santa cruz

Vertederos que nacen, crecen y se multiplican en las aceras

El servicio gratuito de recogida de enseres de Santa Cruz no da abasto para sacar de la calle la gran cantidad de cosas que se abandonan, la mayoría sin llamar antes al 922 224 849
El turno de mañana se dedica a recoger los enseres que los vecinos han depositado previa llamada al servicio. / Fran Pallero

Son las ocho de la mañana. Un camión para junto a los contenedores, donde, la noche anterior, un vecino dejó los enseres que, previamente, había indicado por teléfono. Una librería, un colchón, y un somier. Al menos eso es lo que los operarios del servicio gratuito de retirada de enseres del Ayuntamiento de Santa Cruz lleva apuntado en la lista con la que sale cada mañana a retirar enseres por el municipio. Sin embargo, cuando llegan, además de los elementos que el vecino que sí ha utilizado el número gratuito 922 224 849, también se encuentran una mesa, unos paneles, cristales o cajas de madera. El camión no va a poder llevárselo todo. Primero cargará lo que tiene en la lista, y si queda sitio el resto. Con lo que quede, avisarán al supervisor para que envíe un segundo camión. Este es el día a día de un servicio que ha experimentado un crecimiento sin precedentes, con una media de 10.000 kilos diarios de enseres retirados, y con incremento de más del 20% con respecto a 2020. La explicación de ese aumento no es fácil. Aunque el servicio funciona muy bien, lo cierto es que los enseres abandonados en la calle se multiplican sin que nadie haya avisado que hay que ir a recogerlos.

Tal y como apunta el edil de Servicios Públicos, Guillermo Díaz Guerra, “el incremento de enseres en la vía pública es una de esas cosas que tienen difícil explicación”. El confinamiento por la pandemia es una de las pocas que encuentra el concejal. “Entiendo que hay que sumar las horas que la gente pasa en su domicilio, y tienen la necesidad de desprenderse de objetos que hasta ese momento no le habían prestado atención, pero desde luego lo que es inexplicable es que, existiendo un servicio gratuito, previa llamada, se sigan abandonando en la vía pública”. “Puedo asumir que no todo el mundo conoce el teléfono, pero es una actitud incívica”, añade. Apunta el también primer teniente de alcalde que “desde el Ayuntamiento vamos a reforzar los canales de comunicación para que los vecinos conozcan de este servicio, que ya publicitamos a través de la web, del punto de información, o de las redes sociales, pero hay que difundir más para que los ciudadanos se comuniquen con la empresa de recogida”.

Esa empresa es Valoriza, que, desde su entrada a la prestación del servicio de limpieza y recogida de basura, ha incrementado los recursos destinados a este servicio, que en estos momentos está conformado por siete camiones y diez operarios. Como explica Díaz Guerra, “no se puede incrementar los recursos hasta el infinito, hemos multiplicado los vehículos que se dedican a la recogida de enseres, pero aún así hay momentos en los que no se da abasto. Abandonar los enseres no solo es un peligro por los accidentes que se pueden producir o los incendios, sino que también son un foco para roedores o insectos, amén de la mala imagen que se da de la ciudad. Solo entre todos podemos tener una ciudad más limpia, y ese es el esfuerzo que pedimos a los ciudadanos y debemos hacérselo llegar con más intensidad”.

Los datos son claros. En la actualidad, se recoge una media de 10 toneladas al día de enseres. Muebles y colchones son los elementos que más se recogen. Desde Valoriza constatan que la demanda de este tipo de servicio ha crecido de manera progresiva en el último año, lo que ha obligado a reforzar el equipo y personal destinado a la recogida de enseres así como a reforzar el horario y número de trayectos que se realizan.

Entre enero y junio de este año se recogieron 1.718.144 kilos de peso, lo que supone el 20% más con respecto al primer semestre de 2020. Aun así, hay muchos vecinos que continúan tirando sus muebles viejos y enseres sin llamar antes al 922 224 849. A diferencia de lo que pasa en otros municipios, en Santa Cruz lo más que tarda en contestar el servicio de recogida de enseres son tres días, tal y como asegura el jefe de servicio de Valoriza, David Posada.

