economía

La patronal advierte de que se está arruinando al sector turístico

El presidente de Cehat asegura que los cambios en las condiciones de la prórroga de los ERTE, que propone el Gobierno, provocaría concursos de acreedores y sería el “desastre”
Imagen de unas camareras de piso en un establecimiento hotelero.

El presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Jorge Marichal, advirtió ayer de que los cambios en las condiciones de la prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), donde se aprueba una exoneración alta y decreciente para los trabajadores rescatados, arruinará “aún más” a la gran mayoría de empresas turísticas. En un comunicado, el también presidente de Ashotel calificó de “frustrante” el hecho de que se vuelva a estar otra vez “al borde del abismo” por la misma cuestión que “ya se ha sufrido en varias ocasiones anteriores”.


“Estamos de nuevo inmersos en una negociación sobre las condiciones en que deben prorrogarse los ERTE, después de que el Gobierno de España manifestase a diestro y siniestro que lo iba a hacer sin ninguna duda”. Marichal aseguró que la movilidad internacional no está aún repuesta, la cepa india ha hecho que Alemania cierre las fronteras a los británicos, que son sus principales clientes y que aún no tienen semáforo verde para venir de vacaciones a España.


Además, el presidente de la patronal planteó un escenario no muy alentador, ya que “los pliegos del Imserso no están listos aún, no hay información sobre los bonos turísticos, el certificado verde sanitario estará a partir del 1 de julio, se acaban las carencias hipotecarias, la liquidez es inexistente, se devuelven los ICO y las ayudas aún están sin ejecutar en la gran mayoría de los casos”.


La regulación actual de los ERTE ligados a la COVID finaliza el 31 de este mes, por lo que si la prórroga hasta septiembre tiene que pasar por el Consejo de Ministros ordinario, que se celebra los martes, es decir, hoy, el acuerdo debería estar cerrado en las próximas horas. Los escollos para conseguirlo se centran en la propuesta que puso sobre la mesa el Ministerio de José Luis Escrivá para reducir la cuantía de las exoneraciones a la Seguridad Social en el caso de los trabajadores que se mantienen en el ERTE y aumentarlas para los que vuelven a la actividad.


La propuesta no ha gustado a los agentes sociales, que siguen sin llegar a un acuerdo. Hasta la propia ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha asegurado que lo que funciona “no debe cambiarse”. Escrivá señaló hace unas semanas que, aunque en la nueva prórroga se mantendrá el marco general vigente de los ERTE, desde el Gobierno se quiere “poner énfasis” en los incentivos a la reactivación de los trabajadores, como se hizo en verano.

TE RECOMENDAMOS