Liga Canaria Esports Hiperdino

Esports: una oportunidad con base jurídica

Los esports han venido para quedarse, eso es una realidad. Cada día son más los agentes intervinientes,  tanto  personas  físicas  como  jurídicas,  que  actúan  en  la industria de los deportes electrónicos en calidad de jugadores, entrenadores, analistas o streamers, así como clubes y equipos, organizaciones de competición, asociaciones, etc. La pandemia del COVID-19 ha puesto […]

Los esports han venido para quedarse, eso es una realidad. Cada día son más los agentes intervinientes,  tanto  personas  físicas  como  jurídicas,  que  actúan  en  la industria de los deportes electrónicos en calidad de jugadores, entrenadores, analistas o streamers, así como clubes y equipos, organizaciones de competición, asociaciones, etc.

La pandemia del COVID-19 ha puesto de manifiesto, de cara al público general, el potencial de este sector como entretenimiento audiovisual de masas: no solo de los esports, sino del gaming en general. Los consumidores de esta industria, gamers, o incluso hablando en términos generalistas, los espectadores, no solo quieren ver competiciones de alto nivel en las que equipos internacionales se vean las caras, sino que también quieren disfrutar del entretenimiento que les proporciona ver a otra persona cualquiera con la que se divierte, conversa e interactúa, y que además comparte afición.

Por Jorge Ayra Gorrín, de Sirvent & Granados Abogados
Jorge Ayra Gorrín, de Sirvent & Granados Abogados

Esta gran visibilidad es sólo uno de los pocos nichos de mercado que las empresas, con independencia de que estén estrechamente ligadas al sector tecnológico o no, deberían aprovechar. Con el acompañamiento y el enfoque adecuado, desarrollar productos y servicios específicos para consumidores de la industria gamer, o simplemente vincularse al sector haciendo acto de presencia y patrocinando a un club puede atraer a potenciales clientes. La clave está en determinar y definir adecuadamente el marco de las relaciones jurídicas que se establezcan entre los diferentes agentes.

Así, desde el punto de vista de la seguridad jurídica, no debemos ser reacios ante la aparición de un nuevo sector emergente. Nuestro ordenamiento jurídico posee los suficientes   mecanismos   como   para   suplir   las   posibles   carencias   normativas específicas que este nuevo ecosistema digital pueda evidenciar. Incluso hay quien defiende, probablemente de forma acertada, que las relaciones jurídicas generadas en los esports deben recibir el mismo tratamiento que las generadas en el seno del Derecho deportivo.

En Canarias, existen interesantes proyectos desde todas las perspectivas. Sin duda, la Liga  Canaria  Hiperdino  Esports es un referente que ha avivado enormemente el interés de empresas que, a raíz de este proyecto, han puesto el sector en su lista de posibles inversiones. No obstante, este sector ha crecido desde, por y para la comunidad de usuarios. El sector esports y gaming se debe a su público, y es desde abajo donde surgieron los proyectos que, a día de hoy, son referentes nacionales e internacionales. Es por ello que, quien quiera conocer sobre las posibilidades económicas que ofrece el sector, debe levantar la mirada y, con una visión de 360 grados, observar el amplio abanico de vías e integrantes que alimentan y componen el ecosistema de los esports.

No cabe duda de que, en poco tiempo, no será necesario escribir esports en cursiva.

Por Jorge Ayra Gorrín
Sirvent & Granados Abogados