cultura

Tania Castellano expone ‘De pliegue en pliegue’ en la capital tinerfeña

Con la muestra en el Museo de Bellas Artes, que se puede visitar hasta el 29 de agosto, concluye la residencia artística Tarquis Robayna 2020
La artista Tania Castellano y la edil de Cultura, Gladis de León, en la presentación de la muestra. / DA

El Museo de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife ofrece hasta el 29 de agosto la exposición De pliegue en pliegue, de la artista Tania Castellano, en la que se muestran los resultados obtenidos en la última convocatoria de la residencia artística Tarquis Robayna 2020.

“La residencia -detalla la concejal de Cultura del Ayuntamiento de la capital tinerfeña, Gladis de León- se centra en el desarrollo y ejecución de un proyecto de nueva creación e investigación relacionado con una pieza, artista, escuela o técnica artística que se encuentre en los fondos del Museo Municipal de Bellas Artes y que, por tanto, tenga alguna vinculación representativa o simbólica con él. Como colofón, la persona o personas seleccionadas realizan una exposición del trabajo desarrollado”.

De pliegue en pliegue es una exposición de dibujo instalativa, en la que el concepto de dibujo se expande funcionando como dispositivo, cobrando relieve, transformándose en performativo o combinándose con otros materiales y el espacio de la sala. Los formatos son variables, abarcando desde piezas de pequeño tamaño -próximas o coincidentes con la talla de la obra de referencia-, hasta otras de gran formato.

‘RAMO DE FLORES CON PAPEL DE SEDA’

Partiendo de una acuarela presente en el museo, Ramo de flores con papel de seda, realizada por Lorenzo Pastor y Castro y que funciona como trampantojo, el proyecto artístico De pliegue en pliegue ha investigado plásticamente desde la contemporaneidad, dialogando no solo con esta obra de partida que data del siglo XIX, sino también con otras piezas del Museo de Bellas Artes, materializando el resultado en la exposición final.

La artista se plantea cuán falsa es una verdad que parece mentira o cuán verdadera es una mentira que hace las veces de verdad. Para ella, el pliegue en cada uno de esos planos transforma su naturaleza y da paso a un terreno difuso en el que los absolutos se disuelven. Ese impreciso binomio mentira-verdad, extrapolable tanto al de ficción-realidad como al de virtualidad-presencialidad, construye terrenos en los que transitar sin necesidad de cuestionarse en qué lado de la frontera nos situamos.

A partir del pretendido engaño del trampantojo de Lorenzo Pastor y Castro, el proyecto de Tania Castellano se detiene en el balance entre distintas orientaciones, el opaco potencial de la transparencia, el desvelamiento desprevenido y la mirada táctil, además del solapamiento entre presentación y representación. El pliegue ha sido el hilo conductor de este trayecto, pues, según indica la artista, “reconociéndolo en el protagonista de la obra de partida, el papel, ha venido presentándose como arruga casual, como doblez premeditada, como llaga, como relieve superficial, como contacto entre dos planos, como lenguaje”.

TE RECOMENDAMOS