política

Los fondos europeos abren un debate en el Pacto de Progreso 

Los socios del cuatripartito evidenciaron ayer algunas diferencias sobre las ayudas al turismo y la participación de las comunidades
Imagen del Pleno de ayer en el Parlamento de Canarias. Fran Pallero

Fue un debate de guante blanco, como se hablan los socios que todavía tienen ganas de cuidarse. Ya saben ustedes que el reproche es la tumba del amor. Pero los miembros del Pacto de Progreso evidenciaron ayer algunas diferencias sobre el uso de los 70.000 millones de euros del Mecanismo de Resiliencia Europeo con el que el Gobierno central pretende transformar la economía española.

“Compartimos las orientaciones generales del Mecanismo”, aseguraban ayer el vicepresidente Román Rodríguez, su compañera de Nueva Canarias, la diputada Esther González. y la portavoz de la Agrupación Socialista Gomera, Melodie Mendoza. Pero echaban en falta “mayor participación de la comunidades autónomas” en la definición de los proyectos,  a pesar de que van a gestionar un 40% de los fondos. Y pedían una mayor inversión en el sector turístico: el ‘Plan de modernización y competitividad’ de esta actividad incluido en el programa que el Ejecutivo central mandará esta semana a Bruselas  se llevará 3.400 millones de euros. Un 4,9% del total, pero el turismo supone, en circunstancias normales, un 35% del PIB canario.

Rodríguez aspira a un plan más “territorializado”, con atención a las especificidades de las comunidades.  Una demanda que hizo también el portavoz de CC, José Miguel Barragán, que habló de falta de “concreción” del Ejecutivo central y recordó que el pasado octubre ya preguntó sobre las líneas en las que estaban trabajando las Consejerías para futuros  proyectos.

El socialista Iñaki Lavandera, sin embargo, hizo una defensa encendida del plan del Estado, para el cual, el Ejecutivo central ya ha adelantado 17.000 millones de euros.  Y auguró que esa participación de las comunidades se afianzará en en la conferencia sectorial que se ha establecido para la gobernanza de los fondos, a la que se ha añadido también la Federación de Municipios y Provincias. Según Lavandera, las inversiones en educación, sanidad, movilidad sostenible, reutilización del agua, tratamiento de residuos o digitalización “también son turismo”.  Fuentes socialistas consideran que el verdadero “plan de rescate” del turismo va a ser “la gran llegada de  personas” que se va a producir cuando se complete la vacunación en Europa. Consideran que el sector ha ganado competitividad como lugar seguro, cercano y con una buena sanidad. Y piensan que los fondos europeos están destinados a un cambio  de modelo ambicioso. “Eso, en Canarias, se proyectará en el turismo, porque aquí todo es turismo. Pero es parte de una transformación más profunda”.   Rodríguez también anunció que el Gobierno español quiere que los 70.000 millones se gasten en tres años y no en seis, como permite la U.E. Pero no se le veía nada convencido.

El turismo es, por ahora, nuestro maná celestial,  y todo el mundo está como loco por que se active. Nos va la vida en ello. El año pasado, según la portavoz del PP,  Australia Navarro, el sector  perdió 11.000  millones, y la ministra de Turismo, Reyes Maroto, prometió un plan de rescate que no ha llegado. Navarro lo explicó con un tono mucho menos hiperbólico de lo habitual. Y le vino bien, porque sonaba bastante más creíble. Lo último que ha presentado  Maroto fue la Estrategia de Sostenibilidad turística, hace unos días, en Lanzarote. 1.840 millones en tres años que forman parte de los 3.400  del Mecanismo de Resiliencia. Todo esto, al diputado de Cs Ricardo Fernández de la Puente, le parece   “un titular propagandístico vacío y sin relevancia”, como le dijo a la consejera de Turismo, Yaiza Castilla, que le contestó con algo que llevaba escrito sin demasiado entusiasmo, para evidente disgusto del diputado de la Puente.

