jjoo tokyo 2021

Pedri y la maldición de la plata

El centrocampista teguestero se queda a un paso de hacer historia y de convertirse en el primer deportista tinerfeño en conseguir una medalla de oro en unos Juegos Olímpicos
Pedri, en el suelo, tras recibir un golpe durante la final de ayer. Reuters

Tan tristes como orgullosos. Perdió España la final del torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos de Tokio, se quedó con la miel en los labios después de 120 minutos donde Brasil no mostró superioridad alguna sobre una selección que pagó caros sus errores. Entre el combinado español volvió a estar Pedri.

El tinerfeño disputó todos los minutos reglamentarios y del tiempo extra y acabó el compromiso colgándose una medalla de plata que, con el tiempo, será valorada como si del metal dorado se tratara.

El centrocampista del FC Barcelona fue una víctima más de la maldición de la plata, esa que no permite que ningún deportista tinerfeño se haya llevado para su casa una medalla de oro en unos Juegos Olímpicos. Habrá que esperar a París 2024 donde, por edad, Pedri podría ser de nuevo uno de los integrantes del plantel Sub 23, para volver a intentarlo.

De momento, el joven teguestero ya está a la misma altura que Sergio Rodríguez, el jugador tinerfeño de baloncesto que fue plata en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012 y también logró la medalla de bronce en la cita de Río de Janeiro, en 2016 y por encima de Eli Chávez cuya medalla fue de bronce en balonmano femenino en los Juegos de Londres 2012.

“¿A cuántas selecciones de nuestro entorno les gustaría estar aquí? ¿Y cuántas hubiesen querido jugar la final? Tengo que dar la enhorabuena al seleccionador Luis de la Fuente y a sus chicos. Han jugado un partido extraordinario, hemos sido mejores en algunas fases, ellos también, ha sido un partido de poder a poder”, decía a la finalización del partido el presidente de la RFEF, Luis Rubiales.

Lo cierto es que el equipo de fútbol volvió a caer en esa maldición que se resiste desde la medalla de oro de las chicas del equipo de gimnasia rítmica en Atlanta 1996 . Desde aquel 2 de agosto no ha habido más metales dorados en deportes colectivos para España, antes, además de la de gimnasia, hubo otros tres más, fútbol masculino y hockey femenino en Barcelona 1992 y waterpolo masculino en Atlanta 1996.

Desde entonces, la delegación española ha tenido nueve oportunidades para cambiar su suerte, pero en todas ellas ha sido esquiva. La primera opción se brindó en esos mismos Juegos Olímpicos con la plata del hockey masculino, que cayó en la final ante Países Bajos por 3-1.

La última de las posibilidades fue en Rio 2016, donde el deporte español tuvo también opciones de cambiar la historia con la presencia en la final del baloncesto femenino, pero las de Mondelo no tuvieron ninguna opción ante las estadounidenses (101-72).

TE RECOMENDAMOS