sanidad

José Airam Díaz, tinerfeño trasplantado renal 3.000 del HUC: “Me ha cambiado la vida”

El tacorontero, de 33 años, reconoció que le dijeron que “le había tocado la lotería”, y ahora está “como nuevo”, tanto es así que la pasada semana fue a la huerta a “plantar papas”
José Airam Díaz, trasplantado renal 3.000 del HUC. F.Pallero

El Hospital Universitario de Canarias (HUC) superó en 2020 la cifra de 3.000 trasplantes renales, desde que realizara hace 40 años el primero, en febrero de 1981, también el primero en Canarias. José Airam Díaz, receptor del riñón, recordó que cuando le llamaron desde el HUC le dijeron “que le había tocado la lotería”.

El tacorontero, de 33 años, reconoció que “me ha cambiado la vida. No esperaba estar aquí. Estoy como nuevo”. De hecho, la semana pasada fue a la huerta y “planté un saco y medio de papas”, celebró.

El consejero de Sanidad, Blas Trujillo; la gerente en funciones, Sagrario Bustabad; el jefe de Nefrología, Armando Torres; el jefe de Urología, Tomás Concepción, y representantes de los equipos que intervienen en los trasplantes acompañaron a José Airam Díaz en la rueda de prensa.

El tacorontero, tras una semana sin diálisis y dos semanas después de que le colocaran el catéter, recibió la llamada del propio Hospital el 25, día de Santa Catalina, copatrona de su municipio. Fue el 26 de noviembre cuando se realizó el trasplante renal 3.000. El año 2020 finalizó con 76 pacientes intervenidos, de los que tres fueron entre donantes vivos y otros tres renopáncreas, para un acumulado de 3.013 trasplantes renales. En lo que llevamos de 2021, ya va por 3.030, de los que 118 han sido trasplantes renopancreáticos y 110 intervenciones renales entre vivos.

Todos los presentes elogiaron la “generosidad y solidaridad” de los donantes y sus familias, sin los que los trasplantes serían imposibles. El propio José Airam Díaz recordó que “la donación ha salvado muchas vidas”.

El jefe de Nefrología del HUC, Armando Torres, “testigo presencial” de estos 40 años, destacó el cambio durante la década de los 80 en los inmunosupresores, que redujeron la tasa de rechazo agudo del 50% al actual 10%. Un cambio “importante” que permitió otros trasplantes, como el hepático, y al que se incorporaron nuevos trasplantes de donantes fallecidos, o los simultáneos de riñón y páncreas, así como donaciones entre parejas o parientes, o entre grupos sanguíneos incompatibles.

Mientras, el jefe de Urología, Tomás Concepción, incidió en la importancia de la “medicina personalizada” y el cambio que supondrá la incorporación de la cirugía robótica a los trasplantes.

“Demuestra un esfuerzo y una generosidad extraordinarios”

El consejero de Sanidad, Blas Trujillo, recordó que los trasplantes se incrementaron el 7% en 2020, pese a ser un año pandémico, un éxito que demuestra “un esfuerzo y una generosidad extraordinarios”. En 2019 habían 3.375 pacientes en tratamiento renal sustitutivo, el 46,5% con un trasplante funcionante, de los que 998 lo recibieron en el HUC.

TE RECOMENDAMOS