búsqueda de anna y olivia

Beatriz: “Sigo súper positiva tras los objetos encontrados en el mar”

La madre de las niñas desaparecidas niega estar “derrumbada”, valora con asertividad los hallazgos e insiste en que, a su juicio, “todo esto es un teatro como lo del ‘maxi cosi’”
Beatriz, una madre coraje cuya lucha por sus dos hijas conmueve al mundo
Beatriz, una madre coraje cuya lucha por sus dos hijas conmueve al mundo

“¡Hola! Este es un audio para todo el mundo, que siempre les escribo cartas. He visto en un medio que estoy derrumbada y no es así, estoy más positiva que nunca, porque creo que todo esto es un escenario”. Así comienza el primer mensaje hablado que ha remitido Beatriz, la madre de Anna y Olivia (de uno y seis años de edad, respectivamente) desaparecidas el pasado 27 de abril junto a su padre, Tomás Gimeno, de 37 años.

Beatriz hace referencia directa al hallazgo llevado a cabo el pasado lunes por el Ángeles Alvariño, un buque cedido por el Instituto Español de Oceanografía para el operativo de búsqueda por el mar, al dar, a unos 1.000 metros de profundidad, con una botella de buceo y un edredón que la Guardia Civil ha confirmado como propiedad de Tomás.


“Estoy más positiva que nunca y creo que todo esto es un escenario”, insiste la madre, para quien “nada tiene sentido. Creo que es positivo que hayan encontrado una botella y una sábana, pero entiendo que todo esto es un teatro montado, igual que lo del maxi cosi [sillita infantil] en el agua”, encontrada al día siguiente flotando cerca de donde apareció la embarcación de recreo utilizada por el padre en la noche de autos.


El mensaje de la madre continúa con la reiteración de que “es una fuga”, a la par que envía un emocionado saludo a todos aquellos que la acompañan a través de las redes. “Son increíbles los que comparten. Queda poco para que alguien reconozca a las niñas y vuelvan sanas y salvas”, concluye.


Mientras tanto, la Guardia Civil recordó ayer, a su vez, las dificultades del trabajo que realiza el Ángeles Alvariño, debido a la compleja orografía de los fondos marinos canarios. Así, fuentes de la Benemérita señalaron que los rastreos se están produciendo en zonas con profundidades de hasta 2.000 metros con muchos desniveles debido a su origen volcánico.


Dichas fuentes también insistieron en que no se trata de una llanura oceánica, sino de una superficie con diferentes accidentes geográficos que añaden complejidad al trabajo del buque del Instituto Español de Oceanografía. Eso sí, tras el hallazgo de una botella de buceo y una funda nórdica, propiedad del padre de las niñas, no se ha vuelto a encontrar otros objetos, aunque el rastreo del Ángeles Alvariño continuará al menos hasta el próximo lunes.


El barco trabaja ininterrumpidamente durante todo el día y la noche y la búsqueda continúa en la zona acordada por la tripulación del Ángeles Alvariño y la Guardia Civil a partir del geoposicionamiento del móvil de Tomás Antonio G.C. la noche del 27 de abril, cuando se hizo a la mar en dos ocasiones sin las niñas.


Los objetos recuperados han sido enviados al Servicio de Criminalística de la Guardia Civil en Madrid para analizarlos por si en ellos se encontrara algún indicio sobre el paradero de las niñas y su padre.


En cuanto a la jornada de ayer, el buque oceanográfico insistió en el lugar donde aparecieron la referida botella de buceo y el edredón, pero también encontró tiempo para desplazarse a un punto bastante más cercano a donde partió Tomás anoche, en las proximidades de la Dársena Pesquera, sin que hayan trascendido nuevos hallazgos.


Por su parte, el portavoz de la familia y presidente de SOS desaparecidos, Joaquín Amills, en una entrevista al programa Despierta Canarias de Radio Marca Tenerife, recogida por Europa Press, reiteró ayer el mensaje que ya expresó el día anterior en DIARIO DE AVISOS, afirmando, una vez más, de que siguen “con la esperanza del primer día, que Tomás se ha llevado a sus hijas”.


Joaquín Amills cree que esa botella de buceo y el nórdico “los pudo arrojar [Tomás Gimeno] por la borda y que forman parte de la obra escénica para hacer creer que ha terminado con su vida y la de las niñas”. Asimismo, recuerda que él había manifestado “la idea de cambiar de continente a su círculo íntimo”, por lo que siguen pensando en esta línea “hasta que no haya algo que sea firme”.


Amills admitió que, cuando el pasado lunes salió publicado que se había encontrado una botella de oxígeno y una funda nórdica, “todo era confuso” y la madre de las niñas “lo paso mal y pasó una mala noche”, un estado de ánimo que pronto fue superado por Beatriz, como queda claro en su audio de ayer. En cualquier caso, Amills indicó que lo positivo es que el buque está trabajando “muy bien”.

TE RECOMENDAMOS