sociedad

Miguel Concepción: “Me falta cosechar más éxito en el fútbol, como lo he conseguido con el mejor vino de Canarias”

Miguel Concepción, presidente del CD Tenerife, constructor y bodeguero, nos habla de su vino tino Finca Parque Los Olivos, que elabora en Arico, y que ha sido distinguido como Mejor Vino de Canarias 2021.

Miguel Concepción llega puntual a su cita con DIARIO DE AVISOS. Son las 10 de la mañana y se empieza a notar el calor en su Finca Parque Los Olivos, muy próxima a Arico el Viejo, y a la que se accede a través de las instalaciones de Traysesa. La finca está situada en una hondonada, invisible desde la carretera, pero muy bien cuidada, no solo los viñedos, sino también los olivares, las frutas tropicales, las plataneras, etcétera. El premio a su vino tinto como Mejor Vino de Canarias en el Concurso Agrocanarias 2021 “le ha llenado de alegría, de orgullo, de todo” y se le ve con ganas de recorrer la finca para posar en los viñedos y luego entrar en la bodega, donde se elabora el vino con tonelería de roble francés, y en una galería, con buena temperatura y humedad, donde reposan hasta que son descorchados. Sorprende que el mejor vino de Agrocanarias sea un gran desconocido para el público. Sin embargo, hasta ahora ha sido un privilegio que han disfrutado el propio Miguel Concepción, su familia, sus amigos y aquellos que lo han recibido como regalo. Ahora Concepción lo pondrá a la venta en establecimientos especializados una vez que le pegue el sello que avala la distinción.

-¿Cuánto tiempo lleva elaborando este vino?

“Esos viñedos de Arico los tengo alrededor de hace 25 años, pero haciendo vino llevo más. Yo empecé con mi padre en la zona de Los Canarios y Los Quemados y en Fuencaliente, donde tenemos una finca de viñedos, así que desde los 14 años yo ya estaba metido en esos menesteres. Así que llevo muchos años. Para mí no es, nunca lo ha sido, un negocio, pero sí una actividad que a mí me encanta. Los viñedos y la agricultura en general”.

-¿La bodega premiada elabora sólo vinos tintos?

“No. Tengo vino tinto, vino blanco y hago también malvasía, pero con este último no llegamos a tiempo del concurso de Agrocanarias y estamos a punto de envasarlo así que igual lo presentamos el año que viene”.

-¿Quien es el enólogo de la Finca Parque Los Olivos?

“Contamos con Pedro Sánchez, un enólogo de Tacoronte que tiene un currículo importante en temas de vinos y estuvo trabajando un tiempo en bodegas en Francia. Es una persona que coge la viña desde la poda hasta el racimo, que vigila la madurez, el estado de azúcares de la uva y hace todo el proceso con mucho rigor y de forma artesanal porque es una finca pequeña, pero sí te puedo decir que utilizamos todos los medios que puede usar una gran bodega, lo que pasa es que lo hacemos a pequeña escala. Para que te hagas una idea tenemos 1.500 kilos de uva blanca, 1.500 de uva tinta y alrededor de 500 de malvasía, pero este último no lo cosecho en Arico, lo traigo de una cepa que recuperé del año 1.600 de Llanos Negros, en Fuencaliente. Lo sembré abajo en la costa y estuve esperando diez años a que me diera y eso que me dijeron que a los cuatro años empezaba a producir. Estuve a punto de arrancar la vid porque es una zona de primera calidad de plataneras”.

-En Fuencaliente la finca está cerca del mar…

“Sí, la tengo cerca del mar. Estoy aproximadamente a 100 metros del mar y la tengo sembrada en parral bajo porque así tiene contacto con el calor de la tierra. Y otro trabajo que tengo que hacer cuando la uva empieza a granar y empieza a tener los primeros grados de azúcar es envolverla con una malla transpirable porque los bichos, las avispas, van en busca de los azúcares y de no hacerlo me quedaría sin nada. Así que la forro, le hago un seguimiento hasta que tiene los 18 grados de azúcar y entonces la recojo, la meto en un furgón refrigerado y la traigo al día siguiente y ya la prenso, lo que me permite estar dado de alta como vino Denominación de Origen Islas Canarias y trasladar la uva desde Fuencaliente hasta Arico donde elaboro el vino”.

-¿Qué variedades cultiva en su isla natal?

“En La Palma tengo la malvasía y una pequeña multivarietal, con listán blanco, negramoll, listán negro…pero esa la llevo a la cooperativa de Fuencaliente”.

-¿Por qué no comercializa el vino?

