violencia de género

Clamor contra el machismo y en apoyo de la familia de Anna y Olivia

El hallazgo de la mayor de las dos niñas tinerfeñas desaparecidas, identificada por su huella digital, da la vuelta al mundo y genera manifestaciones de rechazo y reacciones de personalidades, como la reina Letizia: “Hay que ponerse en la piel de quienes aman a estas menores asesinadas”
Violencia vicaria
Clamor contra el machismo y en apoyo de la familia de Anna y Olivia SERGIO MÉNDEZ

No fue ayer un día para esconderse, sino para gritar bien alto que basta ya de tanto crimen machista generado por asesinos como Tomás Gimeno (37 años), quien presuntamente ha sido capaz de acabar con la vida de sus propias hijas, dos seres inocentes de apenas uno y seis años de edad a las que probablemente narcotizó antes de matarlas para luego tirarlas al mar lastradas con pesos, sin duda guiado por su pérfida intención de ocultar la verdad a la madre, objetivo real de su venganza.

¿Cuál era el pecado de Beatriz, una mujer que, en contraposición a esa genuina representación del mal que es su expareja, iluminó a todos de esperanza y bondad hasta que el hallazgo del cadáver de Olivia, metido en un petate y atado al ancla de la lancha del criminal? Decidir sobre su propia existencia, primero optando por terminar con la relación con Tomás, y luego aspirando a reconstruir su vida con otra persona. Demasiado para el narcisismo de Gimeno, un niño bien que se creía el mejor cuando en su vida tuvo que luchar por un sustento que le vino garantizado de la cuna.

Por eso, ayer no fue un día para esconderse, sino una jornada para el duelo en público. Para que las compañeras y los compañeros de Olivia Zimmerman de Zárate (honremos su memoria eliminando las referencias al presunto asesino) del Colegio Alemán, expresaran desde Tabaiba que “toda la comunidad escolar del Colegio Alemán de Santa Cruz de Tenerife está de luto por Olivia. Nuestros pensamientos están de todo corazón con la niña, su madre y sus seres queridos. Nos gustaría expresar nuestro más sentido pésame por la inconmensurable pérdida. Durante los próximos días, la escuela les dará a los estudiantes y maestros varias oportunidades para llorar y expresar sus pensamientos”, rezaba ayer su página web. De las palabras pasaron a los hechos respetando el minuto de silencio convocado al mediodía de ayer. “Recordamos a Olivia con amor, ella permanecerá en nuestros corazones para siempre”, terminaba el comunicado del centro escolar.

Hasta los más duros, aquellos que por su profesión, como es el caso del Cuerpo Nacional de Policía, no son ajenos a este tsunami que mezcla desde la pena más infinita hasta la ira más desatada. Ese minuto de silencio por Anna y Olivia fue respetado ayer en las comisarías de la Policía Nacional en Canarias, tal y como informó la Jefatura Superior de la Policía en el Archipiélago.

Cientos de personas han vuelto a tomar las calles de Santa Cruz de Tenerife y han secundado la movilización convocada por el Foro contra la Violencia de Género en Tenerife y la Plataforma Feminista 8M, por las niñas Anna y Olivia.

Lo cierto es que ha sido una multitud de personas e instituciones las que guardaron silencio en la mañana de ayer por las dos menores, mientras que por la tarde fue cuando las calles se llenaron de pancartas, proclamas y protestas ante lo que no es “un hecho aislado”, sino una muestra de la violencia más “terrorífica”, asegura Ana Hernández, portavoz de la Plataforma 8M, en declaraciones a Efe.

Hernández recuerda que negar la violencia de género contribuye a crear un clima social favorable a los asesinatos machistas. “Todas esas voces conservadoras son cómplices y, si tuvieran vergüenza, estarían escondiéndose debajo de las piedras”, dijo. La portavoz incidió en que no es “un tipo que se volvió loco”, sino que se trata de un acto premeditado de venganza, de una forma de castigo a la mujer “producto de un sistema patriarcal” cimentado “sobre el dominio y el control”.

Según la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, Olivia se suma a una larga lista de menores asesinados por sus padres o por las parejas de sus madres en el marco de la violencia machista, 39 desde 2013. En lo que va de año, además, 17 mujeres y dos menores han sido asesinados en crímenes de género. En este sentido, y en relación a las distintas imágenes y dibujos que se han ido compartiendo desde ayer en las redes sociales, la portavoz mantiene que edulcorar o infantilizar un suceso “tan terrible” no ayuda, pues “lo que hace falta es mejorar la sociedad para que no vuelva a ocurrir”. “Supongo que lo hacen con la mejor intención y de buena fe, pero no es una forma adecuada de reflejar un acontecimiento tan terrible”, asevera. Ambas entidades organizadoras han querido trasladar un mensaje de solidaridad a la familia, y en especial a Beatriz, la madre de las menores, “por el dolor tan espantoso que están atravesando”.

TE RECOMENDAMOS