cultura

Ida Susal: “Mis canciones son estornudos del alma”

La cantautora protagoniza el próximo jueves (20.00 horas) en el Teatro Leal la nueva entrega del ciclo 'Efecto Laguna'
Ida Susal actúa el 18 de marzo en el Teatro Leal de La Laguna. / DA

Ida Susal será la protagonista este mes de marzo del ciclo Efecto Laguna, en el que será el tercer concierto de este proyecto musical en 2021. La actuación, que se llevará a cabo en la Sala de Cámara del Teatro Leal a partir de las 20.00 horas, tendrá lugar el jueves de la próxima semana, 18 de marzo. Ida Susal es el proyecto musical que Julia Botanz Guimerá desarrolla desde mayo de 2010, acompañándose de diferentes músicos y formaciones desde su primer concierto. Las canciones son todas de composición propia y tienen trazos de estilos  musicales muy diferentes, que ilustran las emociones más variopintas que un día desbordan. Esto da lugar a un repertorio muy variado e intenso que  asegura mestizaje, sentimientos y ritmo. Así presenta la propia protagonista el concierto del próximo jueves.

-¿Qué ofrecerá en su próximo concierto en el Leal?
“Será una cita especial. Me apetece mucho este concierto. Tendré un reportorio muy variado, con canciones antiguas que ya no suelo cantar en directo y también temas nuevos. Una de las canciones antiguas se debe a que se subirá al escenario la que fue mi primera compañera musical, Tata Díaz. Como contrapunto, también tendrá lugar algún estreno de una obra que aún no se ha escuchado en público. Para esta canción nueva también contaré con una colaboración muy especial, ni más ni menos que mi madre, que será la primera vez que se suba a un escenario de Ida Susal. También en este concierto vamos a grabar en vídeo durante un tema que me gustaría que cantara el público. Estos días anunciaré esa canción en redes sociales. La idea es que después esa grabación pueda ser incluida en el tercer disco de Ida Susal. Además, les voy a contar cosas muy especiales en este concierto”.

-¿Cuál ha sido la evolución de Ida Susal como artista desde sus inicios?
“Ha sido absoluta. Creo que se puede decir que yo no empecé a cantar hasta que tuve 25 años. En mis inicios tenía una voz muy temblona, una voz que se desconocía porque me había criado con la idea de que yo no podía cantar. En mi familia todas las generaciones eran cantantes y yo no cantaba. Desde que empecé a cantar la evolución ha sido total y ya vamos a por el tercer disco. Ha evolucionado la voz, el conocimiento musical, la presencia escénica, la calidad de los discos… Cada concierto siento que voy mejorando”.

-Desde el punto de vista de la artista, ¿cómo ha vivido toda esta temporada de pandemia?
“Soy artista gráfica y también música, y es en este último aspecto donde todos y todas hemos sufrido un batacazo. Yo me he salvado económicamente gracias a la disciplina gráfica, donde me ha entrado nuevo trabajo. En el sector servicios quizás hay un nuevo filón. Ahora todos los materiales necesitan adaptarse al mundo audiovisual. En la música, muchos compañeros han sufrido un colapso total. Yo, por ejemplo, antes de la pandemia tenía una media de tres o cuatro conciertos al mes potentes y desde la pandemia solo he tenido tres, y dos de ellos han sido online. Como música, una experiencia fatal. Mi vertiente como artista gráfica me ha salvado la vida”.

-¿Cuál es el proceso de composición de sus canciones?
“Diría que son como estornudos del alma, algo muy impulsivo, una respuesta incontrolable. A veces son estornudos, a veces son carcajadas o llantos. Es algo que me sale de golpe, como una expresión incontrolable y muy natural. La melodía y la letra casi siempre salen de un tirón. Ya los arreglos sí tienen su trabajo posterior. Por eso es un proceso muy liberador para mí”.

-¿Cómo es para usted un concierto perfecto?
“Soy una persona muy optimista y muchas veces me puedo ir con una satisfacción total de un concierto sin llegar a sentir que todos los condicionantes han salido perfectos, porque en realidad hay muchos aspectos que se han de tener en cuenta: aforo, sonido, sala, calidez, remuneración… Una cosa que sí es muy importante es la parte técnica, que el sonido sea bueno tanto para fuera como para los músicos encima del escenario”.

TE PUEDE INTERESAR