Armando Saldanha recupera sus orígenes: la cocina mexicana

Armando Saldanha, un mexicano de Puebla, aunque lleva en Tenerife desde hace muchos años, es un chef sobre todo inquieto al que siempre le están surgiendo ideas en la cabeza.

Armando Saldanha, un mexicano de Puebla, aunque lleva en Tenerife desde hace muchos años, es un chef sobre todo inquieto al que siempre le están surgiendo ideas en la cabeza. Ahora tiene abiertos El Gato Negro (oriental) y Amor de mis amores (peruano) en el entorno de la plaza de Toros de Santa Cruz y desde hace un par de semanas Amorcito Corazón y La Sirena, ambos en un mismo local en la calle Santa Rosalía 49, en un pequeño callejón que comunica esta vía con la plaza del Centro Comercial Parque Bulevar.

Hay que recordar que Armando Saldanha fue galardonado como Mejor Cocina Internacional en los XXXV Premios de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS que entregó la Fundación DIARIO DE AVISOS el pasado mes de diciembre, en un acto celebrado en la Sala de Cámara del Auditorio de Tenerife Adán Martín. Saldanha siempre ha estado moviéndose por diferentes estilos de cocina: oriental, vermutería, peruano, mexicano, bocadillería, etcétera. De él ha llegado a decir Rafael Ansón, expresidente de la Real Academia de Gastronomía y presidente de la Academia Iberoamericana de Gastronomía, que “si abriera en Madrid hubiera sido un éxito”.

Este nuevo local está dividido en dos áreas. Una, Amorcito Corazón, más dedicada a la culinaria interior de México, y la otra, La Sirena, nombre que homenajea el periodo que estuvo con un puesto en el Mercado Nuestra Señora de África de la capital, y donde se pueden degustar los platos de la costa de su país de origen. Además, el local cuenta con un terraza, cada día más necesaria en estos tiempos complicados de pandemia.

En una visita a los pocos días de abrir el local, donde los fines de semana es conveniente reservar, pude degustar alguno de los platos de Saldanha. Allí había un aguachile verde, un guacamole, un tartar de atún, tacos de lengua y de cochino y, de postre, un pastel de limón. Todos platos exquisitos, de la marca reconocida de este chef de origen mexicano. Lástima que no tuve oportunidad de probar los platos más marineros de La Sirena como los ceviches, pero siempre es una excusa para volver.

Saldanha, al frente de las cocinas, y su pareja, Patricia Sáez, en la sala hacen un tándem perfecto para demostrar que la cocina auténtica mexicana tiene un lugar preferente que ocupar en la capital tinerfeña.

TE RECOMENDAMOS