el jardín

Irene, la joven del tractor que ‘arrasa’ en Twitter: “La gente me mira como si fuera un ovni”

La imagen acumula miles de interacciones entre 'likes', 'retuits' y comentarios de otros usuarios; esta es la historia que hay detrás
Irene en su tractor. Twitter (@irenenonay)

No, subirse a un tractor no es cosa de hombres. Lo confirma Irene (@irenenonay), que compagina su trabajo en una farmacia con los almendros y otros cultivos. En los últimos días se ha hecho viral en Twitter al compartir una fotografía que acompañó con una graciosa anécdota con unas señoras que suelen pasear por la zona donde ella tiene los cultivos, en la Ribera de Navarra. “Es verdad que no es muy normal ver a una chica montada en un tractor, aunque cada vez somos más”, apunta la joven, de 28 años de edad, en una entrevista con DIARIO DE AVISOS.

La imagen -la pueden ver en el tuit- acumula miles de interacciones entre likes, retuits y comentarios de otros usuarios, y la historia que esconde es la siguiente: “El otro día me cogieron (las señoras) por banda y me preguntaron si era la chica que lleva el tractor. Les dije que sí y se alegraron, les pareció muy bien”, relata Irene, algo que evidentemente no tiene nada de raro. Sin embargo, la joven navarra añade que “a veces, cuando voy en el tractor, la gente se queda mirándome como si fuese un ovni”, indica mientras se ríe.

Irene confiesa que no esperaba la repercusión que ha tenido el tuit porque, en realidad, “para mí es algo normal”, aunque entiende que le sorprenda a algunas personas. “En mi casa siempre nos han enseñado que las chicas y los chicos hacemos las mismas cosas; pero, sí, ha tenido más repercusión de la esperada”.

Cuando le preguntamos qué le motivo para dedicarse a la agricultura, ella responde que la pasión le viene de familia. “Siempre he vivido en un pueblo y he estado muy unida al campo, no es una cosa que haya surgido de repente; mi abuelo siempre tuvo cultivos”. No obstante, quiere dejar claro que sigue haciendo horas en la farmacia, donde todavía cubre algunas guardias y trabaja cuando le toca en los fines de semana.

El papel de Irene en las redes sociales es más bien divulgativo, sobre todo para los jóvenes, ya que tiene la percepción de que hay muy pocos en el sector; es decir, de que “no ha habido un relevo generacional”. Asimismo, intenta transmitir el laborioso proceso que hay detrás de un alimento, “desde que un agricultor lo está produciendo hasta que llega a la estantería de un supermercado”.

TE RECOMENDAMOS