Solo en junio se recogieron 295,7 toneladas de este tipo residuos a través del servicio gratuito puesto en marcha por el Ayuntamiento. Una cantidad que supone un aumento del 2,3% con respecto al mismo mes de 2020, cuando se registraron 288,9 toneladas, y de casi el 20% con respecto a mayo de este año.
El Ayuntamiento recuerda, que esta práctica es una infracción de la ordenanza municipal que puede conllevar sanciones de hasta 3.000 euros, dependiendo del tipo de residuos y la zona en la que se abandone, y se recuerda que, al margen de este servicio, los vecinos pueden trasladar ellos mismos sus enseres al punto limpio más cercano de los dos que hay abiertos en el municipio, y que está localizados en Taco (carretera general La Cuesta s/n) y en el Barranco de Jagua, en San Andrés.

Para dar respuesta en tres días, el servicio opera de lunes a sábado en tres turnos (mañana, tarde y noche), y los domingos hay un equipo de retén por la mañana y otro por la tarde. Para ello hay destinado 7 vehículos (4 camiones ligeros; 2 camiones volquete de caja abierta y un recolector) y 10 trabajadores (conductores, peones especialistas y peones). De lunes a sábado, el turno de mañana (que va de seis de la mañana a las doce del mediodía) se encarga de atender las peticiones de vecinos que se recibieron los días anteriores a través del teléfono del servicio (922 224 849). Por término medio se reciben al día más de 40 llamadas de vecinos que son prioridad. Los turnos de tarde y noche, son equipos de refuerzo.

Son cuatro las zonas que recorren otros tantos grupos de trabajo. La primera cubre la zona centro de la ciudad (incluido residencial Anaga) más el barrio de La Salud y Barrio Nuevo. La segunda de las zonas se corresponde con Anaga, Igueste de San Andrés, Suculum, San Andrés, Cueva Bermeja, María Jiménez, Barrio de la Alegría, más las calles estrechas de El Toscal, Duggi, Vistabella y Barrio nuevo. El equipo 3 atiende la parte alta de barrios como Ofra, Las Delicias, o Somosierra y el último atiende la zona del Suroeste.
Explica el jefe de servicio de Valoriza que “no hay un límite para dejar enseres, eso se deja al civismo y conciencia de cada usuario. Si alguien dice que va a dejar un número de enseres y luego cuela más, no es algo que podamos controlar”. “Cuando pasa eso -continúa-, si las aceras son más o menos anchas, es molesto, pero no genera riesgos. En cambio cuando eso pasa en El Toscal, genera un problema importante, como ya nos ha pasado”.

David Posada es el jefe de servicio de Valoriza. / Fran Pallero

David Posada: “Estamos muy orgullosos del servicio, porque funciona muy bien”

El jefe de servicio de Valoriza, David Posada, reconoce que no todo el mundo hace el uso del servicio que debiera, pero no quiero apuntar directamente al incivismo el llamativo aumento de las toneladas de enseres recogidas. “Aumenta tanto lo que se recoge porque dan aviso, como los que se recogen sin aviso. Sí que es verdad que nos ha coincidido la época de la pandemia y al final es mucho tiempo que estás en casa, y puede que la gente aproveche para limpiar y renovar”. Dice estar “muy orgulloso de este servicio” porque funciona “muy bien”. “Aquí, lo máximo son tres días. Al final tenemos una atención rápida, no es que la gente tenga que esperar una barbaridad de tiempo, por eso nos choca que no se haga más uso de él”, añade. “Creo que los vecinos que lo usan están contentos, porque ven que es algo rápido, cuando tienes de referencia otros municipios, donde tardan de 40 a 45 días para que los retiren”.

Posada explica el funcionamiento del servicio. “Tu tienes un colchón, unas mesas, unas sillas, y llamas al servicio. Te pregunta la ubicación, un teléfono, y te dicen cuando pasarán a recogerlo. Pasadas las ocho de la tarde dejas los enseres en el punto de recogida más cercano, y al día siguiente, por la mañana, se pasa un listado con todo lo que son las rutas para recogidas de enseres , se reparten los equipos, y se retiran. Es un sistema rápido, que trabaja a destajo”.

TE RECOMENDAMOS