Santa Cruz

El Cabildo urge a Santa Cruz a actuar en las ruinas del Pico del Inglés

La consejera de Gestión del Medio Natural, Isabel García, muestra su preocupación por el estado del inmueble ubicado en Anaga

El Cabildo de Tenerife, a través del área de Gestión del Medio Natural y Seguridad, que dirige la consejera Isabel García, ha solicitado al Ayuntamiento de Santa Cruz la declaración de ruina del edificio situado en el Pico del Inglés, en el Parque Rural de Anaga, toda vez dicha construcción incumple las medidas de seguridad necesarias de personas que puedan acceder a él y teniendo en cuenta que es la Corporación capitalina la competente en este caso.
“Hace cinco años en el área de Gestión del Medio Natural se recibió la última notificación de la gerencia de Urbanismo de Santa Cruz, a través de la cual se instaba a los titulares de esta construcción a tapiar y cerrar el acceso a este edificio; un lustro después, todo sigue igual, por lo que desde el Cabildo se solicita que se tomen las medidas para declarar su ruina y se ejecuten por parte de los propietarios o la administración competente, en este caso el Ayuntamiento, las acciones correspondientes que eviten que este inmueble se siga deteriorando por el paso del tiempo, la falta de mantenimiento y las acciones vandálicas”, apuntó Isabel García.
“Resulta lamentable -añadió- que este inmueble se halle en la actualidad en las condiciones existentes. Es un peligro y, además, ofrece una apariencia nefasta en un lugar de gran afluencia de turistas y visitantes, ya que el Pico del Inglés es un lugar de extremo interés en el Parque Rural”, apuntó la consejera. “Trasladamos al Ayuntamiento esta petición, debido a que según la Ley del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias corresponde a los ayuntamientos la competencia para la declaración de la situación legal de ruina, y tomen las medidas oportunas”, explicó.

Urbanismo
Desde el Consistorio de Santa Cruz responden que el Cabildo “falta a la verdad” en lo referente a que no se ha hecho nada en estos cinco años. “Nosotros ya nos dirigimos de nuevo a los propietarios para que procedieran al tapiado del inmueble”, explicó el concejal de Urbanismo, Carlos Tarife. Según los datos de la Gerencia, esa comunicación se produjo en febrero del año pasado, en la que también se indicó el deber de retirar los residuos de planchas tipo uralita que existen en el lugar y que son altamente contaminante. El edil chicharrero añadió que, tras esa comunicación, “los propietarios vinieron a vernos y nos dijeron que estaban dispuestos a ceder el terreno para cualquier cuestión que el Cabildo o el Ayuntamiento quisieran hacer en ese punto”.
“Lo que le ofrezco al Cabildo es sentarnos los tres, las dos administraciones y los propietarios, para decidir qué hacer. No obstante, les exigiremos de nuevo que procedan a tapiar el inmueble, y si no, iniciaremos una ejecución subsidiaria”, dijo.