está bebiendo el cóctel”.

-¿Cuesta mucho sacar al cliente del gin-tonic, el vino y el ron?
“Depende del sitio en el que estés trabajando. Cuando yo trabajaba en ‘La Chachi’, que es un restaurante de Santa Cruz, la gente no iba a beber sino a vivir una experiencia gastronómica. En entornos como ese la gente está más abierta a acompañar la comida con un cóctel. Si estás en una discoteca o en un local de copas seguramente cueste más”.

“Hay mucho nivel en Canarias y el sector se está levantando”

-¿Le falta visibilidad a su sector?
“Un poco sí. Creo que en Canarias hay mucho nivel y que el sector se está levantando. Pero claro, he estado fuera y noto que aquí todavía falta ese punto de visibilidad”.

-¿Cómo le fue a usted en el confinamiento?
“Esos meses que estuve en casa seguí en contacto con otros cocteleros, hicimos charlas online y yo la verdad es que aprendí mucho. Luego me volví a incorporar a ‘La Chachi’ pero por temas de trabajo no pude seguir. Tuve la suerte de encontrar otro empleo enseguida en el Dilema Café, en La Laguna, un sitio increíble. Me siento afortunada de no haber tenido que dejar de trabajar tal y como están las cosas”.

-¿Qué objetivo tiene a largo plazo?
“Seguir formándome y emprender. Me gustaría tener algo propio y poder crear una marca. A ver si es posible”.

TE RECOMENDAMOS