“Cuando la propaganda supera a la gestión”, le decía desde CC Pablo Rodríguez al presidente Ángel Víctor Torres sobre los anuncios de Maroto. Rodríguez afirmó que tampoco se ha aprovechado el parón, como se dijo, para regenerar espacios urbanos y hacer el destino más competitivo. Ni se han dado incentivos para renovar la planta hotelera. Una afirmación que rebatió Torres: una parte de los 1.144 millones que Canarias recibirá en ayudas del Estado se utilizarán para este tipo de rehabilitaciones. “Y si a eso lo llama propaganda, ¿como llama a que el paro se mantuviera en el 20% cuando había 17 millones de turistas”, le dijo. Touché. Lo del pasado cercano, todavía, pesa demasiado. Aunque ayer, Rodríguez no hizo una mala intervención.    

Por cierto, Canarias firmará “en horas o días” el convenio con el Estado para las ayudas de esos 1.144 millones. Luego tendrá que hacerse un decreto para que lleguen cuanto antes, le explicaba ayer Torres a la diputada de Cs Vidina Espino, que le exigía ayudas a las pymes  “con diligencia y eficacia y no con esta pachorra”. Torres la acusó de “hacer demagogia”. También hubo ayer tiempo para hablar de los controles que habrán de permanecer si el estado de alarma decae en España el 9 de mayo. Según Torres, habrá que evitar las concentraciones de personas y mantener los controles en puertos y aeropuertos.

Torres no habló  de migraciones. Pero sí lo hizo el consejero de Administraciones Públicas, Julio Pérez, que recordó a los 17 muertos fallecidos en el cayuco que fue localizado hace dos días a más de 300 kilómetros de la isla de El Hierro, con solo tres supervivientes. El presidente del PNC, Juan Manuel García Ramos le preguntó a Pérez por su opinión sobre el reciente informe de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado. que critica el modelo migratorio que el Estado está poniendo en práctica en Canarias, con grandes macrocampamentos, y dificultando la salida de los migrantes. En lo esencial, según el consejero, estaba de acuerdo. Aunque echaba en falta que CEAR señalara con más intensidad la responsabilidad de la UE en las políticas migratorias, como bien señala el Tratado de la Unión. Y afirmó que quizá sería conveniente que la UE estableciera un sistema de patrullaje marítimo, igual que ha hecho en el océano Índico contra la piratería, pues “algo habrá que hacer” respecto al control migratorio.

Llegaba Pérez con el éxito en el bolsillo de haber alcanzado un preacuerdo con los sindicatos para estabilizar a empleados públicos temporales en Canarias. Es un tema de gran complejidad, y ayer no paró de nombrarse a María Emilia Casas,  presidenta del Tribunal Constitucional entre 2004 y 2011, que ha defendido en un informe que esa estabilización es jurídicamente viable con ciertas reformas legislativas en una situación excepcional como la actual, con elevadísimos índices de temporalidad en las administraciones. Pérez se congratuló del “alivio” que puedan algunos trabajadores que llevan años encadenando contratos, aunque aún quedan por definir varios aspectos. No le gustó a Pérez que Socorro Beato le dijera que se alegraba “profundamente” de que el Gobierno autónomo hubiera dado “un giro” respecto a su posición anterior, más dubitativa sobre esta posibilidad si no había una reforma de la ley estatal.  De hecho, le dijo que tampoco creía del todo que eso fuera un giro.

 Donde sí lo va a haber es en la educación infantil de 0-3 años, según la consejera de Educación, Manuela Armas. Canarias ha presentado proyectos  por valor de 146 millones de euros para adaptar con fondos europeos viejas infraestructuras educativas en desuso para esa franja de edad y superar el déficit de plazas que hay en esta edad. Solo un 8,9% en Canarias frente al 30% estatal.  

TE RECOMENDAMOS