sociedad

España afirma que “no son necesarias” más restricciones pese al aumento de casos

La preocupación en las Comunidades Autónomas crece y por ello plantean la modificación de los semáforos rojos
Sanitarias durante la pandemia en España. EP

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, considera que, frente a las peticiones de medidas adicionales para frenar la pandemia como un toque de queda por autonomías, “no es necesario aprobar nada más de lo que ya está acordado” entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades.

Sánchez se ha referido a la evolución de la pandemia de coronavirus en una comparecencia conjunta en Tallin con la primera ministra de Estonia, Kaja Kallas. Todo ello, después de que algunas autonomías hayan empezado a cerrar sus establecimientos de ocio nocturno y a proponer, como ha hecho Castilla y León, decretar un nuevo toque de queda. 

Sánchez ha recordado que en España hay un sistema descentralizado, la sanidad está en manos de los gobiernos autonómicos y, por tanto, hay que compartir con ellas las decisiones.

En ese contexto, ha señalado que es en el Consejo Interterritorial de Salud donde, en función de la evolución de la pandemia, hay una serie de respuestas que pueden dar las comunidades autónomas “sin necesidad de aprobar nada más de lo que ya está acordado entre Ministerio de Sanidad y comunidades“.

Semáforo epidemiológico

La preocupación entre las regiones está siendo creciente y, por eso, algunos técnicos de Salud Pública plantearon el pasado lunes una posible modificación del conocido como semáforo epidemiológico.

Propuesta que, según ha podido confirmar este medio, no ha llegado hasta el Comité de Salud Pública reunido este martes. El cara a cara entre los directores generales de Salud de las diferentes CCAA se ha centrado en un intercambio de información epidemiológica sobre la situación sanitaria y medidas de control que están implantando en cada Comunidad autónoma.

La preocupación creciente entre las autonomías es, a fin de cuentas, no tener las herramientas adecuadas para parar el incremento de los contagios. Y es que, sin el estado de alarma ni una ley de Salud Pública, las regiones tienen las manos atadas para limitar derechos fundamentales.

Bien es cierto que, según el actual semáforo epidemiológico, muchas comunidades no podrían tener abierto el interior de sus establecimientos hosteleros pues su incidencia supera los 250 casos por cada 100.000 habitantes.

La decisión tomada hace unas semanas de convertir a este semáforo en un elemento “orientativo”, pero no “vinculante”, permite a las regiones no seguir las indicaciones epidemiológicas. Pese a los rebrotes, las CCAA pueden continuar abriendo el interior de los bares, no tener aforo en sus discotecas o celebrar eventos multitudinarios como conciertos al aire libre.

((PUEDE LEER ESTA INFORMACIÓN AL COMPLETO EN LA WEB DE EL ESPAÑOL)

TE RECOMENDAMOS