cultura

El escritor tinerfeño Santiago Díaz-Bravo publica ‘Las intrusas’

La novela, tercera en la trayectoria del autor orotavense, retoma la historia de 'El hombre que fue Viernes', aparecida en 2020
El escritor tinerfeño Santiago Díaz-Bravo. / DA

El escritor y periodista tinerfeño Santiago Díaz-Bravo (La Orotava, 1968) acaba de publicar Las intrusas (colección Tinta Negra de la editorial Pie de Página), en la que retoma el relato que presentó el pasado año en la novela El hombre que fue Viernes (Pie de Página). “Desde un primer momento tuve claro que El hombre que fue Viernes formaba parte de un proyecto literario de mayor calado”, expone el autor orotavense. “Por ello, no me resultó especialmente complicado extender su universo a una segunda novela. Los personajes también lo sabían. Por eso se han portado tan bien en esta continuación y han seguido aportando lo mejor de sí y sorprendiéndonos”.

EXPATRIADOS

En El hombre que fue Viernes, como explicaba hace un año a DIARIO DE AVISOS en una entrevista, Díaz-Bravo fijó la mirada en un conjunto de “jóvenes decepcionados y faltos de respuesta” que habían abandonado España en busca de un mejor futuro. “La complicada situación de su país les afecta en lo profesional y en lo personal. Se crea un resentimiento contra España, un lugar al que aman, pero del que se sienten despechados porque prácticamente los ha expulsado”, comentaba.

“El resentimiento los convierte en seres débiles, capaces de asirse a cualquier propuesta de cambio que se les haga, por muy radical que sea. Y eso es justo lo que hacen […]. Son un caldo de cultivo perfecto para el radicalismo, para quien pretenda llevar a cabo un cambio político desestabilizador”.

Ahora, En las intrusas, que es su tercera novela, “esa necesaria expatriación provoca en sus protagonistas una sensación a mitad de camino entre la nostalgia y el resentimiento. Pero tal fracaso no es sino el síntoma de un fenómeno de mayor calado que se asienta en la propia estructura política. Las intrusas se encamina por tales derroteros”, señala.

Portada del volumen. / DA

El escritor y periodista canario, afincado en Londres desde 2012, de nuevo recurre no solo a personajes “de carne y hueso” a los que sitúa en otra realidad, sino también a hechos históricos. “La literatura cuenta con el poder de crear realidades, pero también de transformar la realidad existente, incluso de modificar el pasado. Mi planteamiento fue el siguiente: si algunos de los personajes que quiero para mi novela desfilan todos los días en la pantalla de mi televisor, ¿por qué diantres voy a inventármelos? Decidí tomarlos prestados”, argumenta.

TE RECOMENDAMOS