Tenerife

Medina: “El Cabildo ha dado un paso al frente para acabar con los vertidos”

El proyecto tiene como objetivo acabar con los vertidos que acaban en el mar a través de los emisarios submarinos en San Miguel, Las Galletas o el Palm-Mar y regenerar las aguas residuales depuradas para su reutilización para riego agrícola

Javier Rodríguez Medina.

El Cabildo ha recibido con “satisfacción” la autorización, por parte de Acuaes, empresa del Ministerio para la Transición Ecológica, de la adjudicación por 22,1 millones de euros del contrato para la redacción del proyecto, ejecución de las obras y explotación en pruebas de la depuradora de Montaña Reverón, en Arona, que dará servicio a más de 230.000 habitantes para el horizonte temporal de 2036.


El proyecto tiene como objetivo acabar con los vertidos que acaban en el mar a través de los emisarios submarinos en San Miguel, Las Galletas o el Palm-Mar y regenerar las aguas residuales depuradas para su reutilización para riego agrícola.


El consejero insular del área de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático, Javier Rodríguez Medina, manifestó ayer a este periódico que el anuncio de la empresa pública Acuaes forma parte de los compromisos firmados con el Cabildo para ejecutar cinco grandes sistemas de saneamiento y depuración que permitirán acabar con la situación tan “deshonrosa que sufrimos en la isla de Tenerife”.


Al consejero no le duelen prendas en admitir que “Canarias es un territorio fracasado en la gestión de las aguas residuales, porque somos la región de Europa que mayor número de sanciones acumula por no tratar de forma adecuada sus aguas”. De ahí que Rodríguez Medina subraye el “paso al frente dado por el Cabildo, que permitirá acabar con esta situación tan desfavorable”.


“Estamos muy satisfechos porque, aunque no son obras que llamen la atención, son totalmente necesarias para conseguir que Tenerife sea una isla más sostenible, favorecer la economía circular y, sobre todo, evitar la contaminación de nuestras costas y nuestros mares. No tiene sentido que vendamos un destino turístico de excelencia y al mismo tiempo estemos conviviendo con una situación de vertidos al mar”, concluyó Rodríguez Medina.