Puerto de la Cruz

La artesanía regresa a la calle y a sus orígenes en la VIII edición de la Feria Insular

La muestra se desarrolla en la Plaza de los Reyes Católicos, y permanecerá abierta al público hasta el domingo de 11.00 a 22.00 horas con la participación de 31 expositores en 19 modalidades diferentes

La artesanía vuelve al lugar de siempre, a la calle, a las personas y también al municipio donde empezó todo: el Puerto de la Cruz.
Así, presentó ayer la consejera de Empleo, Desarrollo Socioeconómico y Acción Exterior del Cabildo de Tenerife, Carmen Luz Baso, la VIII edición de la Feria Insular de Artesanía que se abrió ayer al público y permanecerá hasta el domingo en la plaza de los Reyes Católicos, un punto singular en la ciudad que ya comienza su recuperación turística y económica.
La muestra, que permanecerá abierta al público de 11.00 a 22.00 horas, cuenta con la participación de 31 expositores en 19 modalidades artesanas diferentes; fieltro, muñequería, decoración de telas, cerámica, jabonería, vidriería, joyería, carpintería, cerería, marroquinería, esmaltes y ganchillo, entre otras.
Tras un año de incertidumbre, es el primer evento que vuelve a organizar la Corporación insular para poner en valor el trabajo de los artesanos de la Isla, uno de los sectores más afectados por la pandemia de Covid-19 al impedir la celebración de ferias, una de las principales vías que tienen para comercializar sus productos. Por este motivo, el Cabildo ha puesto en marcha otras acciones de ayuda que también fueron presentadas ayer en el marco de la Casa de la Aduana.
Acompañada del alcalde, Marco González; el concejal de Comercio, Roberto Medina; y el gerente de la Empresa Insular de Artesanía, Ricardo Cólogan, la consejera informó que este recinto, ubicado próximo al muelle, acogerá un espacio artesano que no se limitará a la venta de productos sino que servirá para organizar talleres, presentaciones y exposiciones. Ya se ha hecho una programación hasta el mes de agosto que tendrá como protagonistas a la alfarería y la madera.
Por otra parte, la crisis puso de manifiesto que la artesanía tenía que cambiar el modelo de comercialización y adaptarse a una nueva estrategia y ello supuso crear el punto de venta online www.artenerife.com, en el que se pueden encontrar 300 piezas de 26 modalidades diferentes creadas por 50 artesanos de la Isla.

Agrupar la oferta en un espacio único
Esta nueva propuesta digital pretende agrupar la mayor oferta de productos artesanales de Tenerife, centrada en un espacio único, bajo la marca Artenerife y direccionar los esfuerzos en la puesta en valor del artesano y su producto. Al mismo tiempo, permite centralizar la búsqueda por artesano, su oferta de artículos, su identificación y los datos de contacto.
Marco González agradeció que desde el primer minuto el Cabildo tuviera en mente a la ciudad como la mejor sede para albergar esta VIII edición “que será una oportunidad única y muy segura para demostrar el talento de los artesanos que nos hacen ser un destino único”.
Por su parte, el concejal de Comercio, subrayó la calidad de las piezas que se exponen en la feria, “un maridaje que viene a completar la oferta comercial que ofrece la ciudad y su tejido empresarial en el mayor centro comercial al aire libre de la isla que son las calles portuenses”.

Más demanda de espacio e iluminación
Los artesanos participantes no ocultaron las ganas que tenían de volver a una feria pese a que algunos, como Anita Zalanda, diseñadora de cueros, lamentaron la falta de espacio e iluminación y reivindicaron otro lugar como el Paseo Colón para “poder exponer en condiciones”.
La tónica general fue la de seguir luchando y apostando por un sector que tiene mucho que ofrecer. Es el caso de José Luis Santos, artesano tornero quien pese a las consecuencias que le dejó “su primera pandemia”, quiere seguir luchando y apostando por la artesanía.
“No se vendía nada, tenía gastos de luz y por eso no podía fabricar, así que mantuve las piezas que hice hasta marzo del año pasado y ahora las estoy exponiendo”, declaró.
José Luis utiliza raíces de brezo, moral, olivo, haya y roble, para crear piezas únicas inspiradas en la naturaleza. Bandejas, cuencos y vasijas en las que emplea entre 7 y 8 horas de trabajo. En su caso, Internet no fue una opción. “Mi producto la gente tiene que tocarlo, verlo, sentirlo porque son piezas únicas”, subrayó.
Por el contrario, a Carmen Díaz, artesana de calado canario, “la salvó” tener puntos de venta aunque la mitad están cerrados y la venta online.
Carmen era higienista bucodental y en 2012 dejó la rama sanitaria. Después de darle vueltas a la cabeza sobre qué hacer, decidió dedicarse por completo a lo que le gustaba de niña: calar. Hizo cursos y en 2014 se sacó el carné de artesano. Nunca se arrepintió de lo que hizo, todo lo contrario. “Tendría que haberme ido antes a pesar de la pandemia, en la que los artesanos la hemos pasado mal”, confiesa.

Una página viva

El gerente de la Empresa Insular de Artesanía, Ricardo Cólogan, subrayó que el nuevo punto de venta online www.artenerife.com es una “página viva” que permite incorporar a los nuevos artesanos que quieran sumarse y actualizar los perfiles y la oferta de las piezas que cada uno quiera dar a conocer al público.