santa cruz

Santa Cruz ya prepara la licitación de los contratos del Carnaval 2022

El edil de Fiestas, Alfonso Cabello, avanza que una cláusula permitirá cambiar las condiciones en función de la pandemia
El concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Santa Cruz, Alfonso Cabello (CC). Fran Pallero
El concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Santa Cruz, Alfonso Cabello (CC). Fran Pallero

La maquinaria del Carnaval 2022 ya está en marcha. Parece claro que, por muy optimista que se quiera ser, no será una fiesta como se ha venido viviendo hasta ahora, sino más bien, “un Carnaval de transición”, tal y como admite el concejal de Fiestas de Santa Cruz, Alfonso Cabello. Independientemente del tipo de Carnaval que la pandemia deje celebrar, lo cierto es que los plazos para licitar la infinidad de contratos que lleva aparejada la fiesta alrededor de la que se mueven unas 8.000 personas y más de 130 empresas, vienen marcados por la ley. “Ahora mismo nadie sabe cómo estaremos en marzo de 2022, lo que sí sabemos es que, o empezamos ahora la posibilidad a gestionar la posibilidad de la celebración de un Carnaval en marzo del año que viene, o no llegaríamos para hacerlo con garantías jurídicas, económicas y de calidad”, defiende el edil.

Es por eso que, “una vez que el alcalde da la instrucción para empezar con el procedimiento y todo el trabajo para celebrar el Carnaval de 2022, hemos empezado a trabajar en ello añadiendo, tal y como nos exigió el alcalde, que todos los contratos y licitaciones deben llevar una cláusula específica que, ante el hipotético caso de que se diera una causa sobrevenida de recomendaciones sanitarias provocadas por la COVID-19, puedan ser modificados o minorados”.

Con esa máxima ya se han empezado a dar los primeros pasos para organizar el Carnaval 2022. De ahí que ya se esté decidiendo el tema del próximo año, ya que “eso condiciona el desarrollo de otras cosas como por ejemplo el escenario”, explica el edil. El siguiente paso será elegir el cartel del Carnaval. Además, “esta misma semana, en el contexto de Fitur, ya vamos a tener material con información y fechas que nos reclaman los touroperadores”. Y es que, según el calendario que maneja Fiestas, el 24 de febrero ya estaría el Carnaval en la calle, con la Cabalgata anunciadora, y el 1 de marzo, sería martes de Carnaval.

Explica el edil de Fiestas que “tenemos dos líneas de trabajo en paralelo, en estos momentos. La primera tiene que ver con que lo que entendemos, independientemente de la evolución de la pandemia, que se va a poder celebrar y que son los concursos y galas”. “En esta línea -continúa Cabello- lo que tenemos que ver es en qué momento podrán volver los grupos del Carnaval a retomar sus ensayos y encuentros en los locales. De momento no se dan las circunstancias adecuadas, por lo que no podemos invitar a los grupos a que se reúnan todavía en los locales”.

Eso no quita para que se empiece a trabajar con ellos. “Nuestra idea es que en el mes de junio nos sentemos con los agrupaciones del Carnaval para crear grupos de trabajo específicos. Sería una fórmula nueva, porque no se trata solo de modificar las tradicionales bases que sirven de convocatoria para los concursos, sino que tenemos que revisar incluso, los tiempos, el número de temas, cuanta gente se puede llegar a concentrar en determinado momento en la trasera del escenario…”. Para tomar esas decisiones, “lo que nosotros proponemos es que, fruto de esas reuniones con los grupos, se creen unas mesas de trabajo, y a la vez una serie de representantes, para tomar decisiones de la forma más ágil posible”.

La maquinaria del próximo Carnaval por tanto ya está en marcha. “Estamos trabajando con el diseño escénico, viendo que orientación se le puede dar dentro del Recinto Ferial para propiciar más espacios en la trasera del escenario. Entendemos que algo que sí ha venido para quedarse es pensar en variables que hasta ahora no se tenían en cuenta a la hora de organizar grandes eventos como por ejemplo la capacidad de renovación del aire, las distancias… Los aforos también se verán afectados”, añade.

Preguntado por si ya tiene idea de cuánto dinero dispondrá, señala que “esperamos que sea similar al de 2019-2020, pero estamos pendientes de los grandes números, incluso deberíamos trabajar en una modificación presupuestarias para este mismo año”. “Hay una parte importante de los contratos del próximo año -continúa- que se celebran en este, como por ejemplo el de la construcción del escenario, que más del 80% se ejecuta este año y no en el siguiente porque el 20 de enero tiene que estar listo”.

El impacto del Carnaval en Canarias supera los 70 millones

Cabello defiende que hay que pensar en el Carnaval como una industria. “Las Palmas de Gran Canaria valora el impacto de su fiesta en 35 millones, si sumamos el impacto del nuestro, que está sobre los 32, al final estamos hablando de que la celebración de los carnavales en Canarias tiene un impacto de más de 70 millones. Hay pocos oportunidades donde las administraciones seamos capaces de apalancar un impacto real de esa cuantía en la economía y que además llega a múltiples sectores del tejido productivo. Es una responsabilidad trabajar desde esa perspectiva. Es necesario iniciar el camino de vuelta a la normalidad” 

TE RECOMENDAMOS