“Tengo bodega propia y totalmente legalizada. Es una de las primeras bodegas que se legalizó como DOP Islas Canarias. Desde hace unos tres años tenemos la certificación ecológica, porque lo que busco es la máxima calidad, no lo enfoco a nivel comercial porque lo que me cuesta hacer un litro de aceite o un litro de vino en una finca pequeñita no es rentable. Lo tengo para mí, para los amigos…”.

-¿También envasa el aceite?

“El aceite no lo he presentado a concurso todavía, aunque sí lo tengo analizado como un aceite por debajo del 2% de acidez, lo cual es una exquisitez”.

-¿El vino premiado con qué uvas se elabora y cómo surge hacer un vino embotellado que además luego no comercializa?

“Al tener un producto de calidad lo queremos tener embotellado y etiquetado, siguiendo todos los parámetros. Este tinto es multivarietal, que tiene como variedades dominantes tempranillo y syrah; también tiene algo de merlot y de cabernet y de variedades autóctonas como el listán negro y negramoll, y del equilibrio de todas estas variedades sale un vino tinto que han reconocido como el mejor de Canarias”.

-¿Cuál es la producción del vino?

“Estamos dentro de los 1.500 litros de tinto; 1.500 de blanco y 500 de malvasía dulce en hectárea y media de viñedos, no llega a dos, y en La Palma hay una hectárea de malvasía, que produce menos y sacamos como unos 600 o 700 kilos de uva”.

-El premio recibido obliga a continuar la producción de este vino, incluso de mejorarlo…

“Para nosotros, esta distinción ha significado la alegría de haber conseguido un trabajo bien hecho, una trayectoria de muchos años que al final se ha visto recompensada con un premio que te enorgullece y reconoce que tu vino es un producto de primerísima calidad”.

-Aunque hasta ahora no ha comercializado el vino, ¿Con este premio se plantea colocar una parte en el mercado?

“Si ampliara un poco la finca, que tengo posibilidades, porque para comercializar los parámetros hablan de los 50.000 litros. Casi con los mismos gastos que ya tengo podría multiplicar la producción”.

-¿Cómo surgió esta vocación de hacer vinos y aceite?

“Lo del aceite fue un tema casual porque la edificación, que está en la parte alta de la finca, estaba un poco desangelada y no había mucho verde y empiezo plantando como planta ornamental para enmascarar un poco lo que es la edificación. Pero esos olivos empezaron a dar olivas. Porque esto es una finca que en principio se urbanizó como parque para maquinaria y en los parques de maquinaria estamos acostumbrados a ver montones de chatarra y aquí hemos demostrado que puede convivir agricultura y maquinaria. Cada máquina está en su sitio, rodeada de árboles, no se ve chatarra por ningún lado, y a raíz de eso surge lo de los olivos; se aprovecharon los taludes de los bancales y se sembraron más de 500 olivos y se recoge una cosecha, dependiendo del año, de arbequina y picual que hace una buena combinación; la picual le da un toquito picante y con la arbequina, que es la dominante, se saca un aceite que se prensa en frío y obtenemos un aceite de muy alta cualificación. Y con respecto al vino, es un tema que traía ya de pequeño; mi padre me inició porque tenía en La Palma sus fincas de viñas y desde muy pequeño le acompañaba y hacía el mosto. Y eso lo he trasladado aportando las últimas tecnologías porque ya hoy en día prácticamente todas las bodegas tienen su enólogo. Ya que tienes una finca, más que desde el punto de vista comercial, lo haces por el amor que uno tiene a la tierra porque de ahí nace todo: Siempre he dicho que la fuente de vida es el sol, el agua y la tierra. Sacamos un producto con mucho cariño, mucho esmero, no le privamos de nada y de ahí viene la calidad, tanto en el aceite como en el vino”.

.¿Cabe la opción de ampliar la finca?

“Quizás el próximo año haremos una plantación ampliando un poquito la finca, alrededor de 5.000 metros, y con eso doy por culminada la bodega. Porque ten en cuenta que llevaba unos cuatro años sin llover y este año ha llovido un par de veces y ha mojado la tierra, pero hay que darle riego porque si no la pierdes y eso encarece. Cuanto más tengas, más te cuesta”.

-¿La pandemia ha afectado mucho al vino?

“No, quizás en cuanto al consumo local la pandemia en todo caso le ha beneficiado. Se ha demostrado que se ha consumido más en la época de encierro. Pero en cuanto a la finca, no. Sigues con los trabajos, sigues con los cuidados. La agricultura se consideró una actividad esencial y había que seguir trabajando la tierra y cultivando”.

-¿Y entre la construcción, el CD Tenerife y la viticultura da tiempo para todo?

