tribunales

Piden al TSJC que anule ya el cierre de la hostelería tinerfeña

Las asociaciones Fauca y Aero entienden que la decisión gubernamental no se avala científicamente al aplicar medidas pensadas para otro contexto y supone la ruina del sector
La restauración es uno de los sectores más castigados por la crisis actual. | Sergio Méndez

Asociaciones del sector de la hostelería insular como son AERO (Asociación de Empresarios, Restauración y Ocio de Tenerife) y Fauca (Federación de Áreas Urbanas de Canarias) presentaron a última hora del pasado viernes sendos recursos ante la jurisdicción contencioso-administrativa contra la decisión del Gobierno de Canarias de elevar a la Isla de Tenerife al nivel 3 dado el aumento de contagios.

En concreto, se solicita al Tribunal Superior de Justicia que anule de forma cautelarísima el apartado 3.2.2.c del anexo del acuerdo gubernamental fechado esta semana y que se impugna al entender que “supone de facto el cierre de los establecimientos de restauración que no tengan terraza y que limita de una forma muy agresiva la actividad de restauración” en Tenerife.

A este respecto, cabe recordar que lo que se solicita es dejar sin aplicación tales medidas hasta que se vea el fondo del asunto, al considerar que el perjuicio que causaría la misma sería irreparable. Si el Alto Tribunal canario acepta estas medidas cautelarísimas, anularía las mismas automáticamente, pero si considera que deben tener un carácter meramente cautelar dará al Ejecutivo regional la posibilidad de defender su decisión para luego decidir al respecto.

En los recursos presentados a tal fin por Fauca y AERO (que obran en poder de DIARIO DE AVISOS) se coincide, básicamente, en dos argumentos. Por una parte, se insiste en que estas medidas gubernamentales no están respaldadas por evidencias científicas que las justifiquen y que el Gobierno de Canarias aplica de forma automática unas normas que se idearon para otro escenario bien distinto al actual. Por otra parte, se recalca el enorme daño que se causará especialmente a los negocios más pequeños, que son mayoría y que se verían, según las asociaciones, abocados al despido de trabajadores e incluso al cierre en no pocos casos.
Así, en el escrito de Fauca se hace ver que la presión sobre las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) es ahora mínima mientras que el nivel de vacunación es alto y el número de fallecidos (“que siempre son demasiados”, apuntan) ha descendido notablemente.

Por su parte, el recurso de Aero incluye párrafos tales como que ”la situación epidemiológica se describe [en el acuerdo del Gobierno de Canarias], por tanto, desde el desconocimiento y desde la insuficiencia de la información, pero en lugar de guiarse por la prudencia, la Administración formula apreciaciones y valoraciones subjetivas, desconectadas de la realidad”.

Respecto a los perjuicios para el sector, las argumentaciones se tiñen de un pesimismo cuanto menos inquietante. Para Fauca, estas medidas, que incluyen cerrar otra vez los interiores, reducir al 50% las plazas hábiles en las terrazas, cerrar a las once de la noche y limitar los grupos a cuatro personas, son demoledoras. “Con estas condiciones, el negocio restaurador, en su inmensa mayoría de tamaño muy pequeño, es imposible que sobreviva. Si a ello le unimos la intensísima crisis que arrastra desde hace año y tres meses, se puede afirmar sin miedo a equivocarnos que el sector, y con ello los empresarios y trabajadores que lo conforman, van a sufrir una verdadera crisis, si no sanitaria, sí vital”, denuncia dicha asociación. “Se incumple la obligación de justificación: no existe evidencia alguna de que la actividad de restauración sea la causa de los brotes que se están produciendo, con lo que las medidas quedan sin fundamento. Se vulnera el principio de proporcionalidad” con las normas que se pretenden aplicar, sostiene AERO en su recurso.

TE RECOMENDAMOS