nutrición y cocina

La mejor forma de cuidar tu piel no es usando cosméticos

Con la primavera mejoran las temperaturas y salimos en busca de los primeros rayos de sol. Por eso tenemos que elegir alimentos ricos en agua que hidraten la piel y que sean ricos en antioxidantes y en grasas saludables

El uso de cremas y de tratamientos cosméticos ayuda a mantener una piel bonita, pero si buscas una piel realmente tersa, hidratada y brillante tienes que cuidarla desde dentro, porque tus hábitos de alimentación se reflejan en tu aspecto. 

Con la primavera mejoran las temperaturas y salimos en busca de los primeros rayos de sol. Por eso tenemos que elegir alimentos ricos en agua que hidraten la piel y que sean ricos en antioxidantes y en grasas saludables para que nos ayuden a mantener la piel elástica, saludable y luminosa. Algunos de los mejores alimentos para cuidar la piel son:

** El aceite de oliva y el aguacate son dos alimentos muy ricos en ácidos grasos monoinsaturados y vitamina E, por lo que ayudan a hidratar y a nutrir la piel y el pelo. Protegen a las células frente a los radicales libres y al estrés oxidativo, muy abundantes en las pieles deshidratadas. De hecho, el aceite de oliva se ha utilizado siempre como mascarilla hidratante para el pelo, las manos o la cara, además de ser uno de los alimentos más representativos y utilizados en nuestra dieta mediterránea, tanto para cocinar como para aliñar. El mejor que puedes comprar es el virgen extra, obtenido de forma natural y que no ha sido refinado, preservando así intactas sus propiedades. 

** La zanahoria, es una de las verduras que más asociamos al cuidado de la piel y del bronceado en verano. Su betacaroteno, un precursor de la vitamina A, tiene propiedades fotoprotectoras y además ayuda a reducir la flaccidez y las arrugas de la piel. Antes de ponerte a tomar el sol prueba a tomar zanahoria en palitos ‘dipeando’ o en zumo, te ayudará a conseguir un bronceado más uniforme y duradero. Eso sí, la zanahoria no sustituirá a un buen protector solar.  

** Los frutos rojos como las fresas, las frambuesas y los arándanos son ricos en antioxidantes, vitamina C y flavonoides. Estos últimos evitan la destrucción celular y por tanto el envejecimiento prematuro de la piel. En general, los frutos rojos reparan los daños cotidianos a los que se ve sometida la piel porque sus antioxidantes son un auténtico superpoder antiedad. Y como la naturaleza es sabia en las estaciones calurosas nos ofrece estas frutas que son ricas en agua, para hidratarnos y ayudarnos a eliminar toxinas. Por último, su vitamina C ayuda en el metabolismo del colágeno, una proteína necesaria para conservar la firmeza y elasticidad de la piel.

** Los cítricos son también muy ricos en vitamina C, uno de los más potentes antioxidantes que interviene en la formación del colágeno y la elastina, necesarios para la firmeza y la elasticidad de la piel. También ayudan en el tratamiento de quemaduras solares porque la vitamina C acelera la cicatrización. La naranja, la mandarina, el limón, la lima o el pomelo tienen también efecto diurético, depuran y evitan la retención de líquidos.

Aprovecha que ahora en tu supermercado puedes encontrar de temporada estas frutas para ayudar a cuidar tu piel. Yo las compro en Lidl Canarias porque así me aseguro que son producidas localmente.

Son consejos de la nutricionista María Alcázar García como parte de una iniciativa de Diario de Avisos y supermercados Lidl en Canarias para mejorar los hábitos alimenticios de los canarios.