“Pues sí. Yo pienso incluso que hasta es bueno porque no estar con una dedicación total a una sola materia te abre la mente y te refresca. Si estás fútbol hoy, fútbol mañana, fútbol todos los días al final la mente se te cierra y tenerla abierta te ayuda también dentro del fútbol a ver aportaciones que no verías. Es buena la construcción, es bueno el fútbol y es buena la agricultura. Y si conseguimos tener un equilibrio lo bueno sería tener éxito en las tres cosas. Me falta tener más éxito en el fútbol, pero es un poco más complicado. Pero hay que seguir, no hay que rendirse y seguro que lo conseguiremos”.

-¿Pregunta obligada: se presentará a la reelección como presidente del Club Deportivo Tenerife sí o no?

“Pues ahora estoy en un momento de reflexión. Me gustaría, porque tengo el proyecto más ambicioso de este club a lo largo de su historia, las infraestructuras de la ciudad deportiva. Me gustaría culminarla, lo que me llevaría alrededor de un año más, y me gustaría también dejar iniciada la donación, que ya estoy en trámites, de una casa antigua que tenemos, que da a las calles Suárez Guerra y San Lucas, y quiero donársela a la Fundación para que sea la sede de la fundación, museo futuro y lo que va a ser la historia del club, que cumple 100 años, para futuras generaciones, que puedan ver lo que ha sido este club desde su fundación. Eso me gustaría dejarlo iniciado. Son dos cosas que yo prometí cuando inicié mi último mandato, pero que por razones obvias de la pandemia se han retrasado. Me gustaría culminar lo de la Ciudad Deportiva antes de pasarle el testigo a otra persona”.

-¿De las tres actividades cuál es la que da más satisfacciones?

“Las tres actividades me gustan. Cuando a ti te gusta una cosa y tienes éxito pues es una satisfacción, tienes una alegría. Ha pasado en la bodega con este vino; en la construcción cuando terminas una obra y la dejas bien porque yo defiendo que la mejor publicidad es el sello de calidad que tú dejes en la obra, y en el fútbol, darle una alegría a miles y miles de corazoncitos que muchos de las pocas cosas que tienen en su vida como alegría principal es el Tenerife, también te satisface cuando gana”.

Miguel Concepción, un empresario que no olvida sus orígenes

Miguel Concepción Cáceres (Los Llanos de Aridane, 1953) es presidente del CD Tenerife desde el 15 de febrero de 2006, fundador de Transformaciones y Servicios (Traysesa) y también en su día compró Islas Airways, que acabó en un fallo judicial adverso por estafa, que tiene recurrido ante el Tribunal Supremo. Una actividad empresarial intensa que este palmero ha sabido compaginar con el sector agrícola como homenaje a los conocimientos que le transmitió su padre en la Isla Bonita, de quien aprendió desde temprana edad cómo cuidar la viña y elaborar el vino. En la Finca Rural Parque Los Olivos, Concepción se muestra relajado rodeado de las viñas y los olivares, que empezaron siendo ornamentales, y hoy son una explosión de aromas y sabores para quien lo degusta. Una frase repite en varias ocasiones: “Siempre he dicho que la fuente de vida es el sol, el agua y la tierra”. Y luego está sacar un producto “con mucho cariño, con mucho esmero, sin privarle de nada para obtener la mejor calidad, tanto en el vino como en el aceite”.

Pedro Sánchez, enólogo: “Este vino mejora con la evolución”

j.l.c.

Santa Cruz de Tenerife

Pedro Sánchez, que siempre matiza que no es el presidente del Gobierno, es el enólogo de Concepción. El vino tinto Finca Parque Los Olivos, proclamado como Mejor Vino de Canarias, es “un ensamblaje de variedades isleñas y foráneas y el objetivo es intentar hacer un vino con una identidad propia de esta zona, de Arico. Nos hemos preocupado de sacar una materia prima con la máxima calidad posible, con una buena maduración fenólica para tener lo que es el dulzor, que sepa en boca, y sobre todo cuidar el viñedo. Partimos de una viticultura ecológica, que es lo más difícil y complicado hoy en día, y queremos seguir trabajando con la misma filosofía para seguir teniendo este tipo de resultados”.

El enólogo no tiene dudas de que es “un vino de futuro” y asegura que una de sus virtudes es que “va a evolucionar a mejor. Si ha ganado un premio así, recién embotellado, eso significa que la evolución va a ser mejor” porque “intento que los vinos que yo elaboro sean para largo plazo, que te lo tomes dentro de dos años y sea una bomba, que estén integrados los taninos, las sustancias aromáticas, la boca, la sedosidad…”.

El enólogo destaca de los viñedos de La Palma que se “parte de una materia prima de primera, que es la malvasía aromática de Fuencaliente, y eso a mí me da una garantía. En La Palma miman el viñedo, lo cuidan bien, es ecológico, y se corta la uva cuando yo creo que es conveniente. Y este año le dimos un plus al malvasía, que fue elaborarlo en barricas de roble francés”.

TE RECOMENDAMOS